RETRATO

Una sonrisa permanente

domingo, 23 de febrero de 2020 · 00:10

 Sayuri Loza Fotografía de Carlos Sánchez

El punto de inflexión trascendental en la vida de Pepe Murillo fue, sin duda, el día que tuvo que elegir entre seguir siendo empleado del Banco Central o convertirse en músico a tiempo completo. De haber seguido el otro camino, es posible que ahora tuviéramos un gerente de banco plagado de úlceras estomacales y estrés y no al alegre hombre que es capaz de sonreír siempre y de reírse con auténtica alegría, incluso de sí mismo. Pepe ha elegido cantarle a la vida.

La música ha sido su arma y su voz desde aquel 1970, cuando junto a sus compañeros del legendario grupo Los Caminantes fue al cementerio a tocar la Zamba para no morir, en el entierro de los guerrilleros de Teoponte, hasta el día en que les cantó a sus hermanos Carlos y Tito, que partieron de este mundo antes que él. 

Hoy por hoy, en RTP todos saben cuando Pepe llega porque se oyen risas que estallan a su alrededor, porque es tan hábil para la música como para hacer reír. No conozco alguien que, como Pepe Murillo, esté siempre alegre, siempre amable, siempre sonriente, siempre cálido. Los únicos momentos en que se le frunce el ceño son cuando, concentrado, toca la guitarra o el charango. Él bromea como siempre y dice que su rasgo más característico e inolvidable es su nariz; aunque quienes le conocemos y convivimos con él, sabemos que es su sonrisa.

José Eduardo Murillo  Mendizábal (1947), es cantante, músico y presentador de televisión.
 

33

Otras Noticias