Hacer una demarcación indígena es urgente en la Amazonia venezolana

Humberto Márquez/ Especial para la revista Miradas
miércoles, 4 de diciembre de 2013 · 21:53

Los indígenas del sur de Venezuela reclaman la demarcación de sus territorios, mayor atención del Estado para paliar sus carencias y protección ante la invasión fronteriza de mineros y grupos armados.

En todos los países de la cuenca amazónica hay un discurso ambientalista, pero todos tienen convenios con transnacionales para carreteras, minería o explotación forestal”, dice el indígena curripaco Gregorio Díaz Mirabal.
En este país "hay más de 50 normas que favorecen los derechos de los indígenas, pero se hace difícil cumplirlas, y las decisiones sobre nuestros asuntos se consultan con los indígenas que tienen cargos en el Gobierno”, añade Díaz Mirabal, coordinador de la Organización Regional de Pueblos Indígenas del Amazonas (ORPIA).
En el estado de Amazonas, de 184 mil kilómetros cuadrados, 54% de sus 180 mil habitantes son indígenas. La minería aquí está prohibida por ley desde 1989 y la mayor parte del territorio goza de alguna forma de protección ambiental.
La demarcación de los territorios indígenas que está establecida en la Constitución de 1999 debe llevarla a cabo una comisión encabezada por el Ministerio del Ambiente. Su último informe, de 2009, dio cuenta de la entrega de 40 títulos de propiedad colectiva a 73 comunidades de una decena de pueblos, con unas 15.000 personas. No se ha entregado ningún título a un pueblo entero, sino a ciertas comunidades, y ninguna de ellas está en Amazonas.
"Es un proceso complejo por la multietnicidad -varias etnias actúan sobre un mismo territorio-, y porque allí cabalgan mandatos legales sobre pueblos indígenas con normas sobre ambiente, seguridad, desarrollo y fronteras”, dice el curripaco César Sanguinetti, diputado por Amazonas del Partido Socialista Unido de Venezuela.
Testimonios recogidos por Tierramérica dan cuenta de decenas de explotaciones y de cientos de mineros trashumantes que deforestan trozos de selva, contaminan ríos con el mercurio para reducir el oro y explotan a la población local.
"Hemos encontrado a indígenas marcados con números en los brazos por mineros que los usan como propiedad, los hacen trabajar a cambio de casi nada: algo de comida, ron, unos machetes. Los emplean para llevar cargas, y a las mujeres para su servicio”, dice el activista yanomami Luis Shatiwe.
Los indígenas denuncian, además, que en sus territorios incursionan, acampan, se aprovisionan y hasta imponen su ley grupos de las insurgentes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
"Aquí han llegado los guerrilleros a decirnos que son revolucionarios y que luchan contra el imperio”, dice el chamán y dirigente del Consejo de Ancianos de Caño de Uña, José Carmona. "Pero nosotros somos gente de paz, no queremos armamento, sino vivir pacíficamente en los territorios que nos pertenecen”.

Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

60
1

Comentarios

Otras Noticias