El hombre que se alimenta sólo de carne cruda y putrefacta

Derek Nance sufría una enfermedad que no le permitía comer. Su problema se solucionó cuando inició una dieta paleolítica.
martes, 22 de octubre de 2013 · 13:56
 ABC
Madrid

La historia de Derek Nance puede revolver el estómago a más de uno. Hace cinco años este treintañero de Kentucky pasó por una mala racha: sufría una enfermedad que dio al traste con su apetito y le llevaba a vomitar todo lo que comía. Según relata, el entonces electricista cambió su dieta: dejó de comer trigo y lácteos, probó con la comida mediterránea, eliminó el pescado y después intentó ser vegano, pero no había forma, seguía perdiendo peso.
Desesperado, intentó encontrar en internet la cura a todos los males y dio con un tipo que sufría síntomas muy parecidos. El hombre le recomendó que siguiera una dieta paleolítica, basada en la ingesta de carne cruda. Cinco años después, Derek hasta se lava los dientes con grasa animal y dice encontrarse bien de salud.
Durante la entrevista, el joven indica de dónde salió la dieta: "La empezó un dentista llamado Weston Price. En los años 30 estudió los beneficios para la salud de comer más comida cruda. Descubrió que las personas de las comunidades primitivas gozaban de una mejor salud que nosotros, así que pensé en darle una oportunidad”. La idea contrasta con el hecho de que la esperanza de vida no ha hecho más que aumentar; sin embargo, cansado de sus problemas estomacales, Derek sacrificó un par de cabras y se las comió. 
"El cambio fue así de simple”, explica. Al principio, tuvo diarreas porque, dice, "el sistema digestivo tiene que adaptarse. Después de la primera semana me sentía completamente bien y desde entonces no he dejado de comer carne cruda en ningún momento”.
Su plato preferido es el cordero y no está preocupado por el escorbuto. "La carne de los órganos de los animales contiene vitamina C. Lo que pasa con la vitamina C es que necesitas mucha si sigues una dieta alta en carbohidratos, pero si eres totalmente carnívoro, la carne de los animales tiene la suficiente. Por eso -apunta- como la carne de los órganos y el tejido conectivo y todo lo demás”.
Carne podrida
Derek también se alimenta -y esto sí que puede herir sensibilidades- de carne podrida. "Es pro-biótica. Gran parte de mis problemas de digestión estaban relacionados con la falta de enzimas. Mi cuerpo no produce las suficientes enzimas, por lo que no puede digerir alimentos con alto contenido de almidón. La bacteria pro-biótica que se encuentra en la carne podrida me ayuda a digerir la comida”.
Lo curioso es que tampoco se canse de comer siempre lo mismo. En este punto, Derek cuenta una anécdota: "Cuando llevaba unas tres semanas con esta dieta noté un fuerte sabor a sangre en mi garganta y de repente comencé a sufrir antojos de ese sabor. La carne cocinada ya no me atrae para nada. Sabe a quemada”. Ahora Derek es carnicero.

En tiempos de cuarentena y restricciones usted necesita estar bien informado. Por eso, Página Siete pone temporalmente a su disposición de forma gratuita, nuestra edición de papel en versión digital. Para verla haga clic aquí.

Este servicio, con contenidos especiales y enfoques propios de las principales noticias del día, será parte de la App que lanzaremos próximamente.
   

60
1

Comentarios

Otras Noticias