Identikit

Abono para Su Excelencia

domingo, 04 de agosto de 2019 · 00:08

Texto y foto Cecilia Lanza Lobo

Retacitos de sol paceño brillan en los dientes de oro de su gente, aunque, pa’ que mentir, hay que tener  suerte para encontrarse una sonrisa. Eso sí, los “buenos días”  nunca faltan en boca de los pasajeros del transporte público paceño. “Buenas tardes”, dijo doña Vicky, se sentó a mi lado y me contó que venía cansada después de entregar abono en la casa del presidente Evo. 

Dos años han pasado después de ese día, y “esa vez era jardinero el esteeee…”, doña Vicky se agarra la cabeza y nada siempre, no se acuerda el nombre del jardinero presidencial, ese que estaba todos los días en la casa de San Jorge velando las plantitas estatales. Cualquiera sea el nombre del jardinero oficial, éste le compra tierrita a doña Vicky y también a sus vecinas de puesto allí en Calacoto, donde hace varias décadas se han instalado las vendedoras del sindicato La Salvadora. 

Doña Vicky pertenece a esa agrupación, arrimada a su vez a las alturas del Chacaltaya que es de donde se proveen de la tierra especial abonada que venden, cuenta ella con total solvencia, pues conoce el rubro desde niña cuando acompañaba a su papá, don Luis Huaycho, que era también jardinero y antes agricultor en los Yungas. Cuando entraron los pesticidas, la fruta ya no fue negocio y se dedicaron a la jardinería. 

Así conoció doña Vicky los prados de otro presidente, Tuto Quiroga, allí en la zona Sur, donde antes vivía “otra clase de gente” que compraba el pasto “¡más fino!”, comenta. “Ahora la gente como nosotros nomás parece que vive aquí”, ríe Virginia Huaycho  señalándose el pecho, y se para volando a atender a sus clientes que llegan uno a uno mientras ella carga como si nada pesadas bolsas de tierra especial: “se prepara como la masa de pan nomás”, habla con las manos explicando las medidas de la turba, tierra negra, abono de oveja, arena fina… cual experta panadera. Cómo no va a ser una mujer –la salvadora- quien amase y cuide la Pachamama de la casa presidencial. Lo único que ella y yo deseamos es que de esa tierrita salgan flores. “Buenas tardes”, se despide doña Vicky pidiendo que por favor ponga aquí su número de teléfono: 71518020. “Tierra bien tratada es”.
 

 

 

Otras Noticias