Zona Trans / Día del orgullo LGBT+

Frente a las fotos, al escáner y al futuro: ellas, las maricas

Recogieron uno a uno los recortes de periódico, las fotografías, los testimonios y todo cuanto pudieron para que nunca a nadie se le olvidara el camino empedrado de la lucha por la igualdad de derechos. Detrás del modo carnavalesco está la reflexión.
domingo, 28 de junio de 2020 · 00:04

David Aruquipa Pérez

Fotografías / archivo de la Comunidad Diversidad

"Homosexuales coronan a su reina” (febrero 1971), “Las Drag Queen salen a provocar” (2004), “El boliviano respeta los gays pero los quiere lejos de su hogar” (23 de julio, 2004), “La Ley que abrió el debate sobre nuestra sexualidad” (27 de marzo, 2005), “Los gays festejarán su día con mayor destape” (28 de junio de 2005), “Movimiento LGBT recoge una historia de 60 años de lucha” (10 de octubre, 2013). He ahí algunos de los muchos titulares de periódicos que reunimos, además de un montón de fotografías y documentos como archivo documental de un ambicioso proyecto que comenzó con la intención de recorrer las calles del imaginario marica en el país, ya no sólo en La Paz. El resultado es el libro Memorias Colectivas. Miradas al movimiento TLGB en Bolivia que forma parte del archivo documental de la Comunidad de Investigación en Derechos y Ciudadanías Diversidad.

Sucedió, como de costumbre, luego de una comilona y entre risas de mis hermanas Paula Estenssoro (Fatal Galán) y Pablo Vargas. Aquella noche hace ya una década, elucubramos la posibilidad de trazar los recorridos de nuestro arcoiris. Si bien conocíamos las dinámicas e itinerarios maricas de la ciudad de La Paz, poco sabíamos de las otras ciudades. Entonces encaramos este caminar territorial y afectivo por las memorias de tantas vidas e historias cargadas de amor.

En principio quisimos algo más estructurado, cronológico y analítico, pero finalmente optamos por la frescura de las historias desde sus propias protagonistas que nos permitieran describir los lugares, las situaciones, los amores, las luchas y fracasos. Esos testimonios en primera persona serían los insumos para contar las historias del movimiento LGBT individuales y colectivas.

Nos apasionamos tanto con el reto, que fueron días y noches frente a la computadora, el escáner, recogiendo fotografías y recortes de periódicos. El resultado es que hoy tenemos un  archivo documental de los colectivos y personas LGBT en Bolivia que se constituye en una fuente de información primaria y secundaria sistematizada, puesta a disposición de consulta permanente y libre en nuestro Archivo y Centro de Documentación “Q’iwa” de la Comunidad Diversidad.

No conformes con el libro, decidimos incorporar la producción de una película documental con las voces tanto de los/a autores/a como de activistas de la ciudad de La Paz, con una intención reflexiva, analítica y crítica desde las diferentes voces que interactúan sobre el devenir de la historia del Movimiento LGBT. 

El resultado es que hoy tenemos un  archivo documental de los colectivos y personas LGBT en Bolivia que se constituye en una fuente de información primaria y secundaria sistematizada, puesta a disposición de consulta permanente y libre en nuestro Archivo y Centro de Documentación “Q’iwa” de la Comunidad Diversidad.

En este recorrido quedaron varios aprendizajes que quiero compartir.

Lo político en la cultura: provocación social desde la estética irreverente

Los personajes maricas y travestis que expresaban su orientación sexual diferente en y desde la cultura popular, como el Q’iwa Gerardo y Barbarella, entre otros, incidieron socialmente desde su individualidad y posición, pero no lo hicieron como actores/as de un movimiento organizado. Tampoco había una intencionalidad o conciencia política en sus acciones. Sus transgresiones sólo pueden hacerse realidad desde la aceptación y la celebración en los momentos de la fiesta popular, que en sí misma es transgresora. El contenido político de estas acciones se interpreta por la capacidad de enfrentar de manera directa y/o indirecta al poder y orden social establecidos, puesto que pese a los hechos represivos y discriminatorios vividos, no lograron evitar que insistieran con su permanencia pública, visible y sus expresiones culturales.

Encuentros y disidencias: las posibilidades de organización entre la marca del VIH Sida, los derechos humanos y las dinámicas fragmentarias

La ampliación y recomposición mundial de las agencias de cooperación internacional para ayuda al desarrollo, en los años 90, se empieza a vislumbrar en los primeros intentos por construir agrupaciones orgánicas bajo la vanguardia y el liderazgo de personas gays, desde el interés y apoyo para controlar una crisis de salud pública por el VIH Sida. Esta situación ha generado diferentes efectos. La concentración de la cooperación en el tema del VIH Sida por una parte, ha propiciado la visibilidad de las poblaciones sobre todo gays y trans frente al resto de la sociedad boliviana, pero vinculadas en un principio al protagonismo de la prevención del VIH Sida, lo cual a su vez también ha ahondado el prejuicio social y la discriminación sobre la homosexualidad. Por otra parte, ha suscitado, indirectamente, que los mismos actores y activistas se desvinculen, con el tiempo, de esa mirada salubrista centrada en la prevención del VIH Sida, utilizando los recursos y financiamiento para dirigirse hacia la defensa de sus derechos que, posteriormente, recibieron financiamiento destinado específicamente para ello.

La concentración de la cooperación en el tema del VIH Sida por una parte, ha propiciado la visibilidad de las poblaciones sobre todo gays y trans frente al resto de la sociedad boliviana, pero vinculadas en un principio al protagonismo de la prevención del VIH Sida, lo cual a su vez también ha ahondado el prejuicio social y la discriminación sobre la homosexualidad.

En este proceso, la crítica feminista, sobre todo de Mujeres Creando, acompañada de su visibilidad y actuación pública, enmarca al activismo gay como sistémico y sin capacidad de trastocar las estructuras patriarcales y coloniales que sostienen el sistema de dominación. Pues, se plantea, que no hay una actuación política desde las primeras organizaciones por el sólo hecho de enfocarse en la demanda de derechos y su financiamiento para los programas de prevención del VIH Sida, en tanto no se cuestiona el modelo de democracia neoliberal que reforma el Estado para una ampliación de inclusión social. Esta crítica obviamente nos removía, pero esos años nuestra prioridad era no morir. El pánico por el Sida se había apropiado de nuestros espacios, nuestros primeros lideres estaban muriendo infectados con el VIH, y muchos activistas estaban con el Sida. No hubo una comprensión política sobre esta situación que afectaba especialmente a nuestra población gay y travesti.

Esta crítica obviamente nos removía, pero esos años nuestra prioridad era no morir. El pánico por el Sida se había apropiado de nuestros espacios, nuestros primeros lideres estaban muriendo infectados con el VIH, y muchos activistas estaban con el Sida.

Acciones y articulaciones colectivas: construyendo un movimiento LGBT

En los años 2000, se logra una articulación orgánica de las agrupaciones de las diversidades sexuales y de género a nivel nacional, con varios ensayos fallidos y muchas dificultades en los primeros intentos; y se desarrolla un proceso de incidencia en políticas públicas por los derechos sexuales en y desde diferentes niveles, espacios y momentos.

Las primeras articulaciones que se dan a nivel orgánico son débiles y esporádicas y esto  se refleja en los modos organizativos de “Asociación Nacional”, “Coordinadora Nacional” o “Red Nacional” que no logran resultados para acciones a nivel país. Sin embargo, esta articulación finalmente se consolida a partir de la Cumbre Social por la Integración de los Pueblos (2006) porque hay un cambio de paradigma en varios sentidos para las formas aún débiles y auto-centradas de la organización nacional de las diversidades sexuales y de género. Desde ese momento se empieza a generar mayor protagonismo en las políticas públicas hasta hoy. Desde la inclusión en el Constitución Política del Estado que prohíbe y sanciona toda forma de discriminación por orientación sexual e identidad de género, pasando por una Ley contra el racismo y toda forma de discriminación, llegando a la Ley de identidad de género; todas con matices marcados por las voces y acciones de grupos antiderechos que han puestos escollos en cada avance por nuestros derechos.

Vista al futuro

Queda reflexionar sobre el futuro del movimiento LGBT de Bolivia. Los procesos de transformación política, social, ideológica, económica y cultural del país han sido el marco que ha posibilitado que las diversidades sexuales y de género se hayan cohesionado y manifestado en momentos históricos como un “movimiento social”. Ahora debemos enfrentar estos tiempos marcados por un gobierno de transición y por la crisis de salud pública del COVID 19, que han agudizado las desigualdades y las manifestaciones conservadoras y discriminatorias.

Este panorama nos exige continuar con nuestros procesos reflexivos, donde se ahonden y muestren desde otras miradas las propias historias, las ajenas, las olvidadas, las nombradas, las omitidas y las anónimas.

Ahora debemos enfrentar estos tiempos marcados por un gobierno de transición y por la crisis de salud pública del COVID 19, que han agudizado las desigualdades y las manifestaciones conservadoras y discriminatorias.

La publicación de este libro Memorias Colectivas. Miradas al movimiento TLGB en Bolivia es un homenaje a todas las personas que abrieron los caminos emprendidos a través de sus cuerpos, sus acciones, sus pensamientos, sus voces, sus transgresiones y desobediencias. Gracias a ellos y ellas escribimos esta historia y les invitamos a pintar con muchos más colores el arco iris de la vida.

Link del libro:

https://drive.google.com/file/d/1MASEPPV0vgQVT_C7aQe--itaC5YXwLMy/view?usp=sharing

 

  • David Aruquipa es administrador de empresas, especialista en estudios de género. Apasionado por la fiesta popular, ha visibilizado creaciones y aportes de la diversidad sexual en ésta.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

21
18