Miniseries y mucho drama, una nueva adicción / CARTELERA

domingo, 6 de diciembre de 2020 · 02:59

Valentina Eid

 

Al amor que le tengo al cine se interpuso el formato de la serie. Sin embargo, por el poco tiempo que me queda en el día y las millones de estaciones que una serie puede llegar a tener, mi flojera venció y pude seguir con mi relación amorosa con el cine… hasta que el formato de la miniserie invadió el mercado del audiovisual. Fue ahí cuando mi corazón cedió a una nueva forma de amor, con un formato híbrido que goza de la calidad que se puede encontrar en el cine, fusionada con el deleite del detalle narrativo, la emoción y el apego a un particular universo de ficción. Después de haber explorado un poco este formato, he llegado a admirar particularmente las producciones de HBO que me han hecho gozar, a veces casi más que algunas de mis películas favoritas. Este es (por ahora) mi top 3 de miniseries para una maratón en casa (porque seguimos en tiempos de pandemia).


Mi dulce romance empezó con la serie Big Little Lies (Jean-Marc Vallée, 2017. Disponible en HBO+), una obra de arte que traza el misterio de un crimen que liga a un grupo de mujeres americanas de clase alta, interpretadas por las grandes estrellas de Hollywood: Nicole Kidman, Reese Witherspoon, Shailene Woodley, Laura Dern, entre otras. En torno a una relación tóxica vivida por una de ellas, nos adentramos en la lectura de un cotidiano femenino, donde la sororidad está constantemente puesta a prueba. El director canadiense, Jean-Marc Vallée, aprovecha los varios episodios para construir un rompecabezas magistral cuyo pilar principal se apoya en un montaje laberíntico creativo que, a partir de flashbacks, pone en marcha un drama trágico ilustrando la fragilidad de las relaciones humanas. Profundizando la psicología de los personajes, la serie establece empatía y emoción sin dejar de lado el suspenso, de esos que angustian hasta a tus mascotas. Después de un éxito increíble y ganando varios premios Emmy, dos otras temporadas fueron creadas manteniendo el formato narrativo y de alta calidad de la miniserie original. Con Big Little Lies nace una generación de miniseries HBO que tratan de misterios, de suspenso, de crímenes por resolver a través del punto de vista de grupos de mujeres que, finalmente, no entran en clasificaciones rígidas y clichés de personajes femeninos que son solo víctimas o femmes fatales. Al contrario, la feminidad en estas obras se pinta con la diversidad que se merece, donde las mujeres pueden ser villanas, héroes, cómplices, inocentes, culpables, traidoras, buenas y malas como cualquier ser humano en el planeta.

Del mismo director, otro regalo es la miniserie Sharp Objects (Jean-Marc Vallée, 2018. Disponible en HBO+), protagonizada por Amy Adams. Cargada de tensión, la historia traza el retorno de una periodista a su pueblo natal, donde varios crímenes tuvieron lugar, con el fin de escribir una nota de prensa. Sin embargo, volver a casa significa enfrentarse con fantasmas, demonios, pesadillas y recuerdos que narrativamente nos permiten excavar en el pasado del personaje y su familia, que a simple vista parecen banales. La serie nos confronta así a tres generaciones de mujeres intrigantes, todas llenas de secretos que intentan cubrir con la apariencia de la mujer bonita del pueblo. Por esta razón, uno no deja de sorprenderse, de hacer apuestas y de seguir el hilo de cada palabra y secuencia de la serie que está contada con un ritmo perfecto. Tratando de temas bastante duros que no voy a citar para no hacer spoiler, la serie contiene varias escenas violentas (solo para no causar sorpresas desagradables).

Todavía en sintonía con Big Little Lies, la productora de la serie David E. Kelly nos trae una reciente obra que está todavía en plena emisión y que cuenta por el momento con solo cuatro episodios, momento perfecto para empezar a seguirla. La miniserie se llama The Undoing (Susanne Bier, 2020. Disponible en HBO+) y está protagonizada por Nicole Kidman y Hugh Grant. Bajo las mismas características de las otras dos miniseries, nos encontramos atrapados en un crimen que cambiará la vida de una familia neoyorkina. Contada desde la perspectiva del personaje interpretado por Nicole Kidman, la historia relata la traición, el enojo, la tristeza a través de una tensión narrativa y emocional espectacular. Pequeñas pistas van emergiendo en el avance de la historia, haciéndonos cambiar de campo y apoyando a personajes opuestos. El ritmo y los cliffhangers al final de cada episodio dejan a uno en coma, y por eso es una serie para disfrutársela en detalle.

 

  • Valentina Eid es investigadora en el ámbito del cine, la televisión y las nuevas plataformas digitales. Residente en París, Francia, amante de la expresión cultural valiente.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

Valorar noticia