Especial / Día del cine boliviano

Nostalgias impagables

En la vieja sala, los cinéfilos disfrutaron de películas que en el circuito comercial no eran bien vistas. Pero, más que eso, era el trato, de amigos, familiar, como de librero de viejo. Una sensación tan inefable que no puede terminar de escribirse.
domingo, 21 de marzo de 2021 · 00:00

Jean Claude Eiffel

Escribo desde los recuerdos, sentado en una silla un poco dura, para tratar de revivir ciertas sensaciones que regresan en una noche repleta de lluvia.

Camino a buen paso por varios minutos, un día cualquiera, al anochecer, desde casa hasta esa esquina tantas veces trajinada donde se cruzan las calles Indaburo y Pichincha. Llego al lugar por esta última luego de trepar las gradas desde la Pérez divisando, a lo lejos, los focos que iluminan la entrada de la Cinemateca Boliviana. Se augura una nueva sorpresa.

"Ruego que me toque una butaca cómoda" / Fotografía Bob Williams para Pixabay.

Llego acezando hasta la cabina que asemeja un corazón entre los dos brazos que arman las gradas y me encuentro con los enormes ojos, dulces, de Norma. Qué decís, pibe, me saluda. Pregunto cómo está Pedro, que si ya comenzó la función, que espero verlos a la salida. Compro mi entrada (ruego que me toque una butaca cómoda) y el infaltable cuadernillo que atesoro entre mis libros de cine con las críticas de las películas del ciclo.

... me encuentro con los enormes ojos, dulces, de Norma. Qué decís, pibe, me saluda. Pregunto cómo está Pedro, que si ya comenzó la función, que espero verlos a la salida.

Una vez adentro, recupero el aire perdido en la caminata, y espero poder leer los subtítulos en paz a menos que a algún cabezón se le ocurra sentarse en la fila de adelante. Se apagan las luces, el sonido tan familiar de la proyectora llena la sala, y se abren las puertas del paradiso. Las imágenes ocupan la pantalla y la historia comienza. El título de la película no importa ahora. Lo verdaderamente importante es llenarse la cabeza y el corazón con historias, diálogos, encuadres, música, luz... Imposible perdérsela porque más tarde o varios días después, digiero la película, la discuto con los amigos, o, ávido, leo la crítica para encontrar coincidencias o discrepancias, no pocas veces pensando que había visto una película distinta.

La película de esta noche quizás es una de un ciclo temático, o de otro dedicado a recorrer la filmografía de un director, o de un ciclo que nos asoma a la cinematografía casi desconocida de uno de esos países que hace circular sus películas por la región, o, tal vez, de una de estreno sin interés comercial para un distribuidor pero que, para el experto ojo del querido Pedro Susz, podría llegar a ser un acontecimiento para los cinéfilos. 

El indispensable, Pedro Susz / Fotografía archivo Mario Espinoza.

La película de esta noche quizás es una de estreno sin interés comercial para un distribuidor pero que, para el experto ojo del querido Pedro Susz, podría llegar a ser un acontecimiento para los cinéfilos. 

No olvido que entre aquellos ciclos descubrí a varios directores que me emocionaron tanto que decidí seguir su trabajo año tras año; o morí de risa con la película de esos amigos cincuentones que se burlaban de todos; u otra en que, luego de la disputa de unos monos por un hueso, acababa dentro de una estación espacial; o una, inolvidable, de una noche en la ópera que me recuerda a mi abuela porque ella la había visto cuando era joven.

Acaba la función, se encienden las luces, me levanto con el dolor ocasionado por la dura butaca, pero feliz por esta nueva e impagable experiencia. Salgo al foyer de ese entrañable cine, pero, ahora sentado ante el teclado, siento un vacío que nunca podrá llenarse. ¿Qué hacés, piba?

 

  • Jean Claude Eiffel es egresado de ingeniería, dedicado al cine, la televisión y las letras. Melómano que a través de la radio ha difundido por años música de distintos países, que no llega a circuitos comerciales. Ha publicado dos poemarios.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos