Ad Libitum

Cómo encarar la revelación: “papá, soy homosexual”

domingo, 24 de abril de 2016 · 00:00

Guery Zabala Gumucio

E n algunos momentos de terapia  llegaron papás y mamás con esta preocupación: ¿cómo ayudar a su hijo (o hija) que les confesó o descubrieron que es homosexual?  Sentían que el mundo se les venía encima. Era como si hubieran recibido una sentencia de muerte. Los incomodaba. Se sentían defraudados.

Muchos se preguntaban: ¿En qué he fallado? ¿Por qué me pasan estas cosas a mí? ¿Puedo hacer algo para cambiar las cosas? ¿Seguro que si conoce a una buena chica todo cambiará? Y no faltaban quienes responsabilizaban a otra persona: Es que desde que se juntó con ese chico ha cambiado. Es que ésa… tiene la culpa, lo dejó y él se decepcionó de la vida y de las mujeres.
 
Puedo escribir cientos, hasta miles de argumentos que dan los padres para negar y justificar la homosexualidad.
 
Esto porque aceptar la homosexualidad  de un hijo  es un proceso dificultoso, y hacerlo es demostrar el amor que se tiene a los hijos.
 
Lo primero que se tiene que quedar claro es que la homosexualidad no es una enfermedad, sino que es  la atracción sexual  y afectiva hacia personas del mismo sexo. Se debe evitar  pensar que es una enfermedad, un trastorno mental o algo parecido, o menos que es contagiosa por la proximidad de otras personas homosexuales. 
 
Si esto fuese verdad, nadie sería homosexual, porque muchos de  los (y las) homosexuales han nacido y crecido en hogares heterosexuales. 
 
Es por eso que se rompe esa creencia de que por la proximidad  se aprende a ser homosexual. En todas las
culturas y en todos los tiempos ha habido personas homosexuales. Que la homosexualidad haya sido más pública o permanecido escondida se debe a que  las sociedades hayan sido más tolerantes o no con esta opción sexual.
 
Que un hijo decida ser honesto al compartir su opción sexual con sus padres es una señal de lo mucho que los ama. Significa que se ha asumido como homosexual (gay, lesbiana) y no quiere que eso sea un problema en la familia. 
 
Es normal que cuando un hijo no responde del modo que se esperaba, exista una crisis familia. 
 
Tu hijo quiere ser honesto contigo, no quiere mentirte ni mentirse, quiere dejar la culpabilidad y la vergüenza. Tú le has enseñado a mostrarse honestamente y ahora te está mostrando que te quiere lo suficiente como para ser honesto /  sobre quién es realmente, incluso arriesgándose al rechazo personal.
 
 Asegúrense de que sus hijos sepan que los aman y que a pesar de la confusión que sienten, del temor social, familiar frente a este descubrimiento y elección de su hijo por el rechazo, ustedes lo aman y estarán con él en todo momento. 
 
Es importante un diálogo abierto en el que se pueda hacer preguntas y compartir inquietudes, reconociendo que ambos están confundidos y nerviosos, por eso es buscar información para comprender la homosexualidad y entender los sentimientos, pensamientos y temores. Por eso no juzgues, no acuses, aunque su decisión no te haga sentir cómodo. 
 
Recuerda   siempre querrás y buscarás lo mejor para su vida. Y tienes todo el derecho a no entenderlo, a sentirte mal, y no por los hijos, sino por el entorno social que se hace adverso a las personas de las diversidades sexuales.
 
Por tanto, date un   tiempo de reflexión, de aprendizaje y luego vendrá el  proceso de aceptación. De ahí en adelante podrás  entender que es una elección, tan valiosa y respetable, y que para que tu hijo  logre el respeto de su entorno, éste  debe empezar en casa.
 
Sé un defensor ante la familia y amigos y hazle sentir que tú estarás cuando te necesite, ya que si lo presentas con vergüenza esto  afectará su relación y su sentimiento de culpa se puede incrementar. 
 
Fomenta la aceptación al mostrar a tu familia, a tus amigos que hay que respetar las decisiones de las personas y la decisión de a quién amamos es totalmente individual y personal.
 
Aceptar la homosexualidad de un hijo y educarse a sí mismo sobre el tema lleva tiempo, pero no es imposible. 
 
Los hijos a menudo esperan que sus padres los comprendan de inmediato, pero para muchos de ellos no es posible. No se impaciente. No importa cuánto tiempo lleve;  si realmente ama, respeta y quiere a sus  hijos, lo logrará.

Confidencial

Si te interesa obtener información detallada sobre el proceso electoral, suscríbete a P7 VIP y recibirás mensualmente la encuesta electoral completa de Página Siete. 

Además, recibirás en tu e-mail, de lunes a viernes, el análisis de las noticias y columnas de opinión más relevantes de cada día. 

Tu suscripción nos ayuda no solo a financiar la encuesta sino a desarrollar el periodismo independiente y valiente que caracteriza a Página Siete.

Haz clic aquí para adquirir la suscripción.

Gracias por tu apoyo.

Comentarios

Otras Noticias