Croniquita

Elyn, la niña maestra

Tiene 10 años, es desarrolladora en robótica educativa, cofundadora de la Escuela de programación y robótica educativa Mi MakerHouse, entre múltiples otras cosas del mundo digital. Elyn Maya Mamani es una maestra actualizada.
domingo, 7 de junio de 2020 · 00:06

Lucía Camerati

 

Las pequeñas, amantes del conocimiento, tenemos el rito de mirar a otras niñas en acción y admirarlas por su capacidad de explicar las cosas mejor que nuestros adultos.

Entre las incomodidades y obstáculos actuales de muchos maestros con la tecnología, destacan aquellos niños y niñas que han decidido, por pasión, curiosidad y solidaridad, enseñar a sus pares, ya sea en los patios de sus casas o en sus canales de Youtube. Entre ellos está Elyn Maya Mamani, cuyo currículum compite con speakers, maestros y makers en todo el mundo. La cochabambina de 10 años está en quinto curso de primaria, y varios niños la pueden seguir en su cuenta MakerMayita tanto en Youtube como en Instagram y Twitter. Si encuentran a una niña con trenzas, orejas de gato o audífonos grandes y colores llamativos en sus presentaciones, se trata de nuestra pequeña maestra.

Si encuentran a una niña con trenzas, orejas de gato o audífonos grandes y colores llamativos en sus presentaciones, se trata de nuestra pequeña maestra.

Se hizo famosa, todos la buscan para que nos siga sorprendiendo con sus conocimientos. Es posible que giremos emocionadas al verla pasar con unas orejas de gato robot, con su computadora portátil y haciendo un juego para explicar cómo funciona el COVID-19. La perseguimos, anotamos todo lo que dice, escuchamos con atención sus charlas por internet y, si es posible, nos hacemos amigas. Queremos ser igual a ella.

Elyn Maya Mamani enseña a los estudiantes de 6 a 9 años.
MakerMayita es el canal de Youtube de la pequeña maestra.

Cuando una busca a Elyn, lo primero que hace su papá es enviarte los links (enlaces) y skills (habilidades) de su hija. La niña es desarrolladora en robótica educativa, diseño e impresión 3D. Todo lo aprendió de su padre, Edgar Mamani, otro amante de la tecnología, que es un dev hardware, es decir, un desarrollador hardware, alguien que se especializa en desarrollar sistemas embebidos aplicados a la robótica, telemática, control, y todas esas cosas que hacen que muchas cosas funcionen en el mundo actual.

Edgar cuenta que Elyn comenzó su afición mirando lo que él hacía desde sus cuatro años. A sus cinco presentó su primer proyecto y ganó su primera medalla. Poco a poco, su camino se empapó de más proyectos conjuntos con su familia, convirtiéndose con el tiempo en una niña maker (fabricante) apasionada por la tecnología. Es así que recientemente se le ocurrió  fundar, junto a su padre, la Escuela de Programación y Robótica Educativa Mi MakerHouse, una escuela única donde los niños pueden indagar en programación de aplicaciones y videojuegos a través del programa Scratch, diseños de apps móviles a través de Appinventor2, consolas para videojuegos o impresión en 3D, además de estudiar matemáticas, lógica y animación de personajes. Allí, Elyn se hace cargo de los estudiantes de 6 a 9 años mientras su papá maneja toda la logística en general. “Yo quiero”, dirá un padre para que su wawa pueda participar. Es cuestión de indagar las redes sociales y buscar mimakerhouse.com para encontrar más información.

(...) se le ocurrió  fundar, junto a su padre, la Escuela de Programación y Robótica Educativa Mi MakerHouse, una escuela única donde los niños pueden indagar  en programación de aplicaciones y videojuegos a través del programa Scratch, diseños de apps móviles a través de Appinventor2, consolas para videojuegos o impresión en 3D, además de estudiar matemáticas, lógica y animación de personajes.

Recientemente la vi dando clases en streaming (transmisión en línea, en directo) en PICA (Programas Inteligentes con Adolescentes) y, como era de esperar, contaba con todas las herramientas posibles, un mic bien puesto, la conexión perfecta para explicar desde su computadora, el lenguaje correcto al momento de hablar de programación de videojuegos y explicando con la profundidad que un niño exige cuando se trata de juegos. No hay dónde perderse, Elyn ya es una maestra, de esas que se necesita urgentemente en varios puntos del mundo, porque se prepara todo el tiempo, porque maneja el lenguaje de los chicos y porque anda al ritmo del mundo. Se relaciona con plataformas actuales para transmitir conocimientos, es speaker (oradora) y participa de diferentes eventos tecnológicos como hackatones (maratón de desarrollo web) y startups (empresas de tecnología con un producto escalable), además de haber obtenido muchísimos reconocimientos a su corta edad.

Elyn ya compartió once talleres en su canal de Youtube MakerMayita y otros cursos de animación en vivo. Y como toda aficionada a estas cosas, ya entró al mundo de la ciencia explicando, por ejemplo, cómo funcionan las bacterias (https://www.youtube.com/watch?v=l2NGmd4GvH4).

Elyn ya dio once talleres a través de su canal de Youtube MarkeMayita.

Muchos aplaudimos su genialidad y también sabemos que es una cuestión de voluntad y trabajo. Una niña en constante capacitación, aprendiendo de otros y enseñando, lo primero que hará será subir de nivel, sobrepasando incluso a los adultos que muchas veces han dejado de lado la curiosidad y la necesidad de adaptarse a estos tiempos.

Hoy en día, que una niña tenga ya su emprendimiento y se sienta tu maestra es una situación cada vez más frecuente en estos espacios tecnológicos. Vivimos un contexto en el que preguntar el know how (saber hacer) es cotidiano y Elyn lo hace todo el tiempo, y si no le responden, seguramente lo busca ya sabemos dónde. Es parte de la filosofía maker, donde la tecnología no es un obstáculo sino un aliado, y donde el conocimiento ya no es una demanda sino el objetivo diario en casa. 

Aprendiendo en Internet con la pequeña maestra Elyn.

¿Podemos imaginar a una maestra con orejas de gato robóticas? Mi niña interna ya está empezando a acostumbrarse y sé que una pequeña como Elyn es capaz de enseñarme a programar como una experta y no me queda otra que bajar la cabeza y preguntarle. Sé que ella me responderá y si no sabe la respuesta, la buscará a mi lado.

 

  • Lucía Camerati es confundida de rostro cada vez, pero sabe esconderse bajo el pretexto de homenajear a Pessoa. Cada que puede hace dietas ayurvedas. El año pasado aprendió a nadar. Le encanta husmear en las bibliotecas de las personas.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

87
1