APUNTES

Identifican a alumnos aburridos con un sistema de reconocimientofacial

El maestro de ciencias Wei Xiaoyong puede verificar si los jóvenes presentan un estado “neutral” o “feliz” ante sus explicaciones, y de ahí deducir si presentan un interés.
domingo, 6 de noviembre de 2016 · 00:00
Agencias Beijing

Este invento bien podría ser un digno sucesor del polígrafo. No detecta las mentiras, pero si las emociones falsas. Fingir interés ante las explicaciones del profesor no es tarea fácil para los alumnos de un profesor de ciencias de la Universidad de Sichuan: puede saber si se aburren en sus clases con solo mirarlos.

 El  Wei Xiaoyon ha desarrollado un sistema de reconocimiento facial para determinar el nivel de interés de los alumnos en sus clases. Esta herramienta es capaz de identificar las emociones en el rostro de los estudiantes para indicar si están felices, con actitud neutral o aburridos.

"Cuando relacionamos este tipo de información con nuestra manera de enseñar y usamos una línea de tiempo, podemos saber dónde estamos atrayendo realmente la atención de los estudiantes”, dijo el profesor Wei. "(Gracias a este sistema) podemos preguntarnos si esta es una buena manera de enseñar ese contenido o si ese contenido está bien para los estudiantes de esa clase”.

Este profesor de la Universidad de Sichuan comenzó a utilizar dispositivos de seguimiento y reconocimiento facial hace cinco años como un método para llevar el registro de asistencia de sus alumnos. Según Wei, como se olvidaba frecuentemente de comprobar las asistencias, diseñó una manera "menos aburrida o que requiera menos tiempo” para averiguar si los estudiantes estaban presentes.

Wei Xiaoyong recurrió a amigos y colegas de varias universidades de China para desarrollar su sistema de reconocimiento facial. Ahora espera que su "prototipo de analizador de emociones” pueda tener otras aplicaciones. "Se puede utilizar en una amplia gama de las ciencias sociales, en el trabajo psicológico y por investigadores de la educación”.

El sistema es relativamente básico, pero puede analizar datos y notificaciones cuando el aspecto de un rostro cambia hacia parámetros que pueden ser interpretados como que el alumno perdió el interés o si está aburrido. Al analizar los datos en conjunto, el profesor también puede observar si aquellas técnicas que ha usado para sus clases han funcionado o si tendrá que seguir innovando en sus actividades.

El lector de rostros se encarga de confeccionar una curva para cada estudiante. Tras almacenar esa información en su ordenador, el profesor tiene un historial de las expresiones faciales de su auditorio.

En China el reconocimiento facial está presente en varios lugares y mecanismos usados en la vida cotidiana.  Uber implementó esta tecnología en abril y China inauguró el año pasado el primer cajero automático del mundo en incorporar este tipo de seguridad para "garantizar la mayor seguridad de los propietarios de tarjetas”.

Wei está presentando su sistema a otros colegas de distintas universidades para ver qué otras funciones podrían aplicarse. 

 El concepto de un Gran Hermano en las aulas tampoco es nuevo. Ingenieros de SensorStar en, Nueva York, ya intentaron desarrollar un algoritmo para analizar las caras de los estudiantes en  2013. 

Respecto a los conflictos relacionados con la privacidad, Sean Montgomery, cofundador de SensorStar, argumenta que estos sistemas no deben preocupar a la gente. "Solo es lo que el profesor ya puede ver con sus ojos y lo que puede escuchar con sus oídos”.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

60
1

Otras Noticias