Cigarrillo electrónico, ¿eficaz o peligroso?

Muchas personas han sustituido el tabaco por los cigarrillos electrónicos. Sin embargo, los especialistas los desaconsejan ante la falta de evidencias científicas sobre su eficacia y seguridad.
sábado, 16 de noviembre de 2013 · 18:30
Purificación León
 
Han cambiado el humo por vapor y el fuego por un pequeño punto de luz. Los cigarrillos electrónicos funcionan con una batería eléctrica que hace que el líquido contenido en un cartucho se transforme en vapor, lo que imita la apariencia del humo.
"Los cigarrillos electrónicos son dispositivos cuya función es vaporizar y suministrar a los pulmones del usuario una mezcla compuesta por nicotina, glicol de propileno y otros químicos, aunque algunos productos indican que no tienen nicotina”, expresa la Organización Mundial de la Salud (OMS).
"Los fabricantes señalan que los cartuchos suelen contener entre 6 y 24 miligramos de nicotina, pero en algunas ocasiones pueden contener más de 100 miligramos”, subraya esta entidad, que apunta que la nicotina, en grandes cantidades, puede llegar a ser letal.
Asimismo, la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica asegura que el cigarrillo electrónico contiene algunas sustancias idénticas a las que lleva el cigarrillo convencional y señala que, por lo tanto, "también pueden ser cancerígenos".
"Debido a la ausencia de datos específicos, se desconocen los efectos del ‘e-cigarrillo’ a largo plazo, pero posiblemente sean potencialmente adversos y merecedores, sin lugar a dudas, de una profunda investigación”, sostiene Segismundo Solano, neumólogo y coordinador del Área de Tabaquismo de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica.
De igual modo, la Organización Mundial de la Salud destaca que la seguridad de estos dispositivos "no ha sido demostrada científicamente”. La OMS afirma que los riesgos potenciales que los cigarrillos electrónicos plantean para la salud de los usuarios "todavía no se han determinado". 
Además, "las pruebas científicas indican que la cantidad de nicotina y de otras sustancias químicas que estos productos liberan puede variar mucho entre unos y otros. Pero los consumidores no tienen un modo de descubrir qué libera exactamente lo que han comprado”, advierte.
Riesgos
Según datos de la OMS, la mayoría de los cigarrillos electrónicos contiene grandes concentraciones de glicol de propileno, un conocido irritante cuando se inhala. "Los exámenes de algunos de esos productos también sugieren la presencia de otras sustancias químicas tóxicas, aparte de la nicotina”, asegura.
Esta organización indica que el uso de dichos productos –cuando contienen nicotina- puede representar un riesgo de intoxicación por ese mismo componente. De este modo, la OMS explica que la nicotina, "ya sea inhalada, ingerida o en contacto directo con la piel, puede ser particularmente peligrosa para la salud y la seguridad de ciertos segmentos de la población, como niños, jóvenes, embarazadas, madres en periodo de lactancia, personas mayores y pacientes con problemas de corazón".
Un estudio realizado en Reino Unido, Australia, Canadá y Estados Unidos y publicado en la revista "American Journal of Preventive Medicine” determina que son los jóvenes quienes más utilizan los cigarrillos electrónicos.
La prevalencia de uso de los "e-cigarrillos" fue más elevada entre los jóvenes, los fumadores que no fuman a diario, con una renta más alta y que percibían este tipo de cigarrillos como menos dañino que los tradicionales.
Sin pruebas científicas
Atendiendo a los datos facilitados por la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica tras un estudio al respecto, ofrecía los datos de que  el 79,8% de los participantes  afirmó que utilizaba el cigarrillo electrónico porque lo consideraba menos perjudicial que los  convencionales.
 El 75,4% manifestó que empleaba el "e-cigarrillo" con el objetivo de reducir el consumo de tabaco y el 85,1% indicó que lo usaba para abandonar el hábito de fumar.
Sin embargo, la OMS destaca que la eficacia de estos dispositivos para ayudar a la gente a dejar de fumar no ha sido demostrada científicamente.
La OMS explica que estos cigarrillos electrónicos "están preparados para suministrar nicotina directamente a los pulmones" y señala que "ninguno de los métodos aprobados y regulados para dejar de fumar, como los chicles o los parches de nicotina, suministran nicotina a los pulmones". 
Además, según indica esta entidad,  el mecanismo biológico mediante el que se podría lograr dejar de fumar suministrando nicotina a los pulmones es todavía desconocido, así como sus efectos. Del mismo modo, subraya que "podría ser peligroso”.
Por todo ello, la OMS indica que, hasta que un determinado dispositivo sea considerado seguro, efectivo y de calidad aceptable por un organismo regulador competente, "los consumidores deben ser advertidos encarecidamente de no usar estos productos” (EFE Reportajes). 

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias