RETRATO

Un cazador de “positivos ”

domingo, 22 de marzo de 2020 · 00:10

Wara Cajías Ponce
Fotografía de Freddy Barragán

La gente lo saluda por la calle porque es un conocido historiador y catedrático pero, sobretodo, porque sabe que siempre recibirán una afectuosa respuesta suya. Pasea por las calles y por la vida sembrando y cosechando afectos entrañables con seres de todos los confines de la galaxia. -Don Fernando, Nano, Dr. Cajías-, le dicen. Él busca la voz que lo nombra, saluda y sonríe, y si se trata de alguien conocido, vuelve a sonreír y el rostro se le ilumina porque  —posiblemente- recuerda alguna risa compartida. Y es que él, siendo un gran cazador de “positivos”, es capaz de encontrar una flor en un lodazal, rescatar una virtud en Cruela de Vil, y hasta hacer reír al más triste y apesadumbrado de la historia humana. 

Él se ríe en la vida y con ella, es su manera de honrarla; su gracia y risa tienen la capacidad de purificar el aire en ambientes cerrados, porque su risa abre espacios de encuentro. Mas cuando alguien, en vez de llamarle “Don Fernando, Nano, o Dr. Cajías”, le dice “Tata”, es cuando más se emociona, porque sabe que son sus nietos quienes le buscan. Entonces no sólo sonríe y su rostro se ilumina; entonces se derrite entero, como un heladito de tumbo bajo el sol.

Es un impresionista -como él mismo dice-, que disfruta del momento en compañía o solo con alguna lectura. Disfruta tanto de la lectura de algún ilustre colega suyo como de las investigaciones y descubrimientos de sus alumnos. Es un maestro que admira y aprecia a sus estudiantes. En su compañía aprendí que ningún museo, sobretodo los de contenido impresionista, es un simple repositorio de cosas viejas, o bellas, o feas, sino un medio para entender el comportamiento humano. “Fernando tiene mucho arte”, dicen de él sus colegas en España, y es muy cierto.

Fernando Nano Cajías (La Paz, 28 de febrero, 1948),  historiador y bailarín de llamerada.

 

37
1

Otras Noticias