La construcción de un monstruo

Verónica Salles Reese analiza al conquistador Lope de Aguirre quien ha entrado a la historia como un “monstruo”, ello debido a que se rebeló contra el poder del Rey de España
jueves, 12 de diciembre de 2013 · 20:38
Gonzalo Díaz Díaz de Oropeza
Lope de Aguirre fue un conquistador español que en 1561 fue sentenciado por la Corona española a ser descuartizado y decapitado; pero además los pedazos de su cuerpo debían ser repartidos por los confines del Virreinato del Perú  y su nombre no debía pronunciarse nunca más. Asimismo, sus campos debían sembrarse con sal, su casa tenía que ser totalmente destruida y sus hijos nunca debían contar con un trabajo honesto.
Lo extraño de este caso es que la sentencia se dictó un mes después de la muerte de Aguirre, lo cual llamó la atención de la investigadora Verónica Salles Reese, quien afirma que los excesivos castigos sobre un muerto estaban relacionados con la construcción de la monstruosidad por parte del poder.
Conquistador
Lope de Aguirre formó parte de la expedición que partió del Virreinato del Perú en septiembre de 1560 para conquistar el mítico reino de Eldorado bajo el mando de Pedro de Ursúa. La expedición estaba conformada por 600 indígenas, 300 españoles y 30 esclavos negros, además de la amante de Pedro de Ursúa, Inés de Atienza, y la hija de Aguirre, Elvira.
Las acciones de Lope de Aguirre se conocen a partir de numerosas fuentes como las 11 crónicas escritas por miembros de la expedición, cuyos autores en el fondo buscaban auto justificarse por no haber intervenido frente a los desmanes de Aguirre, pues "se estaban matando entre ellos”; las tres cartas que el díscolo conquistador envió al Rey Felipe II, en las cuales firmaba como "Yo, rebelde hasta la muerte”,   y los documentos que quedaron del proceso en su contra.
Estas fuentes, dice Salles, son un valioso material para teorizar acerca de cómo funciona el poder, pues muestran una cosmovisión política imperial, que construye la imagen de un conquistador malo, un monstruo, frente a la de un conquistador bueno.
Asesinatos selectivos
La hueste conquistadora partió y Aguirre tomó el mando, después de matar primero a Pedro de Ursúa y después a su sucesor, Fernando de Guzmán; tras estas muertes Aguirre se autoproclamó rey. Cuando la expedición llegó a la región de la ciudad actual de Barquisimeto, en Venezuela, Aguirre y sus leales estaban acorralados por los hombres del Rey y para evitar que su hija cayera en manos de ellos la mató.
Finalmente, el 27 de octubre de 1561 "el rebelde” cayó muerto por sus propios hombres. Entre los meses que había durado la expedición, Aguirre había matado o mandado matar selectivamente a 72 miembros del grupo.
 "Tenía la intención de llegar a Venezuela y desde allí emprender una rebelión en todo el continente para  usurpar todas las tierras del Rey de España y hacer su propio imperio”, dice Salles.
Por estas acciones de sedición la Corona española construyó la imagen de un monstruo, lo cual tiene sus antecedentes en la antigüedad clásica, pues por ejemplo en Grecia un monstruo era aquel que estaba fuera de la polis, de la civilización o de la ley.
Reproducir el poder
Aguirre, según Salles, se levantó contra el Rey, pero su intención no era sólo rebelarse, sino regresar y reconquistar el Perú para ser él, el soberano, lo cual puede verse como una recolonización.
La imagen que ahora se tiene de Aguirre obedece a  dos puntos de vista, aquel que lo condena por traidor y aquel más romántico que lo ve como un precursor de la independencia. Salles no está de acuerdo en que Aguirre sea considerado como un "precursor de la independencia”, porque se trataba de un asesino que mató a su hija, descuartizó a sus amigos y además era un traidor. "No me parece una buena idea construir una proto-independencia con un personaje que es tan moralmente cuestionable”, afirma.
Exceso de castigo
Verónica Salles también analizó el exceso en el castigo impartido a Aguirre, para lo cual se basó en la filosofía de Michel Foucault y su obra Vigilar y castigar. En ella, el autor postula que "el poder soberano siempre tiene que tener un exceso mayor que el crimen para poder mantener su poder”. Pero, la explicación de Foucault no era suficiente para Salles porque ésta sólo se refiere al castigo corporal y en el caso de Aguirre se fue más allá, ya que se lo condenó a la infamia.
Al indagar sobre aquello, Salles encontró que existían casos similares en el Medioevo español, los cuales se relacionaban con supuestos hechiceros que eran juzgados in absentia. Si los acusados eran hallados culpables y ya habían muerto, se los exhumaba, se los cortaba en pedacitos y se los quemaba y además se les allanaba las casas. Todo ello tenía que ver con la construcción de la monstruosidad, indica la investigadora.
Aguirre sufrió esos castigos porque el juez era consciente de que a semejantes crímenes tenían que darse mayores penas o castigos. "Tiene que haber un exceso de castigo porque si no el poder se queda corto”, dice Salles. Así, para mantener el poder, el castigo debe ir más allá de lo que correspondía por ser rebelde, pues a un rebelde sólo se lo mataba.
Estos excesos y crímenes no eran nuevos, pues décadas antes Bartolomé de las Casas había denunciado los horrores que se cometían en las Indias. La diferencia era que los conquistadores cometían barbaridades en nombre del Rey, en cambio los crímenes de Aguirre eran contra su Majestad.
En sus cartas Aguirre parecía querer decir: "Es por culpa tuya, tú Rey, ahí sentado disfrutando de todo y nosotros que estamos sufriendo aquí”, dice Salles.
En las obras del siglo XVI y XVII, por ejemplo en las de Cervantes o Calderón de la Barca, según Salles, se propone una noción de honor distinta a la noción de clase pues "hablan más de la construcción del honor por la acción, por la conducta”. Así, Aguirre vivió en una coyuntura en la cual se estaba cuestionando la idea de la nobleza por el nacimiento. "Se estaba entrando a una época distinta, a la modernidad”.
Películas
Aguirre era un hombre terrible que firmaba como "el traidor”, por lo cual se lo llamó "monstruo”, "tirano” o "rebelde”. Sin duda se trataba de uno de los personajes "más violentos y más crueles de la conquista”, por lo cual su imagen sirvió de inspiración, por ejemplo, para la filmación de dos películas muy importantes.
En el filme Aguirre, la ira de Dios (1972), protagonizado por Klaus Kinski, el director Werner Hertzog prefiguró a un Hitler en el siglo XVI, según Salles. "En realidad la idea que Hertzog tiene es Hitler; viendo a Aguirre se puede ver a Hitler, se puede ver a cualquier tirano, a cualquier mal gobernante que se apodera de la estructura política para realizar sus propios deseos e ir contra la ley”, afirma.
En la otra película llamada El Dorado (1988) de Carlos Saura, la locura y violencia de Lope de Aguirre se relacionan con el clima y la geografía del lugar. La amazonia,  el clima y la exuberancia vegetal habrían conformado un ambiente propicio para que se desatase la locura, por lo cual se muestra una expedición delirante, dice Salles.

En el caso de estas visiones de la historia de Aguirre, la investigadora afirma que las ideologías contemporáneas se apropian de un personaje histórico para "presentar, no problemas de la colonia, sino problemas actuales”. Así por ejemplo, el Cristóbal Colón del filme 1492 de Ridley Scott es un hombre auto construido, es casi el estadounidense moderno, que es un buen padre y un hombre con sueños; pero ese Colón, dice la especialista, no es el de los documentos.  En realidad, "cualquiera que trabaja la historia trabaja siempre desde el presente”, afirma.

Españoles pobres
Muchas de las expediciones que partían a territorios ignotos estaban formadas por españoles que en algunos casos no tenían que comer. A mediados del siglo XVI en el Virreinato del Perú, de más o menos 8.000 españoles sólo 500 tenían repartimientos y 1.000 algún trabajo o cargo. "El resto no tenían nada que hacer” y sembraban violencia, dice Salles; y una forma de deshacerse de ellos era mandarlos a las incursiones.
Aguirre nació alrededor de 1510 y llegó a América en 1530 más o menos y cuando partió junto a la expedición rondaba los 50 años. Antes había sido domador de caballos y tanto él como los otros eran gente que no tenía nada que perder.
No era como se piensa que los españoles llegaban al nuevo continente para "hacerse la América”, ya que en realidad sufrían una gran desgracia.
"Había una cantidad de pobres y miserables”, dice la historiadora.

Verónica Salles Reese
Verónica Salles Reese nació en La Paz y desde hace 44 años radica en Estados Unidos, donde es catedrática en la Universidad de Georgetown y dirige un programa de estudios latinoamericanos.
Su especialidad es la cultura colonial. "Se trata de un trabajo interdisciplinario que va entre la filosofía, la literatura, la historia y la antropología”, dice. Salles tiene una licenciatura en psicología clínica, una maestría en psicología y otra en literatura española, además de un doctorado en estudios hispánicos.
Ahora hace una monografía sobre las cartas de los jesuitas franceses de distintas partes del mundo, y cómo a través de éstas los jesuitas construyeron una comunidad intelectual, al unir espacios tan distantes como la Cochinchina y Moxos. Las cartas circulaban y construían una visión enciclopédica antes que los enciclopedistas franceses como Diderot, afirma.
Entre sus varios libros está su tesis doctoral que en Bolivia fue publicada como De Viracocha a la Virgen de Copacabana. Historia de la sacralidad en el lago Titicaca (2007). Su próximo libro próximo a publicarse titula De Potosí a Macao.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias