En la mirada del monstruo / CARTELERA

domingo, 28 de febrero de 2021 · 00:00

Rebeca Paz

El cine, a través de sus posibilidades e imágenes, nos permite introducirnos al lugar incómodo que ocupa eso que tanto tememos. Nos revela lo que serían nuestros monstruos, nuestras inseguridades, nuestra fealdad, los impulsos incomprensibles que tenemos en momentos pasionales y de pérdida del sentido común. 

Muere Monstruo Muere – Alejandro Fadel, 2018 (Vimeo)

El primero de nuestros miedos, los monstruos, está presente de singular manera en la película de Alejandro Fadel, Muere Monstruo Muere, que nos invita a dar un viaje un tanto filosófico y espiritual por una trama fantástica y policial. En una zona rural en territorio argentino, cerca de nuestra cordillera de los Andes, empiezan a aparecer muertes atroces e inexplicables de mujeres –cuerpos mutilados hallados por sus parejas y seres queridos–. Será tarea del oficial Cruz resolver el horror de tan misteriosos crímenes. La película hace una reflexión muy profunda sobre el feminicidio. Con un cuidado extraordinario por la fotografía, el guión y la construcción de diálogos, Fadel nos muestra una gran metáfora: ese monstruo del que tanto escuchamos hablar se halla en un lugar más conflictivo del que pensamos. 

Lost Highway – David Lynch, 1997

Si queremos adentrarnos en el inconsciente de otro monstruo, podríamos apelar a Lost Highway, mítica película de David Lynch, quien nos cuenta la historia de una mente atormentada por una serie de eventos que parecen carecer de lógica. En el lenguaje críptico, propio del director, nos topamos con dos realidades paralelas de dos personajes diferentes enamorados de una misma persona, reencarnada en dos versiones (interpretadas ambas por Patricia Arquette). Son dos realidades que parecen retratar una mente poco racional y esquizofrénica. Una película policial, surrealista, que cuenta la historia de otro homicidio dando a lugar a una estética de lo pesadillesco y psicológico. 

Vertigo – Alfred Hitchcock, 1958

De una manera diferente, menos diabolizada, podemos adentrarnos en otro tipo de mirada en el clásico de suspenso de Alfred Hitchcock, Vertigo. También construida en paralelismos, retrata la historia de un hombre que se obsesiona con una extraña al estar presente en la muerte súbita de esta, y a quien cree reencarnada en otra mujer que conoce un tiempo después. Es una película que demuestra una gran maestría en la construcción de paralelismos retratando a un hombre anclado en un eterno retorno, haciéndonos reflexionar sobre el sentido mismo de la creación cinematográfica. 

Match Point – Woody Allen, 2005 (Prime Video)

Por último, podemos mencionar la difícil relación pasional y secreta que el protagonista de Match Point mantiene con la atractiva Scarlet Johansson. En esta película de Woody Allen, nos adentramos en el conflicto emocional y circunstancial que Chris encuentra al introducirse en la vida de una familia adinerada londinense, gracias a su compañero de tenis. La alta sociedad lo espera con los brazos abiertos, pero su suerte se ve en jaque al conocer a Nola, la novia americana y menos exitosa de su amigo. Una película que nos demuestra la verdadera locura que puede provocar el estatus social en las relaciones románticas e íntimas. 

 

  • Rebeca Paz Prada es artista visual, investigadora en arte contemporáneo y diseñadora boliviana, se cuestiona constantemente sobre los modos de ver y percibir la realidad hoy en día. Reside actualmente en París, con un amor intenso y discreto por la expresión cinematográfica.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

1
1