TENDENCIAS

Salud mental y el bienestar del espíritu

¿Qué hacemos para cuidar nuestro cuerpo, autoestima, entorno y espíritu?
domingo, 27 de noviembre de 2016 · 00:00
Bitia Vargas La Paz

 

M e pregunto ¿por qué aun en esta época tan avanzada en conocimiento y progreso, seguimos asociando la salud mental con unos pocos o con enfermedad? 

Todavía nos aterra que alguien nos hable sobre salud mental porque inmediatamente creemos que nos está queriendo decir que estamos locos.  Cuando nos referimos a salud física decimos que es algo que nos concierne y nos interesa, pero cuando mencionamos salud mental sucede todo lo contrario. 

Así como es importante cuidar de nuestra salud física lo es igual cuidar de nuestra salud mental,  ¿cómo tener salud física si no gozamos de salud mental y viceversa? ¿En verdad creemos que si vivimos sumamente estresados, ansiosos, iracundos, nuestro cuerpo estará bien?

Todo en nuestro ser está interconectado;  cada átomo, partícula, célula y órgano está relacionado con el bienestar del todo. Así como físicamente todas las partes de nuestro cuerpo se afectan entre sí, también se ven afectadas por nuestras emociones, sentimientos y  pensamientos. 

Puesto que nuestra salud mental no es tan obvia ni evidente como la física creemos, erróneamente, que no es importante. Sin embargo, se ha ido demostrando que todas las enfermedades físicas tienen su origen en el poco cuidado que le damos a la salud mental "Todas las enfermedades primero se desarrollan en nuestra psiquis y en nuestro espíritu”. 

 Es vital hacer ejercicios que nos ayuden a promover la salud mental individual, familiar y comunitaria.  Así como necesitamos hacer abdominales para tener un vientre tonificado, con la salud mental pasa lo mismo. Si no fortificamos esa parte corremos el riesgo de debilitar nuestra autoestima, nuestro crecimiento y "contraer” una seria enfermedad mental.

Según la OMS, una de cada cuatro personas ha tenido, padece  o va a sufrir una enfermedad mental a lo largo de su vida. 

Los expertos  creen necesario puntualizar   que "salud mental y enfermedad mental no son dos conceptos simplemente opuestos;  es decir, la ausencia de un desorden mental reconocido no indica necesariamente que se goce de salud mental y, al revés, sufrir un determinado trastorno mental no constituye un impedimento para disfrutar de una salud mental razonablemente buena”.

Pero,  entonces ¿qué es salud mental?

Una definición acertada podría ser la que nos señala la OMS: "La salud mental se define como un estado de bienestar en el cual el individuo es consciente de sus propias capacidades, puede afrontar las tensiones normales de la vida, puede trabajar de forma productiva y fructífera y es capaz de hacer una contribución a su comunidad”. 

Por lo tanto no se trata solamente de no estar enfermos, se trata de estar satisfechos y plenos con nosotros mismos y con nuestra vida, por lo menos la mayor parte del tiempo. 

Se trata de reconocer lo que somos capaces de hacer y mejorar aquello que reconocemos es una debilidad. Se trata de adaptarnos a los cambios y buscar soluciones para aliviar las crisis normales de la vida;  sobre todo, se trata de ser felices.

Para ello, el ser humano debe trabajar a nivel individual (bio-psico-socio-espiritual), a nivel comunitario y a nivel oficial. Alimentando su autoestima, promoviendo valores espirituales, alimentándose sanamente. Siendo parte importante de su comunidad, ayudando al otro.
 
Desarrollando políticas que reduzcan barreras socio-económicas, porque la pobreza es  un antecedente en el desarrollo de enfermedades importantes. 

Aunque la tarea es compleja, podemos empezar a nivel individual, preguntándonos por ejemplo qué hacemos por nosotros mismos para cuidar: cuerpo, autoestima, entorno y espíritu. Las respuestas a esas preguntas nos señalarán los caminos para empezar por el cuidado de esa parte indivisible de nuestra salud.


AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

63
1

Otras Noticias