Los abueloscoreanos bailan disco en ruidosas “Colatecs”

Cualquier persona menor de 60 años no puede “molestar a los otros bailarines y romper el estado de ánimo”.
domingo, 28 de febrero de 2016 · 00:00
AFP
Seúl

Vengo aquí todos los días, excepto el sábado y el domingo”, dice Jun Il-Taek, de 81 años, mientras baila bajo las bolas gigantes de discoteca que adornan la pista en el corazón de Seúl.

Son alrededor de 200 hombres y mujeres que dejaron atrás la vida estática y sedentaria para doblar las rodillas y girar de vez en cuando para un cambio de ritmo. Esta sobriedad de la danza contrasta fuertemente con el volumen.

"Nada me permite mantener la salud como la danza (...). Yo no podría vivir sin ella”, añade el señor Jun, que gira con dirección a su pareja de 75 años.

Este exmilitar es uno de los miles de seguidores de los clubes de jubilados "Colatecs”, reservadas para las personas mayores que florecen en el país asiático.

Surgidos a finales de la década de 1990, estas instalaciones eran entonces reservadas para los adolescentes.
 
Por aquella época el alcohol fue prohibido en esos lugares y como sólo se podía consumir bebidas como
Coca-Cola, de allí nació el nombre de "Colatecs”.

Sin embargo, estos clubes cayeron rápidamente en desuso, los jóvenes prefieren un cibercafé o karaoke para divertirse. Entonces, los "Colatecs”se volvieron hacia el otro extremo del espectro demográfico.

CLIENTES FIELES

"Rápidamente se convirtió en el patio de recreo de los ciudadanos de más de 60 años, que han demostrado ser un público mucho más leal”, afirma Lee Kwan-Woo, propietario del palacio Kukilgwan, una "Colatec” que se abrió en la década de 2000. 

"Aquí se puede hacer ejercicio y mantenerse saludable, hacer nuevos amigos y divertirse un poco mientras se lucha contra la monotonía de la vida cotidiana”, agrega Lee, de 70 años, y excantante en aquellas discotecas.
Las personas de 65 años representan alrededor del 13% de la población de Corea del Sur, una proporción que se espera que suba a un 40% para el año 2060.

Las bajas pensiones y la falta de beneficios sociales explican que dejar de trabajar a menudo no es fácil. La mitad de los mayores de 65 años viven por debajo del umbral de la pobreza.

Incluso entre aquellos con los ingresos suficientes , el concepto de ocio es en gran parte desconocido. Para transformar un país asolado por la guerra, esta generación "ha pasado toda su vida trabajando, trabajando,
trabajando, el ocio era el privilegio de la élite”, dice Hwang Nam-Hui, un investigador en el Instituto Coreano de Salud y Asuntos Sociales.

"Para algunas personas es difícil, incluso imposible disfrutar de relajarse durante el retiro”, agrega.

Para aquellos que lo hacen, sin embargo, en las "Colatecs”tienen la oportunidad para relajarse y divertirse, dice Lee. El palacio Kukilgwan da la bienvenida a 800 visitantes al día de lunes a viernes y los fines de semana a unos
1.500. La entrada cuesta menos de un dólar y estos clubes cuentan con farmacias "bien surtidas” por alguna "eventualidad”.


Sobre la última encuesta de Página Siete

Si usted es de los que necesita estar bien informado, puede acceder a la encuesta electoral completa de Página Siete, suscribiéndose a la aplicación PaginaSietePro que puede descargar de App Store o Google Play

 


   

Comentarios

Otras Noticias