Las reservas subterráneas de agua abastecen a la gran parte de la población argentina, por lo cual es urgente que éstas se contabilicen para tomar medidas que eviten su desaparición y contaminación.

Argentina se abastece de acuíferos subterráneos, pero la población no lo sabe

Marcela Valente / Especial para la revista Miradas
viernes, 25 de octubre de 2013 · 16:00
La mitad de Argentina se abastece de acuíferos invisibles, que son cruciales en zonas áridas y semiáridas. Pero Tierramérica constató que nadie conoce estos recursos a ciencia cierta.
Más allá del acuífero Guaraní, sistema subterráneo de agua dulce que comparten Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, poco se sabe de estos recursos.
El Guaraní se hizo notorio por un plan de monitoreo del Fondo para el Medio Ambiente Mundial, "pero en Argentina hay otros acuíferos que se explotan mucho más”, aseguró a Tierramérica la doctora en geología Ofelia Tujchneider, de la Universidad Nacional del Litoral.
Por cantidad y calidad de sus aguas, el más importante es el Puelches, que se extiende debajo de una parte de la provincia de Buenos Aires, en el este del país, Córdoba, en el centro, y Santa Fe, en el noreste.
En el este del país están los acuíferos Ituzaingó, Salto y Salto Chico. Y en la provincia de Neuquén, en el oeste de la austral Patagonia, depósitos subterráneos abastecen la explotación de hidrocarburos y la minería, dijo el hidrogeólogo Mario Hernández, de la Universidad Nacional de La Plata.
En la provincia de Santa Cruz también hay acuíferos. Y en el noroeste, región árida y de escasas lluvias, esos depósitos subterráneos se recargan con agua de los ríos.
Las provincias occidentales de Mendoza y San Juan se abastecen, en primer lugar, de reservas subterráneas. Allí sí se conocen y se cuidan los acuíferos, sometiéndolos a controles periódicos, porque la producción vitivinícola local depende de sus aguas.
Según el hidrogeólogo Mario Hernández, de la Universidad de La Plata, la mitad del país se abastece de acuíferos, que aportan riego para cereales, oleaginosas y arrozales y abastecen la actividad industrial, la minera y buena parte del consumo hogareño.
Los acuíferos están "más protegidos de la contaminación que las aguas superficiales”, pero "son más frágiles y, una vez que se contaminan, son mucho más difíciles de sanear que los ríos”.
"Falta conocimiento... No se los valora ni se enseña sobre ellos en la escuela. Los niños creen que la historia del agua comienza en el grifo”, apuntó.
El Plan Nacional Federal de Aguas Subterráneas se propone terminar con esta invisibilidad, dijo su coordinador, Jorge Santa Cruz, que condujo los estudios sobre el acuífero Guaraní. El primer paso son talleres de diagnóstico en las provincias, dice.
Los objetivos del Plan, que depende de la Subsecretaría de Recursos Hídricos, incluyen una base de datos hidrogeológica para revalorizar los acuíferos como sitios de reserva de un recurso "conocido, predecible y confiable”, aunque no se vea.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias