LA ESTANTERÍA DE...María Luisa Soux

Historiadora y docente universitaria. Ha escrito, entre otros libros, El complejo proceso hacia la independencia de Charcas, La Paz en su ausencia y La coca liberal.
viernes, 04 de octubre de 2013 · 09:32

Mi afición por los libros ha ido cambiando en el tiempo. Hace años, uno de mis libros favoritos era Tradiciones peruanas de Ricardo Palma, un libro que me transportaba a las historias y sentires del pasado; se puede leer fácilmente y es un placer hacerlo. Otro libro que me encantó  fue Estado boliviano y ayllu andino de Tristan Platt. Me mostró la otra historia de Bolivia, no una historia de víctimas sino de personas llenas de estrategias para vivir en comunidad. Desde la literatura me ha gustado mucho el libro Las trampas de la fe de Octavio Paz, una magnífica biografía de Sor Juana Inés de la Cruz. Finalmente, puedo recordar con nostalgia y alegría la lectura del libro de poesías Amancayas de Octavio Campero Echazú, sobre todo esa su poesía Porque van diez años…. Prefiero los cuentos a las novelas, aunque si tomo alguna interesante, puedo leerla hasta las seis de la mañana.

 Considero que hay dos tipos de películas que me gustan. Las primeras son "las que terminan bien”; es bueno verlas para sentirse contenta y reencontrarse con la vida. De ese tipo de películas puedo recordar a Notting Hill, por ejemplo. Otro tipo de películas son las que me hacen llorar, abren esa otra parte de mi ser. De este tipo de películas recuerdo Cinema Paradiso y Todas las mañanas del mundo. Sin embargo, la película que veo de forma regular y me sigue emocionando cada vez que la veo es Vuelve Sebastiana de Jorge Ruiz; considero que esa película ha llenado mis sentimientos más profundos y ha marcado en gran parte mi vida.

   Para mí la mejor música es el canto de los pajaritos que escucho todas las mañanas desde mi dormitorio. Quizás es por eso que me siento tan cerca del canto gregoriano que cuando lo escucho puedo entender cómo el ser humano trató de acercarse a la divinidad a partir de la música. Me gusta también la música de Vivaldi , me impresionan sobre todo sus obras para violín, y Debussy por su capacidad para transportarnos a espacios imaginarios. Esta mi predilección por la música suave y sobre todo pura, no significa que no me emocione con algunas canciones de los Kjarkas o con esa hermosa morenada llamada  Idilio de amor  y con  Ojalá que llueva café  de Juan Luis Guerra.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias