Carta a un Fénix

El derecho de contemplar

¿Puede usted dejar de corretear un par de horas? A cambio, regálese el necesario ejercicio de poner atención, observar y pensar. Vaya al teatro. Tiene usted el privilegio de contar con un escenario al que ningún otro en el país ha superado hasta hoy. El Teatro Municipal Alberto Saavedra Pérez de La Paz cumplirá 175 años.
domingo, 9 de febrero de 2020 · 00:09

Mabel Franco

El teatro es, en uno de sus sentidos, un lugar. Dicen que, según su etimología griega, es “un lugar para contemplar”. Reveladora descripción de ese espacio que la humanidad se ha inventado para ejercer su derecho a hacer un alto en los quehaceres prosaicos y poner atención, observar y pensar.

En La Paz, Bolivia, hay un lugar de privilegio que suma a su cualidad espacial, la del tiempo. En una ciudad, un país que peca una y mil veces de descuido de su historia y su memoria, el Teatro Municipal Alberto Saavedra Pérez es un ejemplo de permanencia.

Hay que situarse en los primeros 20 años de vida republicana para seguirle la pista al teatro de marras. Bolivia, con su epicentro en La Paz, es un país joven que vive sus días sorteando sobresaltos. Sus habitantes han visto fracasar la confederación con Perú –impulsada por el Mariscal Santa Cruz, a quien se atribuye también la idea inicial de construir el teatro en terrenos que fueron suyos, allí, cerca de la plaza Murillo. 

Caído Santa Cruz, Bolivia ha debido rechazar intentos de invasión de Chile, Argentina y de Agustín Gamarra. José Ballivián, vencedor del peruano en la Batalla de Ingavi de 1941, gobierna Bolivia aquel 1943 en que encomienda la edificación de un teatro nacional. 

El 18 de noviembre es la fecha elegida para la apertura, en memoria de dicha batalla y para el estreno del Himno Nacional. Un martes del penúltimo mes de 1845, se levanta el telón y comienza la historia del escenario, que está ligada a la de La Paz y la de Bolivia.

En la primera mitad del siglo XX, la administración del teatro pasa a manos municipales y entonces se lo bautiza con el nombre de un periodista y dramaturgo paceño.

Este teatro se apresta a celebrar 175 años de existencia. Camino a los dos siglos de vida, sigue siendo el más importante del país, lo que habla muy bien de quienes lo proyectaron y construyeron –hay que destacar el nombre del arquitecto José Núñez del Prado-, pero, por otro lado, refleja lo poco que parecen apreciar los habitantes de la urbe –y del país- ese privilegio de “contemplar”. En pleno siglo XXI, en ningún lugar del país se ha construido un escenario que supere al Municipal. 

Esto último suele achacarse a un descuido de las autoridades. Tienen su parte de responsabilidad, seguramente, pero también es un hecho que no existen marchas ni huelgas de hambre para pedir un nuevo teatro. Lo que es peor, de lo que adolecen, en general, los teatros hoy en día es de falta de público. ¿Para qué construir uno nuevo si –salvo excepciones- permanecerá vacío?

La etimología tiene, es cierto, la virtud de revelar. Esto, junto al aniversario del teatro -175 años- ofrece también la oportunidad de rebelión para demandar a autoridades, a los artistas y sobre todo a nosotros mismos, ya no el derecho, sino la obligación que como sociedad tenemos de contemplar-nos, atender-nos, pensar-nos. Un teatro encierra este potencial, nada menos.
 

 

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causando la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

69
1