Música

John Petrucci y su Terminal Velocity

Petrucci entró al mundo musical por la puerta grande, gracias al disco Images and Words de Dream Theater en 1992. Aquel debut sacudió al rock por sus ritmos y riffs sincopados y pesados. Terminal Velocity es su más reciente producción, que disfrutamos track por track.
domingo, 27 de septiembre de 2020 · 00:05

Sergio Antezana

 

¿Quién es John Petrucci?

Es posible que usted no conozca a Petrucci. Finalmente, lo más escuchado en América Latina según Spotify es J Balvin y Maluma. Pero estamos hablando de uno de los guitarristas más importantes de los últimos 30 años. Cuando Images and Words se publicó, Petrucci fue instantáneamente bienvenido por la élite del mundo guitarrístico y al poco tiempo ya contaba con una columna en la famosa revista Guitar World.

Cuando Images and Words se publicó, Petrucci fue instantáneamente bienvenido por la élite del mundo guitarrístico y al poco tiempo ya contaba con una columna en la famosa revista Guitar World.

Petrucci estudió música en Berklee junto a su compañero de colegio John Myung. Es allí donde conoció a Mike Portnoy y donde surgiría Dream Theater. Esa banda es el paradigma de la evolución del rock progresivo, aunque con tintes más metaleros. Los discos de la banda se caracterizan por temas largos, con importantes secciones instrumentales y una creciente complejidad en la composición. Basta ver el casting para baterista que hicieron en 2011 para entender la complejidad musical con que trabajan. No es casual que Petrucci mencione que sus principales influencias de joven fueron Rush, Yes (bandas progresivas), Iron Maiden (heavy metal) y Metallica (thrash metal), combinando perfectamente el metal con el rock progresivo.

Dream Theater, la actual banda de Petrucci / Fotografía de Facebook del artista.

Dream Theater. Esa banda es el paradigma de la evolución del rock progresivo, aunque con tintes más metaleros.

Entre la fauna de guitarristas que circulan por el mundo hay muchos estilos y tipos de guitarra. No se puede pensar en Eric Clapton haciendo blues con una Gibson ni en Jimmy Page rockeando con una Fender–Telecaster. Petrucci puede considerarse parte de la categoría denominada shredders: guitarristas ultra virtuosos y mega veloces que dominan teoría musical. Petrucci usaba inicialmente la marca Ibañez, que lo vinculaba aún más a Joe Satriani y Steve Vai, ambos también virtuosos, shredders [virtuosos] y endorsers [promotores] de esa marca. Posteriormente desarrolló una serie propia llamada JPXI con la marca Ernie Ball Music Man.

El disco

Es increíble, y Petrucci tiene tiempo para hacer discos propios pese a la ajetreada agenda de Dream Theater con quienes lanzó 13 discos de estudio, cinco en vivo y ocho DVDs. Para alegría de los fans de Dream, Petrucci ha grabado este nuevo disco con el baterista Mike Portnoy, su amigo universitario y cofundador de la banda. El disco contiene nueve canciones, todas instrumentales y dura 55 minutos. La primera da nombre al disco y también fue el primer corte lanzado para la promoción del mismo. Una canción súper up tempo [muy rápido] que no entraría fácilmente en un disco de Dream. A diferencia de muchos shredders [virtuosos] que se caracterizan por meter cuantas notas pueden por compás, Petrucci tiene muy buen gusto y desarrolla una idea melódica que luego complejiza y armoniza, pero siempre en función a la musicalidad propia del tema.

Petrucci y su amigo Mike Portnoy / Fotografía de Facebook del artista.

Para alegría de los fans de Dream, Petrucci ha grabado este nuevo disco con el baterista Mike Portnoy, su amigo universitario y cofundador de la banda.

The Oddfather es la segunda canción del disco y suena a esa mezcla de metal y progresivo que lo caracteriza. Oddfather es una expresión que alude a una especie de padrino, sin que medie una relación religiosa. El tema comienza con una especie de mandolina con mucho eco, que da una sensación muy italiana que tendría sentido considerando el nombre de la canción y las raíces del propio Petrucci.

La tercera canción, Happysong, o Canción feliz, sorprende por su musicalidad y ritmo. Es una melodía muy cantable y a la primera escucha me hizo recuerdo a Journey, banda que Petrucci también menciona entre sus influencias, especialmente durante la primera etapa, más instrumental. Sigue Gemini que hace gala de los riffs sincopados y muy bien trabajados con el baterista, además de monumentales cambios de tempo: pasa del speed metal, a episodios épicos con notas largas y sostenidas, para luego llegar a una especie de flamenco tocado con una guitarra acústica y, finalmente, volver a resolver a la idea original.

Out of the Blue, es el quinto tema del disco. Podría traducirse como Inesperadamente, aunque dado el contexto del tema, que es un blues, también podría ser que Petrucci haya querido aprovechar el doble sentido del término y esté insinuando que es un blues fuera de lo común. En un estricto sentido lo es ya que no que sigue la progresión I, IV, V, que caracteriza al género. Sigue Glassy-eyed Zombies, o Zombies de ojos vidriosos, que suena mucho más a Dream; de hecho, evoca al disco Awake. Es un tema que va más en la línea de lo que produce Petrucci regularmente con su banda y podría perfectamente formar parte de un disco con ellos.

Le sigue The way things fall, o La manera en que las cosas caen, y también el más largo. Es una canción llena de pasajes; por momentos se escuchan influencias de heavy ochentero, incluso influencias de Randy Rhodes y Ozzy, hasta que llegan melodías más cortadas, perfectamente acompañadas por el doble bombo de Portnoy, luego pasajes más melódicos hasta volver a un momento más denso y heavy. Luego viene Snake in my boot, o La Víbora en mi bota, que tiene mucho de ese rock ochentero en la producción, desde la inclusión de las palmas hasta el sonido del bombo. Es sin duda una reminiscencia de la época adolescente de Petrucci, aunque luego se torna más sofisticada. El disco termina con Temple of Circadia, que nuevamente nos trae al guitarrista de rock progresivo que se combina perfectamente con su amigo baterista de tantos años. Es la única canción en que se usa una guitarra de siete cuerdas, lo que la hace sonar un poco más pesada que el resto. Petrucci es uno de los pioneros en el uso de este tipo de guitarras y actualmente trabaja en un prototipo para una guitarra de ocho cuerdas.

La guitarra de siete cuerdas de Petrucci / Fotografía del sitio personal del artista.

Petrucci es uno de los pioneros en el uso de este tipo de guitarras y actualmente trabaja en un prototipo para una guitarra de ocho cuerdas.

John Petrucci es sin duda uno de los guitarristas más importantes de los pasados 30 años y este disco solitario (el anterior fue Suspended Animation, en 2005) permite mostrar aún más facetas de su talento. Vale la pena darle una escuchada y volver a encontrar su magia cuando se junta con Mike Portnoy. El disco fue lanzado a plataformas el pasado agosto, y se espera su lanzamiento físico en octubre del presente año.

 

  • Sergio Antezana es desempleado a tiempo completo y aparapita sanzeano por vocación.

 

 


   

21

Otras Noticias