En Titán, la luna de Saturno, no llueve agua sino hidrocarburos

La Tierra y Titán son los únicos mundos conocidos donde cae líquido sobre una superficie sólida. En el satélite hay ríos y océanos de metano.
viernes, 22 de noviembre de 2013 · 23:03
 BBC Mundo

Un análisis concluye que algunos lugares de Titán, la luna de Saturno, experimentan lluvia una vez cada mil años como promedio. Sólo que la lluvia no es de agua, sino de metano. Los cálculos se basan en las investigaciones de la sonda Cassini respecto a las lluvias torrenciales que tuvieron lugar en 2004 y 2010.
Viento y lluvia esculpen la superficie del satélite, produciendo canales, ríos, lagos, dunas y líneas costeras. Pero aquí, los hidrocarburos líquidos reemplazan al agua. Y en Titán, donde la temperatura de la superficie se mantiene en un promedio de 179 grados Celsius bajo cero, llueve metano.
"Pasan cientos de años entre lluvia y lluvia, pero cuando éstas tienen lugar, caen decenas de centímetros, incluso metros, de líquido,” dice el doctor Ralph Lorenz, del Laboratorio de Física Aplicada John Hopkins (Jhuapl, por sus siglas en inglés).
"Esto condice con las profundas incisiones de los canales que vemos. La existencia de estos canales ha sido comprobada tanto por la sonda Cassini como por la sonda Huygens, que se sumergieron en la espesa atmósfera de Titán, en 2005”, afirma.
Cuando llueve...
En 2004 y 2010, en diferentes lugares de Titán, la sonda Cassini observó un oscurecimiento de la superficie lunar asociado con actividad de nubes, hechos que los científicos interpretan como lluvia. La doctora Elizabeth Turtle, también de Jhuapl, hizo un análisis de las tormentas del otoño de 2010 observadas en la Región Concordia, cerca del ecuador de Titán.
"Pasada esta tormenta, pudimos ver significativos cambios en la superficie. Un mes después, encontramos esta enorme franja oscurecida de más de 2.000 kilómetros de largo, cubriendo un área de unos 500 mil kilómetros cuadrados”, explicó.
El análisis de la lluvia que hizo Ralph Lorenz representa un promedio global, pero el ciclo de la estaciones de Titán concentra la lluvia en el verano polar.
Hipotéticamente, afirma Lorenz, si un observador se estacionara en uno de los polos de Titán durante 96 días terrestres (equivalentes a seis días en Titán), tendría un 50% de posibilidades de ser mojado por la lluvia y podría observar cinco tormentas.
El equipo de la doctora Turtle ha continuado controlando Titán, pero ha visto muy pocas nubes desde los sucesos de 2010. Un lapso similar pasó entre las tormentas de 2004 y podría ser el resultado de la desaparición del metano de la atmósfera. "Eso debe haber pasado aquí; esto vació la atmósfera significativamente y le toma algún tiempo volver a la situación original”, sostuvo.
Mientras en Titán se puede  apreciar muchos aspectos del clima de la Tierra, una diferencia reside en que este satélite es demasiado pequeño para el tipo de actividad que produce ciclones y huracanes en nuestro planeta. (Paul Rincon)

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias