CRONIQUITA

Radio callejera

La radio Wayna Tambo, en El Alto, se instala en la calle una vez por semana para compartir micrófonos con la gente del barrio.
domingo, 15 de septiembre de 2019 · 00:08

Marco Basualdo

La señora vendedora agarró el micrófono y se dirigió al resto de caseras, a los transeúntes compradores y aparapitas, y a aquellos que estaban del otro lado de la radio receptora. “Por favor, a todos los de la cuadra de la calle 8, no se olviden de darle comidita a la Manchitas, ella cuida nuestros puestos de noche, de los ladrones; que no le falte agüita tampoco”. Y volvió a su puesto de venta secándose el sollozo entre el ajetreo de la gente que asiste al lugar para hacer mercado.

Ella es una más de las decenas de humildes vendedoras del mercado popular de la zona de Villa Dolores, en El Alto. La Manchitas es una más entre varios perros callejeros que merodea el lugar y ha sido adoptada como mascota. En retribución, ella resguarda los puestos de venta de la cuadra junto a otros canes, mientras el resto repone fuerzas para otra jornada en el intenso frío de aquella urbe a 4150 msnm.

El Alto es una ciudad única. Compuesta principalmente por migrantes aymaras de las provincias paceñas a los que se han ido sumando habitantes de áreas rurales del interior del país, esta metrópoli fue fundada el 6 de marzo de 1985 como un apéndice de la sede de Gobierno, y cobija en la actualidad a más de 933 mil personas, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) 2019. Villa Dolores es su zona más antigua. Fundada el 14 de septiembre de 1942, por aquel entonces su radio limítrofe se parecía más a un extenso canchón, donde con el transcurrir de los años algunos apostaron por echar raíces para iniciar con sus proyectos de vida. Uno de aquellos emprendimientos es el centro cultural Wayna Tambo fundado en 1995 y que desde 2001 cuenta con el medio de comunicación que desde hace un par de años, primero como experimento y a partir de este 2019 con horarios formales, ha decidido salir a la calle para compartir con los feriantes y público en general en un feedback inusual en tiempos de redes sociales y pantallas de celular.

Todos los viernes, desde las 09:00 hasta las 12:00, los equipos de la radio son trasladados a la vereda de la calle 8 y desde allí se transmite una programación al vivo que incluye música e información general. Pero, también la participación de ciudadanos que contribuyen con números artísticos, información barrial y hasta poesía.

Mario Rodríguez, del equipo de coordinación de la radio, explica que el objetivo principal de la emisora es vincular el territorio y la comunidad, “no se trata sólo de hacer un trabajo comunicacional, hacemos un trabajo masivo, educativo, organizacional y cultural, intentamos realizar un proceso de fortalecimiento de los lazos comunitarios. Por eso salimos a la calle para entrar en contacto directo con la comunidad”. 

Él también fue testigo de situaciones donde el carácter comunitario del alteño floreció pese a la adversidad que rodea su paisaje. “Recuerdo que teníamos problemas con nuestro equipo transmisor y decidimos realizar una campaña para recaudar fondos. Entonces se acercó una persona de la tercera edad que poco y nada había sintonizado nuestra programación. Pero me conmovió mucho el saber que vino a hacer su donación porque su nieto, que sí escuchaba la radio, se lo había pedido. Son esas cosas inesperadas que te llenan de emoción”, cuenta.

Lucy Condori es otra de las radialistas a cargo de la programación y locución además de otros enseres. “Es muy trabajoso, venir temprano, hacer la instalación; hemos tenido problemas porque se acoplaban los equipos, en fin. Pero está la satisfacción de hacer algo en provecho de la comunidad”, explica.

Ella dice que en cuanto se supo del proyecto, todos abrazaron la idea que posibilita el conocerse entre vecinos, hablar de sus problemas e inquietudes y que a la vez puedan acceder a expresar sus quejas y motivaciones. “También ponderamos la difusión de acciones educativas, medioambientales, de programas como soberanía alimentaria, formas de economía alternativas y seguridad vecinal. Son tópicos que de alguna manera descuidan los grandes medios de comunicación en las ciudades, pero desde la Wayna tratamos de insistir con ello tomando en cuenta que los lazos comunitarios en El Alto son muy fuertes. Y la gente toma conciencia”.

Para fortalecer el proyecto, la radio también organiza una vez al mes la Katu Feria en sus inmediaciones, que involucra  espectáculos culturales y la exposición de productos orgánicos, “de esta manera también colaboramos con los pequeños productores, brindándoles un espacio”, explica Rodríguez. Y como la iniciativa es correspondida, hace algunos sábados se ha ampliado la transmisión a los días sábados por la mañana desde la zona de Pasankeri con el mismo formato. “Nosotros vemos que lo mejor es trabajar en comunidad. Los vecinos no saben quién está hablando desde la radio, pero cuando nos ven en la calle la relación cambia y se hace más fraterna”, añade Condori.

En enero próximo, el centro cultural Wayna Tambo cumplirá 25 años de actividades. Y piensan celebrar a lo grande con transmisión al vivo desde la calle. 
 

 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.