REPORTAJE

La e-bike llega a La Paz

Un eje central impulsor para la llanta delantera y una batería de litio-ion pueden convertir una bicicleta corriente en una bici eléctrica.
domingo, 23 de octubre de 2016 · 02:00
Raúl Zarate Valdivia *

Hace 32 años, en septiembre de 1984, llegó a La Paz la primera bicicleta montañera y ahora, en  agosto, arribó la primera bicicleta eléctrica  e-bike de larga distancia. 

Cuando charlo con casi todas las personas acerca del ciclismo urbano, la opinión general es que hay muchas subidas, y que es  difícil y cansador. Tienen toda la razón. Pero lo inexplicable es que, de acuerdo a las estadísticas, uno de cada tres hogares paceños  tiene una bicicleta guardada en algún lugar de la casa, sin uso, por las temidas cuestas y la falta de ciclovías en los barrios.  

El ciudadano urbano tiene esa intención subconsciente de  montar una bicicleta y divertirse, pero hay que buscar un parque o caminos periféricos donde haya poca circulación vehicular. Pocos son los que se animan y automotivan a agarrar ese manubrio y lanzarse.

Accesorios eléctricos

Pero acaba de salir al mercado un juego de accesorios para que su bicicleta pueda subir esas cuestas ayudándole en el pedaleo. Ese juego consiste en un nuevo eje central impulsor para la llanta delantera, una batería de litio-ion que se la coloca dentro del cuadro y los cables conectores que incluye un switch en el manubrio.  Toma aproximadamente una hora quitar la rueda original delantera y reemplazarla por la nueva, recalibrar los frenos e instalar los cables.

No hay necesidad de comprar una bici nueva ya que la suya, que tiene  frenos convencionales, o una de disco, es compatible con el sistema, de modo que la transformación de una bici corriente a una eléctrica es muy simple.

La experiencia de salir a pedalear en una e-bike es transformacional; no hay ruidos y lo interesante es que le incita a pedalear  más rápido  llegando a igualar a los ciclistas de élite por un buen trecho con el consiguiente costo de quemar cientos de calorías en un santiamén. 

Se puede partir en quinta para impulsarse y en menos de una cuadra  se ve la necesidad de subir a séptima para mantener la velocidad y no consumir la carga.

Hay que pedalear todo el tiempo y rápido para que la batería dure. El resultado: se llega más pronto, una pizca menos cansado de lo normal, pero igual se suda, que es lo que el ejercicio demanda en cualquier salida ciclística saludable.

La bicicleta eléctrica de hoy lo transporta a uno al siglo XXII, época en la que todo el transporte será eléctrico; de modo que este experimento es un paso hacia la sociedad del futuro.  

Cuando se inventó la primera bicicleta, la Draisine allá por el 1800, era de madera, sin pedales y se la impulsaba con los pies como un monopatín. Más tarde  se le añadieron pedales y después vino la cadena, que la haría más veloz. A partir de aquel momento, el hombre ya podía ir más lejos y más rápido que un caballo. Su sueño de poder autotransportarse se había cumplido. Ya para el siglo pasado el costo de la bicicleta se redujo considerablemente y se convirtió en el transporte ideal de la clase laboral. Sería interesante que este mismo fenómeno  sucediera aquí en nuestro tiempo.

Utilidad de la e-bike

La llegada de la bicicleta eléctrica añade pues una nueva dimensión al ejercicio y al ciclismo urbano. En muchas urbes modernas hoy en día es un transporte para envíos rápidos. Es muy probable que en un futuro cercano la legión creciente de personas simpatizantes de la protección ambiental, los que quieren hacer ejercicio continuamente, y nuevos oficinistas que ya no quieren gastar los energéticos, empiecen a utilizar la e-bike.   

Manejar una de éstas es una sensación emocionante, es la tecnología del futuro aplicada al vehículo más querido por el hombre.

Además:

Es un transporte muy económico y divertido a largo plazo.

Inicia a mucha gente a hacer ejercicio.

Es una actividad muy beneficiosa para la salud.

Nos hace prescindir del vehículo.

Este nuevo tipo de transporte personal permitirá que mucha gente nueva comparta la sensación de libertad, se inicie en el ciclismo y sienta como el ciclista clásico de competencia: montar la bicicleta siempre será la perfección del movimiento y la magia de la realización.

Ciclovías y ciclistas urbanos

Hace 15 años, en La Paz había una docena de ciclistas empedernidos que bajaban de la zona Sur hacia  Mallasa, Róo Abajo  o Palca, en busca de ejercicio y aventura. 

Hoy existen unos 500 ciclistas activos, algunos adscritos a clubs y grupos ciclísticos como los Huanca,  los Illimani Biking Bunch, Los Cafeteros, Los Andes, Team Tengen Toppa,  XBike Fuji Team, Las Huanquitas, B-Pulse, Team Sky Bolivia, Fideito Team, Team Delizia, Club Tenis, 24bike-Herbalife, Guaywa Team y Waliki Extreme y la Masa Crítica, un  nuevo grupo que se reúne con frecuencia pedaleando por los barrios y tratando de interesar a los vecinos a sacar sus bicicletas y comenzar a dar unas vueltas.  

Todos ellos quieren impulsar a que el municipio inicie pronto la apertura de por lo menos tres ciclovías barriales y que los fines de semana permita que los ciudadanos comiencen a usar sus bicicletas y gradualmente se abandonen los vehículos contaminantes. Todos queremos que el Día del Peatón y del Ciclista se repita cada domingo en la mañana.

* El autor es ciclista del Team Huanca.
 
 
 
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

117
3

Otras Noticias