PIRUETA NEGRA

No más afición. Pro-fe-sión para la danza contemporánea en Bolivia

Romper el círculo vicioso de las prácticas cómodas y rentables para pasar de la afición a la profesionalización de la danza.
domingo, 1 de marzo de 2020 · 00:09

Camila Rocha Scardino

Crear desde el vacío de oportunidades, donde todo es incierto, donde el prospecto de inversión es fortuito, donde sólo nos sostienen las garras y el deseo por que nuestra creación no desvanezca. Así se crea un camino para las artes en el país. 

Y así empezó FASES, centro de formación artística, en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, hace 7 años. Impulsados por una férrea convicción de que en Bolivia es posible llegar a ser profesional en danza contemporánea, lograron hacer que cada vez más y más jóvenes apuesten por cumplir ese sueño. El Programa de Formación en Danza (PFD)  es un importante paso hacia este ideal.

¿Cuál es la diferencia entre una propuesta pedagógica de esta naturaleza y las academias de danza que vemos casi en cada esquina de nuestras ciudades? Mucha y muy grande, como afirman Norman Chacón y Diego Guantay, directores de esta  inversión para la profesionalización de la danza contemporánea: “Estamos en una suerte de círculo vicioso de prácticas cómodas pero rentables de danza que promueven la afición y no la profesión en danza”. 

El PFD de FASES busca cambiar la lógica vigente de la formación en danza, cuyo estado actual apunta a sostener la danza como afición, reduciéndola a su nivel de entretenimiento y neto entrenamiento físico. El PFD exige materias como semiótica, historia del arte, anatomía, música, investigación, técnica en iluminación y sonido, además de las materias prácticas:  ballet clásico, contemporáneo, improvisación, dirección y composición coreográfica.

“Podemos decir que nuestro programa en danza es una historia de sueños, de pasiones y convicciones personales. Eso se contagia y entonces te haces cargo de sus efectos y trabajas”, explican dicen Diego y Norman, convencidos del valor que hay en hacer de la danza una carrera digna. 

“Nuestro modelo de gestión se basa en alianzas estratégicas. Hemos construido fuertes relaciones con instituciones representativas que acompañan el desarrollo de éste y otros programas de FASES” dice Guantay. Y es grato ver como esta forma de trabajo se extiende hacia La Paz, donde el Colectivo Mainumby de Tania Vega y José Luis Vásquez se suma a la implementación del Programa en Danza en la ciudad de La Paz este 2020. 

El rigor del trabajo de FASES es, como asegura Norman, “ver luz en la ausencia de oportunidades”. Y después de siete años, ya hay frutos en sus dos sedes,  Santa Cruz y La Paz, que este marzo  recibirán a  jóvenes de todos los departamentos . Hacer de la danza contemporánea una profesión con diversas especialidades, ya es posible en el país y eso hay que celebrar.
 

 

6
2