Cine

Zack Snyder: el camino correcto

Entre muchas otras cosas, La Liga de la Justicia de Zack Snyder es el claro ejemplo del poder de las masas. A partir del hashtag #ReleasetheSnyderCut el universo DC logró renacer la cinta de cuatro horas de la que todos están hablando. ¿Por qué?
domingo, 28 de marzo de 2021 · 00:02

Diego Espinatto

HBO Max colapsó el día de su estreno. Pero antes hay una historia que precede, incluso, al estreno de la primera película en el año 2017.

Zack Snyder, director de famosos filmes como 300, Watchmen y El Hombre de Acero, entre otras, inició su trabajo en La Liga de la Justicia luego de presentar la polémica Batman vs. Superman, el amanecer de la Justicia en 2016.

La crítica desfavorable de la cinta hizo que Warner se propusiera darle un giro de tuerca a lo que sería su nueva saga de superhéroes. La casa productora buscaba una versión más amigable, colorida y graciosa; mucho más parecida a lo que presentaba su competencia directa, MARVEL. El conflicto con Snyder coincidió con la tragedia familiar que vivió director, lo que terminó por alejarlo del proyecto una vez concluida la filmación. Aunque desafortunado, el hecho le permitió a Warner lograr su objetivo y contactar con Joss Whedon, director de la saga de Los Avengers, para concluir la película. 

Zack Snyder en rodaje.

La casa productora buscaba una versión más amigable, colorida y graciosa; mucho más parecida a lo que presentaba su competencia directa, MARVEL.

Whedon decidió contar la historia general, volvió a grabar muchas escenas y se hizo cargo también de la posproducción, dando como resultado la película que llegó a salas en 2017. Sin embargo, la crítica se dividió en esta versión de la cinta y Warner decidió cortar y plantear nuevos horizontes para sus próximas películas de superhéroes. La situación también llevó a varios de sus actores protagónicos a tomar nuevos rumbos y poner en duda la continuidad de sus personajes. Ese fue, sin duda, un momento oscuro para los amantes y seguidores de DC.

Afortunadamente para Warner y los fanáticos de la saga, todo cambió el día en que un grupo de seguidores de Zack Snyder comenzó una batalla como nunca se había visto en internet. #ReleasetheSnyderCut (liberen el corte de Snyder, en español), fue la campaña a la que se sumaron incluso los propios actores de la película y que finalmente dio resultado en 2020 cuando Warner anunció que se liberaría el corte del director. La propuesta de la productora fue clara: no se lanzaría en formato para cines, sino más bien en su plataforma digital HBO Max. 70 millones de dólares para concluir el trabajo y una semana entera de grabaciones con el elenco dieron inicio a la campaña publicitaria que desde entonces estuvo en boca de todos y alimentó la curiosidad de los fanáticos. 

La Liga de la Justicia de Zack Snyder / Imagen vix.com

ReleasetheSnyderCut (liberen el corte de Snyder, en español), fue la campaña a la que se sumaron incluso los propios actores de la película y que finalmente dio resultados en 2020 cuando Warner anunció que se liberaría el corte del director.

A medida que se acercaba el día del estreno, todos teníamos la duda (y me incluyo) de si esta realmente sería una buena película o al menos sería algo más interesante que lo que vimos en 2017. Y sí, lo fue.

En este punto, si aún no la viste, considérate advertido sobre los posibles spoilers que puedan haber.

La película, en general, se siente mucho más estructurada, con arcos argumentales que inician y cierran de manera lógica. No tenemos personajes risibles ni de adorno cuya ausencia no cambia en nada el curso de la historia.

Desde el inicio sabemos que estamos ante algo distinto, con un enlace directo al final de Batman vs. Superman. Precisamente, la muerte de Superman será el hilo conductor de todos los elementos que se desarrollan a lo largo de la cinta. Es el deceso del superhéroe lo que provoca el despertar de las cajas madre (que en esta versión sí se entiende claramente qué son) y llama la atención del villano Steppenwolf, quien por cierto no busca las cajas por una extraña relación con el complejo de Edipo como se nos presentó en 2017, sino que tiene toda una motivación de redención con Darkseid. Así, busca estos artefactos con el objetivo de doblegar el planeta a la voluntad de este nuevo dios, despótico y tiránico. Este dios, a su vez, busca la dominación de todos los multiversos conocidos.

La película, en general, se siente mucho más estructurada, con arcos argumentales que inician y cierran de manera lógica. No tenemos personajes risibles ni de adorno cuya ausencia no cambia en nada el curso de la historia.

Con el control de las cajas madre, el villano y una serie de eventos consecuentes, Darkseid logrará controlar toda la existencia; es decir, estamos frente a un personaje con muchas más aristas y motivaciones, que a su vez se presentará con un equipo de personajes mucho más trabajados y con historias complejas. En la Liga de la Justicia de Snyder todo tiene una razón de ser y estar. Además de tener un papel fundamental en la derrota final del villano se nota una integración más clara del equipo de superhéroes. Por supuesto, esto también tiene que ver con la duración de la película (4 horas) que permite el desarrollo de las historias de cada personaje de manera pausada y clara. 

Batman se presenta como el líder del equipo con características claras de organización y motivación para todos los miembros; él, junto con la Mujer Maravilla, que será quien logre conectarse con su propia historia para conocer a los villanos y advertirnos de su existencia, protagonizan la cinta. Aquaman deberá luchar con sus propios demonios para comenzar un camino que lo llevará a aceptar quién es y cuáles son sus poderes; mientras que Flash, si bien no deja de ser el alivio cómico con su habilidad para retroceder el tiempo, tiene uno de los papeles más importantes en la resolución de la película. Finalmente, Cyborg, como prometió Snyder, se convierte literalmente en el alma de la película, siendo quizás uno de los enlaces más poderosos que encontrará la Liga para luchar contra el villano. 

Batman y la Mujer Maravilla son quienes guían la cinta de Snyder / Imagen de vix.com

Se trata claramente de una versión superior a la de 2017, aunque no deja de tener sus fallas. Superman, por ejemplo, comienza siendo la motivación de la Liga, pero como personaje queda suelto convirtiéndose en el “puño” del equipo: aparece en el último tercio para propinar una tremenda golpiza al villano y así lograr la victoria, dejando claro el poder casi divino del personaje. 

La película termina dejando muchas puertas abiertas, desde la aparición de un nuevo personaje, el Detective Marciano que busca unirse a la Liga; la revelación de la identidad de Batman a Deathstroke por parte de Lex Luthor; una nueva versión del futuro postapocalíptico de Batman que nos plantea la posibilidad de ver a  Superman como villano. Todas estas puertas, ahora mismo, están en la cancha de Warner para ver si algún día saldrán de allí nuevas películas. 

En suma, La Liga de la Justicia de Zack Snyder es una misión cumplida para el director quien dedicó esta cinta a su fallecida hija: un ciclo que merecía cerrar y una visión que necesitaba mostrar. Sus seguidores estamos agradecidos; ese era claramente el camino correcto.

  • Diego Espinatto es comunicador social, tiene una maestría en Diseño gráfico. Paceño orgulloso y apasionado por todo tipo de arte.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

30
4