Cine de luto

El "Gordo" Delgado

Freddy Delgado ha estado presente en las grandes obras del cine boliviano, aprendiendo de los maestros y convirtiéndose él mismo en luz y pilar de los nuevos cineastas. El cine hoy llora su partida.
domingo, 10 de enero de 2021 · 00:02

Alfonso Gumucio Dagron

La gente contenta tiene tendencia a engordar.  Eso le pasó a Freddy, como si emulara al otro gordo que nos dejó antes de tiempo, Guillermo Aguirre. Los dos eran amigos de cama y rancho, o como se dice popularmente, “uña y mugre”. Crecieron juntos en el incipiente cine boliviano de la década de 1970 como técnicos de Antonio Eguino, su maestro y mentor, y luego desplegaron sus alas para trabajar con otros directores, o por su cuenta en el grupo de cine La Escalera, del que también eran parte Ramiro Valdez y Daniel Quintana.

Tuve la alegría (sin engordar), de ser amigo de estos seres bonachones, cuyo talento y esfuerzo los hizo indispensables en nuestro cine. El “Gordo” Aguirre murió sorpresivamente en 2016, y el “Gordo” Delgado acaba de sucumbir al virus. El COVID nos mete goles cada día, y aún así descuidamos el arco. 

De mi experiencia con Freddy tengo gratos recuerdos. Era llevadero y voluntarioso, no se lo podía amonestar ni cuando cometía algún error, como sucedió en la década de 1980, durante la filmación de mi película sobre Luis Espinal, cuando cargó el magazine de la cámara Arri BL con un rollo de 16 mm que ya había sido impresionado. De cualquier forma, esa película era q’encha y nunca se terminó.

Con mucho más recorrido —pues ya había trabajado en películas de Eguino y Agazzi, entre otros— Freddy volvió conmigo en 2017 como camarógrafo en el largo documental Amanecer chipaya (2018).  Por razones presupuestarias (esto quiere decir: soy pésimo para conseguir financiamiento), éramos tres en el equipo de rodaje: Freddy, Ramiro Valdez y yo. No son condiciones ideales, pero el resultado muestra que con pasión y dedicación sí se puede.

Freddy, Alfonso y Ramiro en Santa Ana de Chipaya.

Me gusta trabajar con colegas como Freddy Delgado (o antes, con mi “pata” peruano Flaco Vignati), porque no se acobardan ante las condiciones difíciles, no se quejan y ponen todo su empeño en el proceso creativo. La pasión por el cine está por encima de las pretensiones ridículas de sentirse “artistas” excepcionales y exigir condiciones de trabajo privilegiadas.

Fuimos en flota hasta Oruro (con un descanso para desayunar en el mercado) y luego seguimos a Santa Ana de Chipaya en un jeep que permitió cruzar las traicioneras dunas de arena que cada vez crecen más en esa zona abandonada del país. Dormimos donde los chipaya dispusieron, comimos lo que nos dieron (muy rico, por cierto), y trabajamos duro en esa comunidad orgullosa de acceder a su autonomía indígena, libre de la tutela de los partidos políticos. 

Filmamos las elecciones de autoridades indígenas en el ayllu de Manazaya, vimos bailar contenta a Sebastiana Kespi (la misma Sebastiana que fue niña en la película de Jorge Ruiz), y la entrevistamos para que su testimonio quede en la historia. 

La misma Sebastiana nos reveló que Paulino Lupi, el niño de la película de Ruiz, vivía aún y muy cerca, en plena esquina de la plaza de Santa Ana. Fuimos corriendo, agitados por la emoción, para “redescubrirlo”. Nadie le había prestado atención a Paulino durante los homenajes que recibió en esos años Sebastiana, a nadie se le ocurrió preguntar por él, como hicimos nosotros.  

Trabajar con el “Gordo” Delgado, con Ramiro Valdez y con los amigos chipaya en esa aventura de cine documental fue una de las experiencias más gratificantes. Freddy queda en mi memoria como alguien valioso, bueno y generoso. 

 

  • Alfonso Gumucio Dagron es escritor y cineasta.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

17
2