La lucha por más espacio en los aviones

Las compañías de bajo costo prácticamente no ganan nada con los billetes de avión, sino más bien con la venta de bocadillos y café instantáneo. Así que no regalan ningún espacio.
martes, 10 de junio de 2014 · 22:35
Jan Ahrenberg
 V iajar en avión barato y al mismo tiempo cómodo se parece cada vez más a una utopía, ahuyentada por un fantasma que se llama síndrome de la clase turista. A juzgar por las discusiones en internet, parece ser a estas alturas un milagro que un pasajero llegue vivo a su destino. El problema es el siguiente: el reducido espacio entre los asientos de las filas más baratas en el avión obliga a los pasajeros a adoptar una posición en el asiento que impide una buena circulación sanguínea.
Los pasajeros que optan por viajar de la manera más económica posible supuestamente corren el riesgo de sufrir coágulos que pueden causar trombosis o enfermedades aún más graves y mortales. Hasta aquí la discusión.
Pero una postura incómoda en el avión raras veces es causa de muerte, aunque no pocos pasajeros se sienten como sardinas en lata. Y también es incuestionable que las compañías aéreas cobren extra la comodidad, que se está convirtiendo cada vez más en un lujo.
"El diseño de la cabina de pasajeros lo determina básicamente el modelo comercial de cada aerolínea individual”, dice el experto alemán Ralf God, de la Universidad Tecnológica de Hamburgo. Las compañías de bajo costo, que hoy en día prácticamente no ganan nada con los billetes de avión, sino más bien con la venta de bocadillos y café instantáneo, no regalan ningún espacio.
Las compañías aéreas están investigando desesperadamente métodos para poner más asientos en sus aviones con el objetivo de bajar los costes y, sobre todo, las emisiones de CO2 y también han puesto la mira en el peso de los propios asientos.
"Por ejemplo, en la cabina de Lufthansa se usan modelos que básicamente no son más que estructuras metálicas revestidas de tela. Casi se parecen a sillas de jardín”, afirma God, quien asegura que esto no va en detrimento de la comodidad.
La ventaja para la compañía es que pesan 3,8 kilos menos que los modelos antiguos. Si sumamos los 120 asientos de la clase turista de un Airbus A320, se ahorra un peso de casi media tonelada.
Según Klaus Gorny, portavoz de Lufthansa, la reducción del peso permite ahorrar por cada avión 43 toneladas de jet fuel al año.
Gorny cree que hay un amplio margen de maniobra para reducir aún más el peso en la cabina de pasajeros y lograr así que la aviación sea más rentable y también menos contaminante.
 Generalmente, los aviones que se usan son del tipo Boeing 737 o Airbus A320. Ambos modelos tienen un solo pasillo en el centro. A cada uno de sus lados se encuentran tres asientos. Es cierto que el espacio normal entre los asientos, de casi 74 a 78 centímetros, no es generoso, pero es aceptable para vuelos de dos o tres horas de duración, opina el portavoz de Lufthansa.
El límite mínimamente aceptable son 71 centímetros. Quien busque más comodidad en vuelos cortos debería dar más importancia a la reserva del asiento que a la elección de la aerolínea, al menos cuando los precios son más o menos iguales, porque los asientos más solicitados, detrás de la pared de la cabina y delante de la salida de emergencia, que generalmente ofrecen un poco más de espacio para las piernas, se agotan rápidamente.
Sobre todo en los vuelos de largo recorrido vale la pena comparar los niveles de comodidad. Pero justamente en esos vuelos la competencia es mucho mayor, porque ¿a quién le gusta pasar seis, ocho o 10 horas apretado como una sardina en lata?
Aquí es todavía más importante hacer una comparación entre las compañías aéreas: el espacio entre los asientos suele fluctuar entre 79 y 81 centímetros. Pero hay excepciones: por ejemplo, Thai Airways, una de las mejores compañías aéreas del mundo, ofrece incluso en la clase turista un espacio más lujoso, de 83 a 86 centímetros, explica Wong.
También el ancho del asiento es muy importante para la comodidad: no sólo las personas más corpulentas sentirán al final del vuelo la ventaja de un asiento de 47 centímetros de ancho frente a los más estrechos de 43 centímetros.
Lo que irrita mucho es que algunas aerolíneas ya estén experimentando con un décimo asiento en una fila limitada a nueve asientos.
"Una cabina de pasajeros es uno de los espacios más caros del mundo, razón por la que se intenta aprovechar cada centímetro cuadrado”, explica René Dankwerth, vicepresidente del departamento de investigación y desarrollo del fabricante de asientos Recaro Aircraft Seating. "Cuando se trata del comodidad y la ergonomía, todavía hay un margen de maniobra”, agrega.
Por ejemplo, los brazos de los asientos modernos son más estrechos en la parte delantera que atrás y más estrechos en la parte de abajo que arriba, por lo que les dan a los pasajeros mayor libertad de movimiento.
¿Y habrá en el futuro más espacio en los aviones?
"Esto depende del desarrollo tecnológico”, sostiene Dankwerth. "Si en el futuro lejano se imponen en la aviación comercial los aviones supersónicos, habrá más bien menos espacio”.
No obstante, como esos aviones también pueden cubrir largos recorridos en poco tiempo, sería todavía aceptable, opina el experto del fabricante de asientos de avión. También es posible lo contrario: si se imponen aviones solares como el que acaba de presentar Airbus, los viajes en avión serán más lentos.
En tal caso, los tiempos de vuelo más largos aumentarían la presión sobre las aerolíneas para que mejoren la comodidad en la cabina de pasajeros. Ralf God, de la Universidad Tecnológica de Hamburgo, ha esbozado el siguiente escenario para el futuro cercano: "La gente va a ser cada vez más grande y más pesada, algo que también las compañías aéreas tendrán que tomar en cuenta en el futuro para el diseño de las cabinas”.

Sin embargo, God aclara que las aerolíneas, al igual que todas las empresas, se dejan guiar por los mercados. "Y esos mercados del futuro estarán en Asia: cuando se trata del espacio, los chinos y los japoneses seguramente aguantan todavía un poco más que los europeos”. (DPA)

La gente va a ser cada vez más grande y más pesada, algo que también las compañías aéreas tendrán que tomar en cuenta en el futuro para el diseño de las cabinas.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete.

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día.

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Valorar noticia

Comentarios

Otras Noticias