Médicos dicen que James Bond, el personaje, es un “borracho impotente”

Científicos británicos analizaron las novelas de Ian Fleming y concluyeron que el agente, por la elevada cantidad de alcohol que consume, sería un alcohólico con un alto riesgo de daño hepático.
miércoles, 18 de diciembre de 2013 · 21:46
 James Gallagher
Londres
"Vodka Martini, agitado, no revuelto”, es una de las frases conocidas del personaje James Bond. Pero el amor del agente 007 por la botella pudo haberle dejado impotente y a las puertas de la muerte. Ésta es la conclusión a la que llegaron médicos británicos que analizaron las novelas del personaje creado por Ian Fleming y se dieron cuenta de que Bond bebió el equivalente a una botella y media de vino al día.
Científicos de Derby y Nottingham se sentaron a leer en sus ratos libres las 14 entregas de este personaje. Con un libro de notas en la mano, llevaron un registro del consumo diario del espía.
Excluyendo los 36 días que Bond estuvo en prisión, en un hospital o en un centro de rehabilitación, el agente bebió 1.150 unidades de alcohol en 88 días. Se tomó unas 92 unidades a la semana, cerca de cinco martinis con vodka al día, cuatro veces la cantidad máxima recomendada en Reino Unido para los hombres.
El estudio publicado en la revista especializada British Medical Journal concluye que "si bien tomamos en consideración las presiones sociales para consumir alcohol cuando se trabaja con terroristas internacionales y jugadores de apuestas altas, recomendaríamos que Bond sea referido a más evaluaciones de su ingesta de alcohol”.
"No querrías que esta persona desactive una bomba nuclear”, le dice a la BBC Patrick Davies, asesor en cuidados intensivos pediátricos del hospital universitario de Nottingham. "Es una persona muy glamurosa, conquista a todas las mujeres y eso es totalmente incompatible con el estilo de vida de un alcohólico, que es lo que realmente es”.
El especialista agrega que Bond sería clasificado entre los peores bebedores, además de tener un alto riesgo de daños en el hígado, muerte prematura e impotencia.
Bond también tenía el hábito de "bebe y deja conducir” después de consumir 39 unidades en Casino Royale, para después estrellarse a alta velocidad durante una persecución que le dejó dos semanas hospitalizado.
Mayor borrachera
En su mayor borrachera, Bond toma 50 unidades en un día en la novela Desde Rusia con amor. Y sólo 13 días en todas las novelas estuvieron libres de alcohol.
Al analizar los hábitos de bebida del personaje James Bond en relación con su edad, los científicos determinaron que empieza a beber fuertemente en Casino Royale (1953) antes de empezar a poner su vida en orden de cara a Goldfinger (1959). No obstante, su ingesta se vuelve a disparar hasta alcanzar 132 unidades a la semana en Sólo se vive dos veces (1964).
Los expertos aclaran que, si bien se trata de un estudio superficial que no interfirió en sus trabajos diarios, plantea un importante mensaje sobre el alcohol.
Se estima que, cada año, el consumo excesivo de alcohol causa la muerte de 2,5 millones de personas al año.

"El nivel de funcionamiento que se muestra en los libros es incompatible con la funcionalidad física, mental y sexual de alguien que toma tanto alcohol”, dicen los médicos. (BBC Mundo)

 Con un libro de notas, llevaron un registro del consumo diario del espía.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias