Cuando está a punto de llover los insectos no se aparean

Ante una caída en la presión del aire, que es una señal de lluvia inminente, los insectos modifican sus hábitos de apareamiento.
martes, 15 de octubre de 2013 · 14:46
 ABC
Madrid
 
Desde la antigüedad, los seres humanos se han interesado por el clima y han utilizado diferentes estrategias para predecir la llegada de una tormenta. Algunas de estas señales son pájaros que vuelan a poca altura o que las vacas se acuesten. Algunas personas incluso dicen sentir un dolor en los huesos. Éstos y otros indicios similares son muy comentados, pero nunca se han probado científicamente.
Sin embargo, sí existe un comportamiento animal que, si supiéramos identificar en la naturaleza, podría revelarnos que va a cambiar el tiempo. Investigadores de la Universidad de San Pablo y de la Western Ontario creen que los insectos modifican sus hábitos de apareamiento en respuesta a una caída en la presión del aire, que en la mayoría de los casos es una señal de lluvia inminente. Es la primera vez que los científicos se percatan de este sutil cambio.
El estudio experimental incluyó tres especies diferentes de insectos pertenecientes a órdenes muy distintas, y se comparó su comportamiento de apareamiento en condiciones de presión del aire bajas, estables o en aumento. Con un olfatómetro, un instrumento utilizado para evaluar la capacidad de respuesta del insecto a los olores, el grupo expuso a machos de vaquita de San Antonio (Diabrotica speciosa) a extractos de feromona femenina. Ante la caída de la presión del aire, estos pequeños escarabajos mostraban menos movimiento e interés en las hembras que cuando la presión atmosférica era estable o en aumento.
Rápido, que llueve
El grupo también observó que al entrar en contacto con las hembras, los machos no ponían demasiado esfuerzo en el cortejo y el apareamiento se producía más rápidamente si descendía la presión atmosférica, un comportamiento que podría explicarse por una sensación de muerte inminente. Para Mauricio Bento, de la Universidad de San Pablo, la pérdida de interés en el apareamiento durante las horas antes de la tormenta es una adaptación que "reduce la probabilidad de lesiones y muerte de los insectos, lo cual tiene sentido si se considera que los fuertes vientos y lluvias torrenciales amenazan su vida”.
Menos llamadas de amor
Los investigadores también pusieron a prueba en diferentes condiciones atmosféricas el número de veces que las hembras de una polilla común (Pseudaletia unipuncta) y de áfidos de la patata (Macrosiphum euphorbiae) hacían sus llamadas de apareamiento. Los resultados fueron similares: las llamadas, y por lo tanto también el apareamiento, se vieron afectados de manera significativa por los cambios en la presión del aire. Los investigadores creen que todos los insectos están adaptados para responder a la amenaza del mal tiempo.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias