Ad Libitum

Placer oral

domingo, 13 de noviembre de 2016 · 00:00

Guery Zabala Gumucio

  
El sexo oral, o    felación, es la práctica sexual que consiste en la estimulación bucal del pene. Es importante, sin embargo, estimular el pene cuidadosamente, tomando en cuenta que es una parte del cuerpo muy sensible. Si la estimulación es  inadecuada, el hombre puede  perder el ritmo y, por consiguiente, el interés. 

 Estos tips son útiles para que ambos disfruten de esta variante del sexo.

Para muchas parejas el primer momento puede  resultar incómodo, o poco atractivo,  porque muchos hombres son muy torpes y buscan introducir todo el pene en la boca de su pareja, generándole malestar en vez de placer. Por ello es aconsejable, como en todo, dialogar antes de practicar. También es una buena sugerencia para mantener el respeto entre ambos; respetar el "no me gusta así”, para detenerse, o para en definitiva  buscar otras  alternativas.

Nada de movimientos bruscos y arrítmicos, pues podrías ocasionarle daño. Todos tus movimientos deben ir siempre en función de dos elementos: las sensaciones de tu pareja y la temperatura del encuentro, a medida que las cosas se ponen más calientes el ritmo aumentará.

Como requisito básico, existe una higiene genital diaria mínima. Si se lo vas a hacer a un desconocido, otro requisito será el uso de un preservativo. Si no te gusta el sabor de los preservativos, puedes acudir a la alternativa del sabor, que los hay de todo tipo. Si alguien  se niega a utilizarlo, piénsalo. Si has llegado demasiado lejos con él, ofrécele masturbarle y ya está. Y si tampoco lo desea, lo mejor es que desistas.

Algunas de las sugerencias que puedo dar inician con  masajear el perineo, que es el área que se encuentra entre el ano y los testículos. Con tu propia saliva o con lubricantes con base en agua. Esto es para   humedecer la zona y suavemente poder llevarlo hacia abajo con la lengua o los dedos.

Es importante que durante el sexo oral juegues con la lengua dando pequeños golpes en el glande y en pequeños círculos. No te centres solo en el pene, abarca siempre zonas como el perineo, los testículos y la ingle, que  están repletos de terminaciones nerviosas que permitirán que tu pareja sienta mayor placer.

Ofuscados por el placer, muchos hombres tienen la mala costumbre de querer introducir todo el pene a la boca de su pareja, por lo que será importante que lleves tú el control, agarrando el pene y controlando la proporción que puedas introducir a tu boca, ya que caso contrario  te provocará ganas de vomitar y en vez de convertirse en una práctica placentera, será algo para olvidar.

Un punto clave

La estimulación del glande resulta altamente placentera para ellos, porque esta  área contiene un importante número de terminaciones nerviosas, convirtiéndose en un punto de mucha sensibilidad y,  si es manipulado adecuadamente, puede conducir a tu chico a la cumbre del placer. 

Puedes aplicar algo de lubricante a base de agua en tus manos o saliva, lo cual te permita potenciar la suavidad y el placer, y toma firmemente el pene con una mano, mientras que con la otra   acaricias el glande en movimientos circulares muy suaves. Cada cierto tiempo cambia el sentido y ve alternando. 

Es recomendable ir generando un poco de presión en el glande, pero debe hacerse siempre de forma delicada. Cuando comiences a observar que  se inflama un poco y adquiere un color más rojizo, entonces  masajea en forma circular, como si estuvieras abriendo una puerta, con la palma de la mano completamente abierta.  Esto también puede llevarlo a la gloria.

Otra alternativa es entrelazar tus dedos alrededor del pene y colocar tus dos pulgares en la parte de abajo (justo sobre el frenillo). Ejerciendo una presión firme, traza círculos, moviendo el pulgar derecho en el sentido de las manecillas del reloj y el izquierdo en dirección contraria. También puedes unir el pulgar y el índice en forma de "O” alrededor de la punta de su miembro.  

Después deslízalos para acariciar todo el pene hacia abajo e, inmediatamente, con la otra mano  haz el mismo movimiento. Comienza de nuevo en la punta, repite varias veces y luego hazlo al revés, jalando la piel hacia arriba para variar el movimiento.

El sexo oral es una práctica que a muchos hombres les gusta,   pero hacerlo requiere técnica y habilidad, que solo se lograrán con la práctica. Pero si no es lo tuyo,   debes dialogarlo con tu pareja y pueden acudir a otras  opciones. Llegar a un encuentro íntimo haciendo algo que no te gusta solo te traerá estrés y tensión.


AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

62
1

Otras Noticias