Elecciones made in USA

Reminiscencias de American Politics

Aquí presentamos un esbozo de las últimas tres décadas de escaramuzas electorales Made in USA. Estados Unidos vive permanentemente en guerra; quizá su última elección presidencial sea el inicio de un conflicto civil si es que Trump se niega a salir de la Casa Blanca. ¿Por quién apuestan?
domingo, 15 de noviembre de 2020 · 00:07

Claudio Ferrufino-Coqueugniot

¿Que si terminó el drama, el show? Todavía. Pero hay mucho de atractivo, con la tecnología actual, en ese manejo de mapas, colores, estadísticas, para ir detallando una elección presidencial en los Estados Unidos. Nada que ver con el triste recuento de pizarrón, tiza y efluvios humanos y humanoides de lo mismo en Bolivia. A pesar de que los políticos son iguales en todo lado, el medio en que se desenvuelven los educa para ciertas acciones esperadas. No se verá por aquí, que yo recuerde, genuflexiones ni payasadas de puños levantados como en tiempos de la guerra española. Y no se oirá en mi país oratoria como la de Jean Jaurès. A aquel francés no le tocó Chapare… 

Vamos a lo nuestro, la trascendencia de la caída, cierta, pero todavía incierta, del Evo Morales norteamericano, el infatigable, turbio y mendaz populista Donald Trump, que desató las iras escondidas de una población blanca en decadencia hacia los posibles “culpables” del descenso de su raza… Ningún interés sociológico ni histórico, ninguna atracción o curiosidad hacia los vecinos del sur. La vieja treta hitleriana de culpar etnias e ideologías para ocultar los simples avatares de una historia mal llevada y mal calculada. Trascendente. Después de él poco quedará en pie; cambiaron las reglas del juego y Norteamérica avanza hacia una autodestrucción definitiva, ya que no tiene rival afuera, ni China. Es su propio enemigo.

...el infatigable, turbio y mendaz populista Donald Trump...

Fueron cuatro años de fanfarria, de Sodoma y Gomorra revisitada, de una clase social pervertida, los ricos, al fin encapsulada en su paraíso privado de regodeo social y corrupción. Aunque poco cambia con quien esté sentado en la Casa Blanca en realidad. Cuando se llega al detalle se notará que los tintes se difuminan y que siempre esa generalidad llamada pueblo queda a merced del poderoso. Pero, para no ser falso, hay mucho que se puede rescatar de una política interna norteamericana en favor del colectivo. Se debe a que hay gente muy capaz tanto como honesta que, llegada a posiciones de poder, puede hacer, y suele hacerlo, bastante por mejorar. Sucede. Sugieren que son toques de maquillaje para una sociedad bien marcada en sus diferencias. Sí y no. Siempre digo a mis hijas, nacidas acá de madre norteamericana, que deben sentirse orgullosas de su país. Todos lo critican en el mundo, pero todos lo envidian. 

Que yo ya me haya cansado y que sueñe con volver a mi revuelta Bolivia nada tiene que ver con la política y sí con la sociedad frenética, competitiva, ambiciosa. Pasó el tiempo, me adapté mientras seguí siendo el mismo. “Estados Unidos no es país para viejos”. No lo es, not a country for old men. Hora ya de la emigración contraria. Si bien de mi parte no hubo ilusión, no fue la tierra de Jauja, aprendí como ser humano y disfruté de la mescolanza cultural hasta donde pude. No lo habría hecho sin mi experiencia norteamericana.

Van para treinta años y más. Viví en los Estados Unidos años que exceden los de mi lugar de origen.

Que yo ya me haya cansado y que sueñe con volver a mi revuelta Bolivia nada tiene que ver con la política y sí con la sociedad frenética, competitiva, ambiciosa. Pasó el tiempo, me adapté mientras seguí siendo el mismo. “Estados Unidos no es país para viejos”.

Creo que llegué cuando Ronald Reagan todavía estaba en su segundo mandato. La dinámica de la inmigración, el fresco dinero en los bolsillos, la dureza del trabajo, la lujuria, el derroche informativo, la libre soledad de entonces borraron de mi mente aquel inicio. No es que no me interesara, sino que tanto había de nuevo en mi vida que no le presté atención. A Reagan le sucedió Bush padre, que había sido director de la CIA. Como anécdota, diré que varias veces con los camiones de Keany Produce entré a los cuarteles de esta organización en Langley, Virginia, sin que jamás me pidiesen documentos. Descargábamos el camión casi completo allí. Paltas chilenas, kiwi neozelandés, papa de Idaho, manzanas de Washington State, bananas de Costa Rica, jícama mexicana… Gigantesco campo plagado de espías, era por supuesto anecdótico. Verano, me acuerdo bien, porque no llevaba camisa y ejercía de forzudo cargando cajas pesadas a hombro por las calles de la hermosa capital.

Luego, ya matrimoniado yo, vino la guerra del desierto, la tormenta del general Schwarzkopf que correteó al tercer ejército más grande del mundo, el iraquí, en unas semanas. Faltaba bastante para que Saddam Hussein colgara como pepinillo en una cuerda. Mal les vaya a todos los tiranos. Aquello fue desagradable, patriotismo entre comillas insano y maloliente. El tren metropolitano plagado de héroes; nada reemplazaba la vanidad pública de entonces. Cintas amarillas en todo recoveco. Expresaban la solidaridad con las tropas. La ciudad era un rosón amarillo en general. Yo me encargaba de tumbar los que podía en mi regreso al departamento de Arlington desde la estación de tren. Los cargadores negros con los que trabajaba se mofaban de la cobardía iraquí y parecía que en su interior eran ellos los combatientes que habían ganado la guerra. Pero su guerra personal estaba matizada de miseria y crack, de alcohol barato y putas  de a dólar. Poco épico. En el boliche coreano donde comía delicioso pollo asado, los comensales reían y no cesaban de mencionar “América”. Sucedió también con la invasión de Panamá, donde dieron “verga a los amigos”. Simpleza de análisis, verborrea y matonismo. Es fácil ganar. Entonces yo tenía un sentido crítico. No lo he perdido, pero tanto asno ha rebuznado en los estrados del poder que ya no me interesa hablar.

EEUU vive en guerra permanente, es casi una tradición familiar.

Vale, sin embargo, la pena acordarse. Con Trump la política norteamericana ha descendido hasta el insalvable fango. Comparándolo con él, hasta George W. Bush semeja un gentleman. Este, sobre quien tanto escribí en contra, a quien dediqué decenas de columnas a cual más fiera, resulta ahora un caballero si se lo opone al rojizo individuo racista e inmaduro que hasta hoy se sienta en la silla. Con él, el estupro, el abuso, el insulto a la mujer pasaron a la normalidad. Tanta semejanza con su gemelo del sur. Allá también todo vale mientras sacie el vicio del jerarca. Y amén.

Cuando se venció en la “Tormenta del desierto”, aseguré que con ello estaba garantizada la reelección de Bush padre. Pensé que de nada sirvieron las multitudinarias marchas de protesta en las calles del DC, que el patrioterismo se había impuesto. Pero esta es una sociedad plural, muy grande y muy extensa. No es ya la Norteamérica rural con blancos armados hasta los dientes y temerosos de Dios. A pesar de que la elección presidencial de 2020 muestra que esa América todavía está viva, la que retrataba Joe Bageant en sus Crónicas de la América profunda, con una mano en la pistola y otra en la Biblia, ha quedado reducida a la mitad. Es la era tecnológica, pero basta alejarse un poco de las urbes para encontrarnos en pueblos que permanecen similares desde los tiempos de Dillinger. Con la noticia de que a los revólveres les añadieron iPhones.

Vale, sin embargo, la pena acordarse. Con Trump la política norteamericana ha descendido hasta el insalvable fango. Comparándolo con él, hasta George W. Bush semeja un gentleman.

Pues Bush padre no fue reelegido. Lo suplantó un sonriente joven de Arkansas, criado con madre y padrastro, y que repartía diarios en su juventud. Bill Clinton, no sé si por la coyuntura económica, o por ella y otras cosas, fue el presidente del auge. Lo disfrutamos los inmigrantes. Yo obtuve papeles norteamericanos, que no me interesaban, en tres meses. Preguntaron por separado a mi mujer y a mí de qué color eran las sábanas de nuestra cama y la pared. Indagaron acerca de si pensaba poner bombas en los Estados Unidos y preguntaron cosas absurdas como que cuántas veces había cruzado el Atlántico para ver si era coherente y cuerdo, y salí con papeles muy útiles que luego me encargué de compartir con otra mujer y sus vástagos. Cada elección presidencial tiene sus singulares beneficios para quienes vinimos a dejar fuerza y juventud en aras del bienestar nacional de tierra ajena. ¿Qué cosa hubiera hecho en mi ciudad? La chicha era barata y el desempleo asegurado. Para mí no caben juegos de ofrecerse a mejor postor. Mejor inmigrante que mañudo, ciudadano de tercera (a veces), que maleante en cargo municipal.

Clinton se quedó dos mandatos, incluso con la mácula del semen dejado en la ropa de su asistente Mónica Lewinsky. El poder viene acompañado de culo, así a secas, en todo lado. El síndrome del Chivo, Rafael Leónidas Trujillo, ha sido siempre pan de cada día, desde Lavrenti Beria violando a niñas de 11 años en las chekas del comunismo, a otras menores del paraíso plurinacional, al metemano de Donald Trump y el asqueroso viejo Rudolf Giuliani frotándose el pito enfrente de la secreta cámara que lo filmaba para el reciente filme de Sacha Baron-Cohen en su Borat 2. Y sin embargo, mueren como notabilidades: la historia es muy permisible.

Es el país de la libertad y de las oportunidades pero es muy reacio al cambio.

Cada elección presidencial tiene sus singulares beneficios para quienes vinimos a dejar fuerza y juventud en aras del bienestar nacional de tierra ajena. ¿Qué cosa hubiera hecho en mi ciudad? La chicha era barata y el desempleo asegurado.

A “W” Bush se le enfrentó primero Al Gore el año 2000; el 2004 fue John Kerry. La izquierda progresista en los Estados Unidos habló de emigrar. Muchos lo hicieron, hacia Europa y Canadá. George Bush vivió en guerra permanente. Más que en presidentes debiera yo contar mis años “americanos” en guerras. Nunca fue, exceptuando la Segunda Guerra Mundial, inmensa la pérdida de vidas norteamericanas en esos conflictos. Incluso Vietnam o Corea tuvieron solo unas decenas de miles; mucho, pero mínimo enfrentando esa estadística con la de Vietnam, del otro lado, donde el genocidio se calculó en tres millones y contando… Hasta hoy la peor guerra ha sido la de la pandemia del COVID 19, con cuarto de millón de muertos, y sumando, lejos aún de los casi 700.000 por la gripe española en 1918. La guerra ha sido siempre un estado natural en Norteamérica. Hay hasta cierto regocijo familiar, pleno de orgullo, por las generaciones combatientes. Si fue el abuelo tenía que ir el padre, y por supuesto el hijo, adiestrando a los menores para la batalla futura que se viene, a no dudar. Supongo que les viene de los ingleses y la presunción que hacen, o hacían, de sus intervenciones militares. Basta ver el filme My Boy Jack sobre el hijo de Rudyard Kipling que desapareció el primer día que intervino en combate y a quien su padre presionó para enrolarse, o aquel británico que luchó en España en filas franquistas y escribió un libro, que narraba que su padre le había dado el fusil para que fuera a pelear. 

Consideramos, los que lo vivimos, que las dos presidencias de “W” no tendrían parangón. Cuánto nos equivocamos. Trump barrió con estructuras y argumentos en toda la línea. Se mostró –y continúa mientras no lo arrastren a la calle miembros del FBI por rehusar dejar la presidencia– como el típico reyezuelo latinoamericano. Bufón como lo fue Chávez, pervertido como el Inca. Trató, y seguirá tratando, de imponer el capricho como política de estado. Temimos que si ganaba ahora pronto querría cambiar la Constitución para eternizarse en el poder, a usanza de sus congéneres coloreados del sur. La amenaza no está enterrada y es posible que perviva por mucho tiempo en la psiquis norteamericana, hasta que desaparezca o se materialice en serio.

La guerra ha sido siempre un estado natural en Norteamérica. Hay hasta cierto regocijo familiar, pleno de orgullo, por las generaciones combatientes. Si fue el abuelo tenía que ir el padre, y por supuesto el hijo, adiestrando a los menores para la batalla futura que se viene, a no dudar.

Vino Obama y la primera vez que voté en los Estados Unidos. Antes me negaba a hacerlo pero consideré que el cambio lo merecía. Muy a medias, por cierto, pero está hecho y parece además adecuado a la lentitud de asimilar cambios en este país. Toma más tiempo, porque está el castillo, a veces de naipes a veces de concreto, de la tradición. Muy arraigado en la conciencia nacional que USA es el centro del mundo, la Democracia en mayúscula, la Libertad como fin último. El Ejemplo. Lo es, en variados aspectos; y no en otros.

Obama entregó “graciosamente” la presidencia a Trump. Recibió a Donald y a su eslava de ojos tártaros en cena elegante y formal entre poderosos. Trump ha dicho que no invitará a Biden. Por supuesto que no. El niño mimado, travieso y malcriado luchará a brazo partido por su juguete. Así son, sea por beneficios económicos y status, o por coca y despilfarro. Ni siquiera son Caín que murió desgraciado. Son reyes Midas que desearían convertirse en oro ellos mismos, o tragar el amarillo tesoro igual a Pedro de Valdivia cuando afirman que los araucanos le obligaron a tragar una ambición que lo mató.

Barack Obama fue el primer presidente afroamericano de EEUU.

Obama entregó “graciosamente” la presidencia a Trump. Recibió a Donald y a su eslava de ojos tártaros en cena elegante y formal entre poderosos. Trump ha dicho que no invitará a Biden. Por supuesto que no. El niño mimado, travieso y malcriado luchará a brazo partido por su juguete.

Como dije en un principio, si algo me gusta de las elecciones norteamericanas es el uso tecnológico para explicarlas. Adoro los mapas, y manipular estos de acuerdo a las estadísticas, colorearlos, transformarlos en números y etcéteras. He sido vencido por el show, que es esencialmente una creación masiva de los Estados Unidos. Presente en los partidos de básquetbol, en el hockey o en las ligas “mundiales” de fútbol americano, donde más importante es la parafernalia que el resultado en sí. Esta vez nos mantuvieron sobre ascuas varios días, con avances insignificantes en los resultados. Perdida así la idea política y embelesados por la intriga. Luego se dará paso a otro show, guiado por el famoso showman Donald Trump, que intentará desenmascarar al corrupto sistema y quedarse otros cuatro años o el resto de vida. Eso dará paso al aburrimiento y la pervivencia del status quo con otro individuo en el mando. Hasta la próxima cita en cuatro años, donde se dilapidarán fortunas en propaganda y donde yo recibiré más de 200 correos al día para pedirme dinero de campaña y asegurar una cosa hoy y otra mañana. Confusión de sentimientos, cansancio y analfabetismo político. Donde nada es seguro y abunda la ilusión. Supongo que en cuatro años ya no estaré.

Y en Bolivia tampoco he de sufragar, porque ese error no cabe ya en el efímero tiempo malgastado.

 

  • Claudio Ferrufino-Coqueugniot es novelista y columnista. Ha dividido su vida entre Bolivia y los Estados Unidos. Paria no; librepensador e internacionalista, en el romántico sentido de la palabra.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

8
4