Apthapi en San Francisco

martes, 15 de octubre de 2013 · 12:28
Fue un éxito mi k’allu, los vecinos que estaban al inicio de la fila le dieron fin.  La receta es sencilla: picar cebolla estilo pluma, cortar el tomate en cuadrados, desmenuzar el quesillo, y mezclar con hojas de quirquiña; añadir sal y aceite. Llevar a la plaza y compartir con tus vecinos.
Si uno escribe de Cochabamba la comida tiene que estar presente en el relato y ésta no es la excepción, aunque el tema principal sea la plazuela San Francisco de Asis del barrio Colquiri Sud (Condebamba).
De Ojo de buey a San Francisco de Asis
En 2012 se estrenó la remodelación de una placita conocida como Ojo de buey por su forma en el mapa. Esta pequeña rotonda con sus sauces viejos fue objeto de la atención de varios dirigentes que querían hacer de ella el punto de recreación y reunión de los vecinos. Entonces se les ocurrió poner una imagen religiosa, un San Francisco de Asís, el único santo que ganó consenso entre moros y cristianos.
El maestro escultor Óscar López, quien fue el que realizó la réplica del monolito Bennett, que está ubicada en la plaza del estadio de La Paz, es vecino de este barrio cochabambino. El artista se ofreció gustoso a realizar la escultura y el padre Sergio Gamberoni, un religioso italiano muy dinámico, consiguió el dinero para la obra. Así, en octubre de 2012 el barrio estrenaba una linda escultura de 2.25 metros de San Francisco de Asis, el nombre oficial de la plaza desde entonces.
Es una linda escultura. El santo tiene una mirada piadosa. Sus brazos -donde se posan cuatro palomas- están elevados al cielo. En sus pies un lobo está junto a una oveja.
El milagro del santo
El santo necesitaba un regalo de sus feligreses. El padre Sergio sugirió realizar en ocasión de la fiesta de San Francisco  (4 de octubre) una comida comunal. Los dirigentes apoyaron la idea y se realizó por primera vez esta comunión colectiva.
El 6 de octubre asistí al segundo apthapi urbano y es para eso que preparé mi k’allu. Mi familia llevó además papahuaico, mote de haba y chuletas. De las seis calles que confluyen en la plaza venían familias trayendo sus fideosuchus, lagüa, pastel de pan, phisara de quinua, chanka de pollo y otra variedad de platos. Algunos curiosos sólo trajeron hambre pero todos eran bienvenidos.
La convivencia se inició con una bendición del padre Sergio.
Al subalcalde Ismael Huarachi le pregunté qué impresión tenía antes y después de  este almuerzo comunal. "La idea que tenía cuando me invitaron era que me iba a encontrar con lo usual: una especie de kermesse pero fue una sorpresa ver que se trataba de algo diferente, de convivir con la comunidad. Es una experiencia única, un ejemplo a seguir”.
Un barrio de ex mineros
Nada mejor que transcribir los discursos del presidente del barrio y del padre Sergio para entender esta linda iniciativa del barrio Colquiri,  que debe su nombre a que los lotes fueron adquiridos en la década del 50 por una cooperativa creada por los mineros de Colquiri.
Presidente de la OTB: "Es fácil asfaltar, colocar faroles para la iluminación; pero la tarea del verdadero vecino es que nos integremos. Tenemos un corazón que late y debemos mirarnos cara a cara, conocernos, protegernos pero sobre todo impulsarnos a crecer en la cultura del amor, en la cultura de la solidaridad”.
Padre Sergio: "Debíamos invitar al presidente Evo, pero no lo necesitamos. Nuestra fiesta comienza desde abajo, no es de autoridades, es de la gente que vivimos aquí. 
Tengo tres sueños. El primero es sencillo: que en los 15 barrios de nuestra parroquia haya con el tiempo 15 ollas comunes. Es natural y espontáneo en el campo pero en las ciudades estamos perdiendo esta belleza y sencillez de comer juntos .
El segundo deseo es que me gustaría que me inviten por los siguientes 10 años a comer con ustedes. Si así fuera, deseo que aquí, en medio de la plazuela, esté pura comida y alrededor, e incluso tapando las calles, más vecinos. Es cuestión de que año tras año, con calma, con sol o con lluvia, trasmitamos esta sensibilidad.
El tercer deseo depende de ustedes. Es muy sencillo y verdadero: que hoy nadie se recoja a su casa sin haber conocido por lo menos a dos vecinos más. ¿Sino para qué sirve esta actividad?.
¡Qué bonita vecindad!

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindible para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Consultas


   

60
1

Comentarios

Otras Noticias