“¡Amor, estoy embarazada!”

Cecilia (Lola) Gimenez, vocalista de Dr. Jet, recuerda el viaje que realizó a Miami para esperar la llegada de su hijo junto a su mamá. El tiempo que pasó lejos de su esposo hizo que su relación se viera fortalecida.
martes, 22 de octubre de 2013 · 11:13
Con la frase que titula este relato empezamos a planear el mejor viaje de mi vida, lleno de emociones, sorpresas, sacrificios y sobre todo muchas bendiciones.
En febrero de 2012, después de muchas tocadas de despedida en carnaval y una panza de seis meses de embarazo, nos tomamos un descanso de Dr. Jet.
Partimos hacia Miami el 26 de febrero con las cosas bien planeadas. Era un plan a largo plazo, ya que me quedé en Estados Unidos por más o menos seis meses. Las mujeres me entenderán cuando digo que cuando eres madre primeriza y estás en la última etapa del embarazo, lo único que quieres es a tu mamá al lado; ¡y yo no fui la excepción!
Mis padres y hermano viven allá desde hace más de 15 años y era muy importante poder compartir este momento como familia y aprovechar de pasar la mayor cantidad de tiempo posible juntos, pues, después de todo, yo vivo en Bolivia desde hace 13 años.
Mi esposo Nemo no pudo quedarse para acompañarnos, porque si no, ¿cómo pagaríamos las cuentas? Estamos acostumbrados a pasar todo el día juntos; vivimos, dormimos, comemos y trabajamos juntos, así que fue un sacrificio tener que estar separados por tanto tiempo. Pero como sabíamos que era lo mejor para todos, decidimos seguir adelante con el plan.
¡Más bien estamos rodeados de tecnología que hace que nos sintamos más cerca todo el tiempo! Fueron seis meses de skypear todos los días, compartir videos de los movimientos del bebe y fotos de todo; el extrañarnos tanto fortaleció aún más nuestra relación.
Todo me recordaba la época en la que vivía en Miami; la playa, la piscina, el calor y los mosquitos. Poco a poco se acercaba el verano y con él, la llegada de mi nene. El tiempo pasaba rápido.
Mi mamá y una amiga muy cercana  a la familia: Madela, organizaron el baby shower. Decidimos desde muy temprano que los colores serían verde y café; y el tema del shower fue La Jungla.
Organizaron todo a la perfección, la torta, la decoración, las invitaciones; hasta las botellitas de agua tenían una etiqueta personalizada. Crearon una jungla en el jardín, hasta jirafas construyeron.
Me sentí muy querida, no sólo por los regalos que le hicieron al nene, sino por todas las amigas que fueron, a las que no veía por tanto tiempo. Nos sacamos fotos, ya que una de las chicas tenía un mes más de embarazo; parecía que juntas íbamos a explotar.
Una triste noticia llegó, el fallecimiento de la abuelita de Nemo. Me dio muchísima pena no estar a su lado para apoyarlo. Más bien, él estaba rodeado de sus nenas y toda la familia.
A los dos meses, Nemo, con mis papás como cómplices, organizaron un viaje sorpresa. Lo recuerdo demasiado bien. Regresábamos de la tienda de registros de regalos para el baby shower y mientras pasábamos por la caseta de seguridad, por detrás nuestro llegó en el auto de mi papá.
Ni cuenta me di porque, como toda embarazada en su último trimestre, sólo quería hacer pis. Así que entre sin notarlo, salí del auto con cuidado y al caminar hacia la puerta de la casa mi papá me saludó y cuando di vuelta lo vi. No podía creerlo, ¡qué felicidad y qué hermosa sorpresa! Él vino corriendo y me dio un beso y nos abrazamos; luego le dije: "Que lindo verte amor, tengo que ir al baño”.
Compartimos unos días, y de vuelta a la realidad, Nemo regresó a La Paz.
A un mes del nacimiento del nene, forme parte del 25 aniversario de Bolivia Mágica – Ballet Folklórico al cantar algunas canciones. Poder festejar esta fecha tan importante con toda la comunidad boliviana fue súper lindo, porque antes formé parte del ballet por siete años como bailarina.
 Poco a poco la panza crecía más  y se hacía más difícil caminar, y más fácil comer. Con la familia aprovechamos para compartir charlas, chismes, canciones, películas, compras, de todo. Hacía mucho que no teníamos tanto tiempo para hacer vida juntos y disfrutar las cosas simples, para cocinar, para caminar o para pasear.
Después de varias citas médicas y visitas al hospital, se acercaba el día D. Nemo llegó algunos días antes de la fecha; no había seguridad porque queríamos que el parto fuera normal.
Finalmente el 31 de mayo, con Nemo ya en Miami, se rompió la fuente y empezó la travesía del nacimiento del nene. No profundizaré demasiado, pero 28 horas más tarde y tras una cesárea de emergencia nació mi nene Romeo Francisco Rivero Giménez. Llegó a nosotros un 1 de junio, junto a todas las cuentas por pagar.
Los primeros días fueron difíciles; todo era nuevo e íbamos aprendiendo a tener al nene en casa y él a su vez descubría el mundo.
Después de 10 días, Nemo regresó solo a La Paz, pues con el nene tan chiquito no queríamos viajar.
Fue un mes y medio de mucho aprendizaje, noches sin dormir, sonrisas, cólicos, leche, pañales, visitas al médico y visitas en casa a conocer al nuevo miembro de la familia. En todo eso recibí la triste noticia de la muerte de mi gatita querida París.
Todo pasó rapidísimo, como si nada. De pronto estábamos empacando todo para regresar a La Paz, en este caso, con mi mami y el nene.
El vuelo de regreso a fines de julio fue largo, pero el nene se portó espectacular, no lo podíamos creer. Además era tanta la ansiedad de llegar a casa y empezar la rutina con el nene que ni lo sentimos.
Después de tanto tiempo de estar separados, la emoción de presentar al nene a toda la familia, a nuestras mascotas y amigos que nos esperaban con ansias, y el sólo hecho de estar en casa lo hicieron todo perfecto. 
El poder valorar todas estas relaciones y a la vez disfrutar de mis papis y hermano por tanto tiempo hicieron que éste sea definitivamente el mejor viaje de mi vida.

Mensaje de Raúl Garáfulic, Presidente del directorio de Página Siete

El coronavirus ha causado la peor crisis económica que me ha tocado vivir en casi 40 años de experiencia profesional y algunos expertos anticipan que la recuperación podría tomar un par de años.

La dramática caída de nuestros ingresos ha puesto en riesgo la estabilidad financiera de Página Siete.

Para salir de la crisis necesitamos reinventarnos hacia contenidos digitales y un paso en esa dirección es nuestra nueva aplicación PaginaSietePro, que está disponible en Apple Store y Google Play.

La aplicación contiene información en tiempo real, la versión completa del periódico impreso y próximamente, información y servicios exclusivos que no estarán disponibles en otras plataformas.

Tu suscripción a la aplicación nos permitirá seguir ejerciendo un periodismo de calidad, con la información completa y el análisis y contexto que nos caracteriza.

Medios de comunicación independientes y valientes son imprescindibles para la vida en libertad y democracia. Página Siete lo demostró en varios momentos difíciles que nos tocó vivir durante los últimos años.

Muchas gracias por tu apoyo.

Para suscribirte, descarga la aplicación de Apple Store o Google Play haciendo clic en uno de los siguientes botones:

Apple Store

Google Play

Preguntas Frecuentes


   

60
2

Comentarios

Otras Noticias