El nido vacío

La forma más saludable en que los padres pueden amar a sus hijos es dejándolos ir.
domingo, 9 de octubre de 2016 · 00:00
Bitia Vargas  La Paz
 

E xiste una fase dentro del ciclo vital familiar denominada "nido vacío”. El hecho de que una familia esté pasando por esta etapa nos indica que como padres hemos cumplido nuestro rol: el de ayudar a nuestros hijos a construir su propio camino.

Tal como los pájaros cuando crecen, pueden volar solos y abandonan el nido para vivir de forma independiente, la fase del nido vacío nos explica lo mismo: nuestros hijos ya adultos, ya formados por nosotros, están listos para emprender vuelo, hacer sus propias vidas y formar sus propios hogares.

Si bien  gran parte de las familias bolivianas, culturalmente hablando, aglutinan a sus hijos en el hogar, muchas veces viviendo en la misma casa, ello no significa que sea positivo ni adecuado. 
La forma más saludable en que los padres pueden amar a sus hijos es dejándolos ir, porque esto significa que ellos han alcanzado la autonomía y madurez suficientes para poder conquistar sus vidas. 

Un hijo autónomo tiene más posibilidades de crear un hogar sostenible que uno que nunca se ha desligado de la familia. 

El hijo que nunca se ha desligado de sus padres no quiere dejar de ser "hijo”; es decir, no quiere tener ninguna responsabilidad. 

Tal como los hijos pequeños en su hogar, ellos dependen de sus padres, las madres les lavan las ropas, el padre les dice qué hacer. 

¿Cuando alguien no quiere tener responsabilidades  se puede esperar al cien por ciento que construya su propio hogar y aprenda a sobrellevar las dificultades y desafíos que esto conlleva?
Por esta razón, aunque esta fase nos genere dolor a los padres, es imprescindible su aparición en las familias con hijos ya adultos porque esto determina la sanidad en un hogar. 

Por otro lado, como las crisis nos exigen adaptación, esta fase nos exige replantear nuestra función como pareja. Puede suceder que una pareja llegue a desmoronarse durante esta crisis, porque lo único que la mantenía unida eran los hijos. 

Replantear nuestra vida, ya sea como parejas o como personas solas significa aprovechar la oportunidad para re iniciar aquellas cosas que hemos dejado pausadas por la crianza de nuestros hijos. Significa entender que el tiempo ha vuelto a ser un "regalo personal” que se traduce en la libertad para hacer aquello que durante mucho tiempo no hemos hecho. 

Con los hijos en casa, casi no alcanzaba el tiempo para quedarse a ver por horas nuestras películas favoritas o realizar un viaje por muy corto que sea con nuestros propios planes.  

Esta etapa nos invita a ampliar nuestras relaciones personales, reorganizar nuestro tiempo, que podemos invertirlo en el cuidado de la salud física y mental: dedicar algunas horas del día a hacer ejercicio y compartir con los amigos.

También nos invita a empezar por asumir un nuevo rol posible: ser abuelos, volver a ser padres sin las responsabilidades de crianza que ahora les pertenecen a nuestros hijos. Lo dicen algunos expertos: "Entre los abuelos y los nietos se crea una relación de complicidad basada en el afecto”.

Esta etapa en realidad es el premio a nuestro esfuerzo invertido durante muchos años a la crianza de nuestros hijos que hoy pueden valerse por sí mismos.

Los padres no deben pensar que los hijos se han ido para siempre, ni los hijos descuidar los lazos con sus padres. Es primordial fortalecer el afecto y el agradecimiento hacia aquellas personas que han dedicado su vida para que nosotros seamos hoy lo que somos.  

Una manera de ir fortaleciendo este lazo es estar pendientes de nuestros padres, visitarlos sin horarios para que esto no se torne obligatorio, llamarlos, pedir consejos, hacerlos sentir importantes, porque esto demostrará que el hogar de donde hemos salido sigue siendo para nosotros ese espacio de reconforte emocional donde siempre encontraremos calidez, comprensión y amor. 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

62
1

Otras Noticias