El cine dentro del cine / CARTELERA

domingo, 4 de octubre de 2020 · 00:01

Rebeca Paz

 

Una de las temáticas más difíciles en la narrativa cinematográfica es pensar en el cine mientras se hace, es decir, el cine dentro del cine. Muchos directores clásicos y contemporáneos utilizan este tipo de recurso para manifestar el poder de la ficción y la ilusión, y así sacar al espectador de su butaca.

La lista de películas a continuación, nos permitirá entrar en la mente de escritores y cineastas para saber lo que es vivir una doble vida, esa en la que pensamos existir y la otra: esa que creamos en silencio con la ayuda de un teclado o una cámara.  Después de todo, esta doble vida es también la nuestra y después de ver esta selección podremos preguntarnos: ¿narrarse no será una parte fundamental para ganar autonomía en nuestras formas de ver?

Stranger than fiction – Mark Forster, 2007

Esta comedia retrata la monótona vida de Harold, un auditor que de pronto se da cuenta que una voz femenina narra su vida. Harold busca desesperadamente ayuda hasta dar con una famosa escritora de ficción que es quien finalmente tiene en sus manos la vida del auditor: es nada más y nada menos que la autora de aquella voz que lo persigue. Una película definitivamente original que, con mucha ironía, nos muestra la lucha interior que atraviesa el escritor desarrollando sus propios personajes.

Nocturnal Animals  – Tom Ford, 2016 (Disponible en Cuevana 3)

Susan, una muy elegante y rica propietaria de una galería de arte en Los Ángeles, recibe un manuscrito de su exesposo y una invitación a retomar contacto en su próxima estadía en la ciudad. La película da un vuelco cuando Susan comienza a leer el manuscrito y la narración va formando parte de lo que vemos. Ford, director y buen estilista, nos cuenta la historia de lo sucedido entre Susan y su exesposo con minuciosidad estética y, sobre todo, representa magistralmente la historia de una lenta venganza.

El ciudadano ilustre – Gastón Duprat y Mariano Cohn, 2017 (Disponible en Netflix)

Daniel Mantovani (el gran Óscar Martínez) es un escritor que ha ganado el premio Nobel de literatura y que debe todo su éxito a las historias sobre Salas, su pueblo natal en Argentina. Invitado a volver después de muchos años al pueblo, Mantovani se enfrenta a un retorno tumultuoso donde los directores retratan la confrontación de un escritor con la fuente de su inspiración literaria. Humor cien por ciento garantizado.

Dolor y Gloria – Pedro Almodóvar, 2019 (Disponible en Cuevana 3)

Esta es una película abiertamente autobiográfica que, de manera entrañable, muestra cómo un autor (Antonio Banderas en el papel del propio Almodóvar) se reconcilia con su pasado al llevarlo a la ficción.

Utilizando como alterego en pantalla a un retirado director de cine de nombre Salvador Mallo, Almodóvar le hace vivir las dolencias de la edad y una creciente nostalgia por su humilde infancia. Un día, gracias a un antiguo colega de trabajo, logra volver a escribir una obra de teatro, la misma que lo lleva a reencontrarse con viejos amores en la ficción y la realidad. (El monólogo interpretado por Banderas es sencillamente ¡magistral!)

Yvy Maraey/Tierra sin mal – Juan Carlos Valdivia, 2013

Esta película boliviana protagonizada por el propio director, retrata el proceso de creación de una película. Junto al coguionista, actor y escritor de origen guaraní, Elio Ortiz, Valdivia toma el rumbo de un viaje hacia “La tierra sin mal”, en el Chaco boliviano. 

Se trata de un road trip hacia un lugar que cada vez parece más y más ficticio, en donde la creación cinematográfica se vuelve un proceso necesario de reflexión y búsqueda de identidad.

Synecdoche, New York – Charlie Kaufman, 2009

Caden, un director de teatro, lleva una vida penosa: sufre malestares físicos, crisis existenciales y un matrimonio frustrado que acabará cuando su esposa decide dejarlo y llevarse a su hija. En medio de la crisis, recibe una beca muy prestigiosa para la creación artística, lo que le permite invertir en su proyecto más ambicioso: reproducir su vida entera, la ciudad en la que vive y las personas que hacen parte de su vida. Esta es una confusa experiencia en la que el autor se ve aplastado por su propia obra.

 

  • Rebeca Paz es artista visual, investigadora en arte contemporáneo y diseñadora boliviana. Reside actualmente en París, con un amor intenso y discreto por la expresión cinematográfica.

 

 

 


   

Otras Noticias