Ojo al parche

Cuatro animé clásicos para olvidarse del mundo / CARTELERA

domingo, 9 de agosto de 2020 · 00:01

Dos en Youtube, uno en Netflix

Cuatro animé clásicos para olvidarse del mundo

Adrián Nieve

 

¿Alguien más extraña el Gold? Detesto bailar, pero que estoy: extrañando esa disco llena de clásicos, esa que te cobijaba hasta que las velas dejaban de arder y te expulsaba a la fría madrugada de cara al mundo real y su aliado, el chaki. No voy a decir que era la mejor experiencia de la vida, pero sí diré que el encierro genera todo tipo de estocolmos.

Es una de esas semanas nostálgicas en las que resulta difícil enfrentar el caótico y desastroso presente del mundo real. ¿Pero saben qué? Voy a escapar un rato al otro lado del mundo y, rindiéndole tributo al Gold nuestro de cada fin de semana, voy a cobijarme en unos cuantos animé bien clásicos que nunca deben ser olvidados. 

Sakura Card Captor - CLAMP, 1996-2000, Japón (Disponible en Youtube)

Sakurita, esa serie que hizo frágiles a tantas masculinidades de mi generación y que nos enseñó que la vida es más interesante color de rosa (emeneristas abstenerse). Para quienes no saben, en este animé seguimos a Sakura Kinomoto, una especie de hechicera amateur que debe capturar a varios monstruos mientras mantiene en balance su vida personal y escolar. O sea, Pokemon, pero mil veces mejor.

Sakura es un animé que marcó época. En Japón hubo un alza en el uso de ese nombre para las bebés nacidas mientras emitían el programa, mientras que en Latinoamérica muchos jovenzuelos crecimos con la esperanza de ser un hombre diferente al típico macho machote. Y si no me creen, nada más miren el animé y piensen en Toya o Shaoran.

Samurai X (Rurouni Kenshin) - Nobuhiro Watsuki, 1994-1999, Japón (Disponible en Youtube)

Benditos sean quienes ponen estos animé de mi infancia en doblaje latino en Youtube. Tal como sucede con Goku de Dragon Ball Z, es extraño escuchar a Kenshin Himura, el personaje principal de este animé, hablar en japonés.

Samurai X es uno de los animé más graciosos y románticos que jamás verán. Uno que mezcla espadachines imposibles con romances súper estereotipados y personajes heroicos que enfrentan a villanos malvados. Sí, suena un poco simplón, pero no lo es.

En todo caso, más que mirar el animé, sugiero leer el manga. No solo es más gracioso y directo, también tiene buenos detalles históricos y culturales sobre Japón que vale la pena conocer.

Fullmetal Alchemist Brotherhood -   Yasuhiro Irie, 2009-2010, Japón (Disponible en Netflix)

Hay gente que subestima al animé, pero eso es porque nunca vieron uno. La mayoría cree que son ridículos o machistas y, para qué mentir, tienen toda la razón del mundo, sobre todo al hablar de los clásicos. Pero no me atrevería a decir que todos los animé son así. Sin ir muy lejos, hay que ver este fantástico animé que sigue a dos jóvenes alquimistas que tratan de recuperar lo que perdieron cuando intentaron resucitar a su madre fallecida.

Fullmetal Alchemist Brotherhood es fuerte como una patada en el estómago. Tiene momentos ligeros y muy graciosos, pero también se las arregla para dar giros intensos, revelaciones horroríficas y profundas, además de presentar ideas complejas, todo esto sin perder la capacidad de volver a la levedad con un chiste tonto. 

Búsquenlo, de verdad que vale la pena. Y asegúrense que diga Brotherhood en el título.

BONUS: Samurai Jack - Genndy Tartakovsky, 2001-2004, 2017,2020, EEUU

Sí, es animación yanqui, pero está inspirada en el animé y es uno de los productos de animación más artísticos y revolucionarios de Estados Unidos. Creado por Genndy Tartakovsky, el genio detrás de El Laboratorio de Dexter, esta serie sigue a Jack, un samurai que deambula por el futuro tratando de buscar una forma de regresar a su tiempo.

La estética, la cinematografía, el guión... esta serie se esmera en todos los aspectos y demuestra que las animaciones pueden ser algo impresionante sin tener que recurrir al 3D. Si eres un fan de los animé, de los filmes wuxia o de una buena pelea animada, entonces esta es tu serie.

 

  • Adrián Nieve es un escritor nacido en La Paz y pervertido en Sucre; escribe verdades que también son mentiras. Ha publicado dos novelas y le apasionan el cine, la literatura, los perros, los gatos y la fotografía.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play