Ojo al parche

Consíguete una vida, Fan Destacado / CARTELERA

domingo, 8 de marzo de 2020 · 00:04

Adrián Nieve

A veces pasa que uno va por la vida haciendo lo suyo y entonces alguien decide obsesionarse con lo que haces. Por lo general es alguien movido por un sentimiento tan extremo como extremista. Y sea desde la admiración más ciega hasta el rencor más acomplejado, los fanáticos obsesionados suelen ser esa calaña de gente que necesita llenar sus días con la vida ajena para evitar mirar otras cosas más cercanas. No necesariamente son malos, pero su obsesión habla más de ellos que del objeto de su fijación. 

Lo cierto es que hoy en día es muy fácil obsesionarse con quien sea. Es más, con el Internet todos lo hacemos de alguna forma y ni siquiera con gente muy famosa. Por eso mismo salta a la vista cuando hay alguien particularmente obsesionado. Ya saben, el eterno reaccionador de todos tus posts, el que siempre tiene que comentar algo, el que le habla de ti a todo el mundo o, bueno, no pierde la oportunidad de hacerlo: tu Fan Destacado.   

Creo que la mejor película para ilustrarlo es The cable guy (1996, Ben Stiller. Comedia, drama) un filme que la crítica noventera destruyó basándose en un parámetro ridículo: su desempeño económico en taquilla. De acuerdo. No será la mejor película del mundo, pero no solo ha envejecido bien sino que el guión logra captar el espíritu del fanático obsesionado de nuestra época. Con un guión escrito por Judd Apatow (pero injustamente atribuido a Lou Holtz Jr.), Ben Stiller dirige una película sobre un peculiar hombre sin nombre, interpretado por Jim Carrey, que quebrantará todos los límites para asegurarse de estar en la vida de Steven, interpretado por Matthew Broderick.

Supongo que la gente de entonces no estaba acostumbrada a ver a Carrey en un rol más oscuro. Este no era el mismo personaje de Ace Ventura y La Máscara y ellos querían más de lo mismo. Con The cable guy obtuvimos el retrato de un fan obsesionado que comenzaba a valerse de la tecnología que hoy en día es más que común. Stiller no necesita mostrarnos situaciones extremas como las de Play misty for me (otro clásico de los stalkers) para ilustrar la peligrosidad de los fanáticos obsesionados. De hecho, nada más hay que ver la película y ponerse en los zapatos de Steven para vivir esta historia con más intensidad. Espero que no, pero puede que haya alguien así en tu vida ahora mismo, nada más que está bien camuflado, “normalizado”, en las redes sociales.

Claro que, verlo desde el lado del personaje de Jim Carrey tiene su sabor. La película no profundiza demasiado en por qué este sujeto es como es y más bien nos entrega una explicación bastante superflua. Pero algo ahí debe estar sucediendo, algo que pide a gritos la atención de alguien. Y, aplicado a nuestros propios “fans destacados”, ojalá alguien se las dé.   

 

6 películas para aprender a reconocer a tu propio  Fan Destacado

1 Misery. 1990, Rob Reiner. Drama, suspenso. Basado en un librazo de Stephen King, llega esta película que hizo de Kathy Bates una de las pesadillas de mi infancia por su brillante actuación y su tan bien escrito personaje. Aplausos también para su coestrella, James Caan, y su director.   

2 Ingrid goes west. 2017, Matt Spicer. Drama, comedia. Aubrey Plaza hace un espectacular trabajo retratando a una fanática obsesionada en una historia más propia de estos tiempos de Instagram. Y si bien es una película de ritmo incómodo y que se hace predecible, igual funciona como advertencia. 

3 The fan. 1996, Tony Scott. Acción, drama. Más que un buen director, Tony Scott es un director eficiente que tiene la suficiente confianza para hacer las cosas a su manera. Gracias a eso sus películas pueden ser un poco ridículas, pero en este filme eso ayuda a construir el terror detrás de las obsesiones de las personas.

4 Perfect Blue. 1997, Satoshi Kon. Anime, horror, misterio. Satoshi Kon es un maestro legendario al que no le cuesta ser inolvidable. Y en este filme explora el terror causado por uno de los fanáticos obsesionados más nefastos de la historia del cine.    

5 One hour photo. 2002, Mark Romanek. Suspenso, drama. Romanek es mejor cuando hace vídeos musicales, pero eso no le quita mérito a este filme. Sí, fue injustamente comparado con Insomnia, estrenada ese mismo año, por la participación de Robin Williams, pero vale la pena darle una chance a este filme por sus propios méritos y su perspectiva de la psique de un fan obsesionado.   

6 The King of comedy. 1982, Martin Scorsese. Drama, comedia. Todo aquel o aquella que haya visto Joker y diga que es la mejor película del mundo necesita ver este filme. No solo se dará cuenta que Joker es una especie de remake de esta película, también verá uno de los retratos más complejos de un sujeto obsesionado con alguien.

 

1
1

Otras Noticias