RETRATO

Una mujer elegante

domingo, 1 de marzo de 2020 · 00:10

Alejandra Lanza
Fotografía de Ramiro Escóbar

La vi por primera vez en spots publicitarios. 

Y ya, de entrada, Glenda Yáñez me pareció hermosa y elegante.

Quizá también porque tengo una debilidad con las mujeres de pollera cuando, siendo niña, observaba el ritual de trenzarse los cabellos, acomodarse las enaguas, luego las polleras y al final los adornos. 

Nos conocimos en una película en la que actuamos y entonces me contó retazos su vida, pero sobre todo el propósito de su vida: empoderar a la mujer de pollera, enseñar a las niñas a no tener vergüenza de sus raíces, a hacerse y buscarse una misma; a plantarse, a no tener miedo de hablar y decir las cosas de frente. Glenda hace todo eso con la elegancia que la caracteriza, porque Glenda es una artista, una diseñadora de ropa y joyas para mujeres de pollera. Además, sabe manejar camiones. Y sus modelos son empresarias como ella. Así me enamoré de Glenda, de su inmenso coraje,  de su constancia y voluntad.

Sus pasarelas no son comunes y corrientes porque no verás sólo cholitas modelando, sino mujeres y hombres, heteros y trans de todo tipo, clase y color. Allí  Glenda muestra y propone la inclusión de un país inmensamente diverso, en el que todes podemos apoderarnos de ese ritual tan hermoso que se apoderó de mi niñez y que, gracias a él y desde entonces, hizo de la mujer de pollera mi gran referente. Por eso la reproduzco en el arte, en las trenzas, en las tullmas y en las voces dulces que cantan a las wawas, en sus k'epis y en sus rituales; ese ritual de hacerse una de ellas, grande, fuerte, elegante y empoderada. 

Bolivia tiene color, suele decir Glenda, una gran practicante e impulsora de la tolerancia y el respeto de nuestra diversidad.

Glenda Yañez  es artista y  diseñadora de modas paceña.

24
1

Otras Noticias