Rascacielos. Segunda temporada

Lo que hacemos hoy con Rascacielos es hacer lo que en el periodismo pocas veces es posible: detenerse para continuar sin perder el norte.
domingo, 6 de junio de 2021 · 00:00

Rascacielos. Segunda temporada

Los trenes de las revoluciones

 

Los trenes de las revoluciones, sus frenos y sus giros, habrá que decir, junto con Cristina Rivera Garza a propósito de los tactos pandémicos. Porque lo que hacemos hoy con Rascacielos es hacer lo que en el periodismo pocas veces es posible: detenerse para continuar sin perder el norte.

A partir de este domingo, 6 de junio, trabajaremos durante algunos meses a puertas cerradas. Estaremos como hormiguitas en nuestro laboratorio, así como lo hicimos hace cuatro años cuando gestamos este proyecto, varios meses previos a su lanzamiento y quizás años en mi cabeza y en mi corazón. Volveremos con casa nueva, en nuestra propia página web, con este proyecto renovado, firme y claro. Esos son los cimientos antisísmicos que ostentamos con orgullo y con el apoyo de nuestros lectores. Así podremos recibir la tercera versión de nuestro Premio Nacional de Crónica, haciendo estrenito.

Esos son los cimientos antisísmicos que ostentamos con orgullo y con el apoyo de nuestros lectores. Así podremos recibir la tercera versión de nuestro Premio Nacional de Crónica, haciendo estrenito.

El camino a contramano

Venimos de una historia personal que hace casi 20 años bautizamos como Contramano (un programa de crónica televisiva), acorde a los aires juveniles empeñados en buscar el camino opuesto. Y resulta que ese camino a contracorriente no ha cambiado sino que es aún más certero. No sólo porque avanzamos a contramano de las exigencias de los medios, del propio periódico y quizás incluso del público, que demandan seguir las tendencias del consumo ligero y nosotras no. Pero sobre todo porque reivindicamos la solidez frente al vapor de estos tiempos nerviosos.

No hablo sólo del contenido central, sino de la forma. Rascacielos es una revista de periodismo narrativo y es escuela. Por eso nos planteamos construir por primera vez en Bolivia una revista de estas características, con la crónica como género piloto y con producción enteramente propia. Y eso no es poco en un contexto donde habitualmente se recurre a notas ajenas, se compran servicios de agencias internacionales, o se busca firmas de afuera por carencia interna. En Rascacielos apostamos por dar espacio a los cronistas bolivianos, por buscarlos, encontrarlos y formar nuevos. Pero además quisimos que escribieran los propios lectores, y ese es nuestro giro fundamental: compartir Rascacielos con la multiplicidad de voces ciudadanas antes que colocarnos en el lugar sobrevalorado del periodismo como voz autorizada o lugar de privilegio.

Colaboradores de Rascacielos en 2019.

En Rascacielos apostamos por dar espacio a los cronistas bolivianos, por buscarlos, encontrarlos y formar nuevos.

Y en ese camino aprendimos todos: desde los escritores/cronistas/colaboradores, que comprendieron que no se trataba de un suplemento dominical donde se envían y publican textos sin chistar, sino que esta es una revista que propone y cuida el contenido, y los textos son resultado de una planificación previa, por tanto éstos se encargan y se trabajan, se ajustan, se editan, van y vienen hasta lograr el resultado final. Ciertamente aprendimos también en el propio periódico y sus correctores, diseñadores, diagramadores, fotógrafos, técnicos, impresores; nosotras mismas, como editoras, aprendimos a templar el carácter frente a semejante desafío; y finalmente lo hicieron los propios lectores, cada vez más familiarizados con nuestro contenido, y afortunadamente cada vez más exigentes.

Pero Rascacielos es además forma, diseño gráfico, imagen, fotografía. Y en ese sentido también fuimos laboratorio para aquella práctica. Los estudiantes y colectivos de diseñadores gráficos son nuestro otro orgullo. Ellos tuvieron en sus manos el diseño de cada una de las 168 portadas que sacamos hasta hoy, cada domingo, desde el 28 de enero de 2018. ¡Bravo por eso! de manera particular a los estudiantes de la Carrera de Diseño Gráfico de la Universidad Católica Boliviana.

Segunda temporada

Con el estallido de la pandemia dejamos de imprimir y quedó el contenido, ya no la forma, y esa es para nosotras una gran carencia. Por eso, durante todo este tiempo de pandemia, desde al año pasado, hemos construido un espacio visualmente atractivo que presentaremos en breve: nuestra propia página web. Pero además esperamos volver a imprimir nuestra revista con alguna periodicidad, y esa no es una locura sino una necesidad en un mercado diverso que guarda espacio para aquel contenido que se sostiene en el tiempo, que vale la pena disfrutar visualmente y que merece incluso ser coleccionable como Rascacielos lo fue en su versión impresa. Algunos medios nativos digitales de América Latina ya lo hicieron: imprimieron algunos números porque valía la pena, porque la materialidad como cualidad documental es importante, y finalmente porque -vaya paradoja- esta pandemia nos ha obligado a rematerializar aquellas cosas ignoradas por obvias, cuyo valor se aprecia hoy que ya no están.

Con el estallido de la pandemia dejamos de imprimir y quedó el contenido, ya no la forma, y esa es para nosotras una gran carencia. Por eso, durante todo este tiempo de pandemia, desde al año pasado, hemos construido un espacio visualmente atractivo que presentaremos en breve: nuestra propia página web.

Nosotras nacimos en papel pero con la idea siempre clara de que el soporte digital sería también el nuestro. Tres años y poco de un proyecto consolidado nos permiten esa transición. La locomotora sigue su ruta.

Portada de Rascacielos
Segunda temporada, 2021 / Diseño de Olivia Frade, Eddy Illanes, Joel Villarrubia, José Carlos Morales.

De modo que no estaremos de parranda sino trabajando para ustedes, con el compromiso y la calidad de siempre. Así esperaremos nuestro Premio Nacional de Crónica en casa propia. Los esperamos pronto en revistarascacielos.com

Un abrazo,

Cecilia Lanza Lobo

Directora de la revista Rascacielos

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

12
1