PIRUETA NEGRA

Perreo espiritual. Yoggatton, de Bolivia al mundo

¿Qué sucede cuando combinas reguetón, activismo espiritual y un intenso perreo?
domingo, 26 de enero de 2020 · 00:04

Camila Rocha Scardino

La columna vertebral, hecha de una sucesión de pequeños huesos articulados y sostenidos en una base pélvica segura, protege a la médula espinal -de cualidad opuesta, cartilaginosa y blanda- que asciende por el centro de los huesos vertebrales hasta llegar al cerebro.  Las curvas características, el movimiento ondulante y la intensa energía que contiene nuestra columna vertebral nos lleva incontables veces a imaginarla como una gran serpiente de luz. ¿No es una definición cargada de sensualidad la de nuestra columna?

Este canal de energía primordial para la vida ha sido estudiado en un sinnúmero de culturas ancestrales del mundo. En oriente, el yoga profesado por Patanjali define un cuerpo sutil energético con canales y puntos centrales: los nadis y chakras. Una serie de posturas y movimientos, al compás de la respiración consciente, despeja los canales para elevar el flujo de la energía vital en el cuerpo.  

Mas esta pasiva práctica del cuerpo y el espíritu fue radicalmente intervenida por una boliviana, María Eugenia (Maque) Pereira, bailarina fundadora de una técnica de yoga que fusiona  reguetón, activismo espiritual y perreo intenso: eso es el yoggatton. 

Maque inició este vuelo en Berlín, donde estudió una maestría en Coreografía de obras unipersonales. Allí, de piel morena y sangre caliente, ella asumió a fondo su “exótica belleza”. Impulsada por entender y afianzar su identidad latina boliviana, se dio a la tarea de explorar el universo de lo femenino y la sexualidad de los arquetipos en la mujer latina. Y en vez de ir contra ellos, buscó más bien apropiarse de todos los clichés para construir una identidad cargada de vitalidad, empoderamiento y fuerza femenina.

"Con el yoggatton quiero generar un espacio donde sacudir nuestros culos, reclamar nuestro placer para nosotrxs mismos y meditar para que pertenezcan al mismo trabajo físico-mental-espiritual-emocional”. El universo que Maque toma es de un mundo underground que se funde con lo popular y lo culto. La ruptura de lo binario, la cualidad mística en la unión de opuestos, y el profundo respeto por las raíces culturales andinas, náhuatl y orientales que le dieron las bases para construir una filosofía dentro la práctica del yoggatton. 

Así, Maque se inspira en el Quetzalcoatl, una serpiente ave que une las energías de los opuestos, el cielo y la tierra, los poderes devoradores y germinadores, lo masculino y femenino, la comunión de lo dual. Junto a asanas (posturas) y golpes repetidos y contundentes hacia la tierra, recupera la conexión con la Pachamama, absorbe la energía de lo profundo y la eleva liberando su sexualidad hasta hacerla energía sutil, presta para las más elevadas revelaciones del ser. Deslumbrante, latina andina y latina del mundo, rebelde, culta y femenina, La Maque la rompe con el yoggatton en todos los lugares donde esparce su técnica. 
 

 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

152
98

Otras Noticias