Comunicarnos para conectarnos

domingo, 10 de abril de 2016 · 00:00
 Creemos que cada niño en el mundo merece tener acceso a conceptos espirituales universales en una etapa temprana de su vida para que puedan aprender a tomar mejores decisiones para sí mismos y el mundo que les rodea.

La espiritualidad, para mí, se reduce a dos cosas: conexión y comunicación. La manera en que conecto y me comunico con la Luz, conmigo y con los demás es lo que crea mi vida espiritual y un hogar espiritual. Mi conexión puede crear una mejor comunicación, y una mejor comunicación puede crear una mejor conexión.
 
Como padres, abuelos, maestros y mentores de almas jóvenes, tenemos la responsabilidad de desarrollar una conexión fuerte, positiva y un estilo sano de comunicación con los niños, a quienes la Luz nos encomendó cuidar. Y antes de poder hacer eso con mis hijos, necesito aprender a hacerlo conmigo.
 
Esto inicia con la conexión y comunicación propia. ¿Cómo me hablo a mí mismo cuando las cosas salen mal o cometo un error? ¿Qué pienso de mí? ¿De qué estoy al tanto acerca de mí? Nuestros hijos sienten lo que no decimos tanto como lo que sí decimos.
 
A menudo nos enfocamos en cómo nuestros hijos nos hablan a nosotros y a los demás, mientras ignoramos nuestro propio estilo de comunicación –las palabras que salen de nuestra boca y aquellas que decimos internamente-. 
 
Si me hablo mal a mí mismo cada vez que me equivoco y me siento inseguro, será difícil comunicarme de una forma distinta con mi hijo o hija cuando cometa un error, haciéndolo sentir inseguro también. 
 
He descubierto que usualmente son mi propia ansiedad y miedos los que me hacen comunicarme con mis hijos mediante el control y la fuerza, lo cual sólo daña en lugar de ayudar.
 
Encontrar mi voz centrada y conectada en mi interior afecta positivamente mi comunicación y, finalmente, mi conexión con mis hijos. Intento usar los siguientes cuatro pasos antes de confrontar a mis hijos:
 
Detente antes de hablar. Siente dónde estás en el momento. ¿Cuál es tu estado de ánimo? ¿Qué estás sintiendo? Reconoce miedos o inseguridades, enojo o debilidad.
 
Reestructúrate. Neutraliza tus emociones, encuentra tu centro. Puedes cerrar tus ojos durante unos segundos, respirar, ir a otra habitación o cualquier cosa que ayude a encontrar ese lugar interior de tranquilidad.
Intenta que tus palabras creen afinidad y cercanía. 
 
Pregúntate: "¿Lo que voy a decir nos va a acercar o distanciar? ¿Él/ella está abierto/a y listo/a para escuchar lo que quiero decir? ¿Estoy hablando sólo para desahogarme o esto ayudará a la otra persona?”
 
Comunicarnos sin palabras puede ser más efectivo. Elige el silencio algunas veces sobre las palabras. Tenemos la habilidad de comunicarnos con nuestra conciencia, pensamientos y energía, que en ocasiones pueden ser mucho más poderosos.
 
Es probable que nunca lleguemos a dominar la conexión y la comunicación, pero estar conscientes de su poder y de lo necesarias que son nos hará mejores en ello, hará nuestra vida y la de las personas que amamos mejor día con día.
 
Más información en: 
http://www.espiritualidadparaninos.com/

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
1

Comentarios

Otras Noticias