Retrato

Blanca Wiethüchter. Nuestra señora de las nieves

Sin importar cuando, Blanca Wiethüchter es esencial. Esencial como "la nieve que no abandona a la montaña alta". A casi 16 años de su partida, recordamos este retrato de su hija, Valentina Villalpando.
domingo, 27 de septiembre de 2020 · 00:02

Valentina Villalpando Wiethüchter

 

Luz brillante que no se extingue.

A Blanca se la conoce a través de su poesía. Cada pequeño libro es una pieza de sí misma, como niña, como mujer y como madre.

La recuerdo cuidando de la hoguera y de lo vivo; escribiendo en el estudio, en la cama, a veces en el comedor, o en el rincón cruceño, el lugar más caliente de la casa donde aprovechaba el sol de montaña.

A veces, su letra no la entendía ni ella misma, o la coca-cola se acababa, o los cigarrillos llenaban de humo la casa. Pintaba de rojo sus labios antes de salir a leer o presentar un nuevo libro, una especie de ritual. Había mucho terciopelo en el ropero y ágatas azules en el cajón del velador. La recuerdo con ese cabello ruloso y los que la conocieron tampoco olvidarán su risa.

Blanca, de origen germano, blank: brillante. De pura casualidad escribo en su santoral, un 5 de agosto, Nuestra Señora de las Nieves.

Un pequeño homenaje al canto de sus palabras que ennoblecen el corazón como un regalo fuera de este mundo. Un misterio sin resolver existía en su mirada, un sueño enigmático y profundo surgía de los versos cargados por su voz. Y como la nieve no abandona a la montaña alta, Blanca aloja su poesía en el lago místico del altiplano, habiendo devuelto su inspiración al destello de sus aguas.

Blanca Wiethüchter / Fotografía del archivo familiar

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

21
2