Escritor fue obligado a rechazar el Nobel

En 1958 a Boris Pasternak se le otorgó el premio de Literatura, pero las autoridades soviéticas le obligaron a no aceptarlo.
jueves, 2 de enero de 2014 · 20:38
M. Arrizabalaga / Madrid
Boris Pasternak se quedó para siempre sin el premio de Literatura que le fue otorgado en 1958 "por su importante obra, tanto en poesía lírica contemporánea como en el campo de la gran tradición épica rusa”.
El autor de El doctor Zhivago, una obra prohibida en la Unión Soviética, aceptó el galardón con un sencillo telegrama: "Agradecido, conmovido, orgulloso, asombrado”. No indicaba si tenía pensado trasladarse a Estocolmo para recogerlo. A la mañana siguiente, el jefe del Departamento Cultural del Comité Central del Partido le exigió rechazar inmediatamente el premio, pero él se negó.
"Nada me hará rechazar el honor que se me ha otorgado, a un escritor moderno que vive en Rusia y, por tanto, un escritor soviético. Sin embargo estoy dispuesto a donar el dinero del Premio Nobel al Comité para la Protección de la Paz”, escribió a la Unión de Escritores a los que decía a renglón seguido: "No espero justicia de ustedes. Pueden matarme, enviarme al exilio, hacer lo que quieran, les perdono. Pero no se apresuren. Esto no les dará ni felicidad ni gloria. Y recuerden que, dentro de unos años, tendrían que rehabilitarme. No sería la primera vez que lo hacen”.
Su postura orgullosa e independiente ayudó a Pasternak a soportar todos los insultos, amenazas y anatemas lanzados por los medios de comunicación de masa, según relató su hijo Eugueni B. Pasternak en ABC en 2009.
Pravda le instaba a rechazar el Nobel tildándole de "contrarrevolucionario” y de carecer "de dignidad soviética”. "¡Una bala para la cabeza del traidor!”, gritó una famosa escritora en la reunión de la Unión de Escritores.
El 29 de octubre de 1958, en el pleno del Comité Central de la Liga de las Juventudes Comunistas, su líder, Vladimir Semichastni, atacó a Pasternak ante 14.000 personas, entre las que estaban Nikita Kruschev y demás líderes del Partido: "Si comparamos a Pasternak con un cerdo, un cerdo no haría lo que él ha hecho”, porque un cerdo "jamás caga allá donde come”. Kruschev aplaudió efusivamente, claro que fue él mismo quien había escrito aquellas palabras. Las noticias de aquel discurso llevaron a Pasternak al borde del suicidio.
Aguantó hasta que detuvieron a su amor, Olga Ivinskaya, a la que estuvo unido desde 1946 hasta su muerte. "Devuelvan a Ivinskaya su puesto de trabajo, he rechazado el premio” escribió al Comité Central del Partido tras enviar su dramática renuncia a Estocolmo. Su telegrama explicaba que "debido a la significación que se ha atribuido a ese premio en la sociedad a la que pertenezco” no le era posible aceptar el galardón al que renunciaba "voluntariamente”.
Su sacrificio no mejoró la situación. Dos días después era expulsado de la Unión de Escritores y se veía obligado a firmar unas cartas escritas por el partido a Pravda y a Kruschev para evitar el exilio.
"Qué clase de sucio crimen he cometido, ¿soy un asesino, un villano? Yo, que hice que todo el mundo llorase ante la belleza de mi patria”, escribió un año después en el poema titulado "El Premio Nobel” por el que volvió a tener problemas con las autoridades. El 30 de mayo de 1960 Pasternak fallecía a los 70 años sin haber podido recibir su Nobel.
Solo cinco años después, en 1965, uno de sus más críticos, el escritor Mijail Sholojov, recibió el Nobel de Literatura. El autor de El Don apacible,  aceptó con gratitud el premio y acudió a la ceremonia de entrega en Estocolmo.
El Kremlin se congratuló entonces del Nobel al autor de El Don apacible, escritor oficial del régimen y miembro del Partido Comunista. (ABC Madrid)

 

 


   

60
1

Comentarios

Otras Noticias