Han enfrentado riesgos para sí mismos y para sus familias.

Los traductores afganos de la OTAN son considerados traidores en su país

El retiro de las tropas británicas y de otros países de Afganistán dejará a cientos de intérpretes y traductores expuestos a los ataques del talibán, que los acusa de “haber ayudado al enemigo”.
viernes, 04 de octubre de 2013 · 12:02
 María Elena Navas
Londres
Rafi es afgano, tiene 26 años y hasta hace poco era considerado una persona "importante”: estaba luchando por la liberación de su país, dice, trabajando como intérprete para el Ejército británico en Afganistán. Pero en 2011, después de quedar gravemente herido tras la explosión de una bomba en una carretera, se vio forzado a renunciar a su empleo y se convirtió, a los ojos de muchos en su país, en un traidor por "haber ayudado al enemigo”.
Rafi esperó 17 meses para que el Ministerio del Interior británico decidiera rechazar su solicitud de asilo sobre la base de que no creían que era afgano porque hablaba inglés de forma fluida. Fue hasta después de una campaña en su nombre cuando el Gobierno le otorgó asilo.
Con el retiro de las fuerzas británicas y de otros países de la OTAN de Afganistán, que se espera para fines de 2014, cientos de traductores e intérpretes que trabajaron con éstas son ahora considerados traidores por el talibán.
Reino Unido anunció este año un paquete de reubicación para unos 600 afganos, varios de ellos intérpretes, que trabajaron directamente con las fuerzas del país en Afganistán. Pero sólo podrán aplicar aquellos que estuvieron empleados hasta el 19 de diciembre de 2012 durante 12 meses o más.
En España, la situación de los intérpretes y traductores que trabajaron para las fuerzas de ese país es aún más incierta. Las tropas españolas estacionadas en la provincia de Badghis, en el noroeste del Afganistán, están volviendo a su hogar, pero los 40 traductores que trabajaban con ellos en esta región deberán permanecer allí temiendo por sus vidas.
Según la periodista Mónica Bernabé, corresponsal en Kabul del diario español El Mundo,  el Ministerio de Defensa español anunció en semanas pasadas un programa de acogida para los empleados afganos, que incluía compensación económica, reubicación en España, reubicación en su lugar de origen o ayuda para buscar otro trabajo en Herat. 
"Pero cuando investigamos, nadie parece conocer ese programa de acogida, no hay ningún papel ni pruebas de la existencia de ese programa y los traductores no han recibido ningún dato al respecto”, continúa.
Tanto en España como en Reino Unido se están llevando a cabo campañas para que los respectivos ministerios de Defensa les ofrezcan paquetes de reubicación más generosos. Varios altos exoficiales militares británicos se han unido a la campaña.
El mayor James Driscoll indica que los intérpretes "han enfrentado riesgos enormes para sí mismos y para sus familias” al ayudar a las tropas británicas. Y el general Francis Richard Dannatt, exjefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, declaró que "las fuerzas británicas no hubieran sido capaces de realizar su trabajo de forma efectiva sin la ayuda invaluable de los traductores”.
"Cada caso debe analizarse individualmente, pero debe haber una disposición a otorgarles la residencia en Reino Unido o en un tercer país que esté dispuesto a hacerlo”, afirmó. (BBC Mundo)

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias