Ojo al parche

Tres películas que te dejarán temblando / CARTELERA

domingo, 31 de mayo de 2020 · 00:01

Lynne Ramsay. Narrar con los detalles

Adrián Nieve

 

Dicen por ahí que cerca está el fin de esta cuarentena. Y no es extraño, puesto que en el ambiente se siente el trauma de las rutinas perdidas. No sabemos qué puede pasar, pero creo que es el momento adecuado para escribir sobre la que, a mi gusto, es la mejor directora viva que hay: Lynne Ramsay.

Hay filmes que no necesitan de una trama para ser geniales. O sea, sí, ayuda que la trama te atrape, pero cineastas como Ramsay tienen ese talento especial de crear películas con momentos que te transportan y que vives tal como si estuvieras ahí. Quizá son las imágenes, el uso de colores, los acercamientos, la música, cada sonido captado por los micrófonos y hasta la más minúscula expresión en los rostros capturados por la cámara. O quizá son los silencios, las cosas que faltan, lo que no podemos ver.

Una película de Lynne Ramsay no narra una historia, la deja implícita en cada imagen, cada acto, cada sonido. Ramsay controla a la perfección cuánta información dar, cuándo darla, cuándo repetirla y cuál será la consecuencia de mostrar o no. Y es ese control el que convierte a sus películas en experiencias visuales que entendemos con las tripas.

You were never really here (2017)

El pasado siempre deja huellas, y Ramsay está muy interesada en explorar las marcas que deja el trauma. Y en este filme  profundiza ese tema al mostrarnos la odisea de un hombre con pasado violento rastreando a una joven perdida en un rastro de violencia.

Es muy fácil impresionar con violencia demasiado gráfica y por eso Ramsay no lo hace. Lo más interesante de este filme es que precisamente no la vemos de manera directa, la sentimos en todo lo que está fuera de campo, en las imágenes que evoca la memoria del protagonista, en el ambiente del filme. Violencia pura y traumática.

We need to talk about Kevin (2011)

Si hay un tema que une toda la filmografía de Ramsay, ese es escapar de lo inevitable. Sus personajes han sufrido un trauma e intentan olvidarlo, pero el mundo que recorren, las escenas que presencian, todo se encarga de recordárselos mediante sutiles detalles.

En este filme con la rotunda Tilda Swinton, Ramsay retrata a una madre que desea olvidar los crímenes de su hijo. Algo tan terrible que nosotros mismos queremos olvidar, cayendo en la misma trampa que Ramsay le pone a la madre: evocar el trauma a través de los colores rojo y azul. 

Morvern Callar (2002)

En esta película seguiremos a una muchacha y todo lo que hace después de encontrar el cadáver de su novio suicida: una seguidilla de escapes y puentes que la protagonista quiere quemar a toda prisa.

Indudablemente, el mejor filme de la directora. Morvern Callar agarra el estilo narrativo y visual de Ramsay y lo combina a la perfección con su talento para encontrar gente muy expresiva que convierte cada imagen en un momento poderoso. No es algo que se nos deletrea, es algo que tenemos que leer y sentir.

 

  • Adrián Nieve es un escritor nacido en La Paz y pervertido en Sucre; escribe verdades que también son mentiras. Ha publicado dos novelas y le apasionan el cine, la literatura, los perros, los gatos y la fotografía

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente. 

101
1