Ad Libitum

De la amiquesis a la narratofilia, conozca ocho formas de sexo “extraño ”

domingo, 15 de mayo de 2016 · 00:00
Guery Zabala Gumucio
 
Cuando  las personas me comentan   sus diferentes prácticas sexuales, siempre pienso en tres aspectos: que sean relaciones sexuales entre personas mayores de edad; que exista pleno consentimiento de ambas y que no medie alcohol, drogas u otra sustancia que altere  percepciones y sensaciones.

Buscamos constantemente disfrutar de nuestra sexualidad, por lo que ponemos a nuestra innovación y creatividad a funcionar, generando infinitas posibilidades.

No obstante, esta misma razón es lo que lo convierte en un camino escabroso que para muchos  resulta muy difícil transitar. Existen algunas prácticas que pueden considerarse  "extrañas”, perversas o hasta enfermizas. 
 
Existen cientos de maneras de conseguir placer y llegar al  orgasmo. Hoy compartiré ocho, que han sido las que con mayor frecuencia escuché en consultas: 
 
1. Amiquesis. Consiste en arañar o rascar la piel de la pareja para conseguir placer sexual. Este proceso empieza con caricias y  conforme vaya incrementándose la excitación, se empleará las uñas, para arañar suavemente los labios, pecho, trasero o espalda. Existen algunas variaciones en esta práctica como:
 
Arañazo crepitante: Para este tendrás que pasar suavemente las uñas por las mejillas, labios o senos, hasta que tu pareja emita un leve sonido. Se debe evitar dejar marcas.
 
Arañazo de línea: Son arañazos que dejan marcas verticales u horizontales.
 
Garra de tigre: Estas marcas son más largas y placenteras. Para realizarlas se tiene que utilizar la uña imitando la garra de un tigre, generalmente son grandes y más curvadas.
 
Marca de pavo real: Es prácticamente igual a la garra del tigre, pero  se debe aplicar las cinco uñas a la vez.
 
2. Mortofilia. Son los que  solo se sienten atraídos sexualmente hacia personas con un  determinado perfil,  características físicas muy concretas: por ejemplo, personas con ojos azules, mujeres u hombres con sobrepeso.
 
Si la morfofilia se da, por ejemplo,  hacia personas con el pelo rubio, no podrán mantener una relación sexual saludable con morenas, canosas o pelirrojas.
 
3. Odaxelgania. Es la excitación al morder a la  pareja o ser mordido. Debido a su paralelismo, es considerada una forma leve de sadismo (en el que se obtiene placer derivado del dolor ).
 
4. Triolismo. Es el impulso psicológico del individuo que le incita a fantasear y a practicar actos sexuales en grupo, con varios compañeros al mismo tiempo, ya sea en presencia de una, dos o más persona. 
 
5. Sadomasoquismo. La excitación se da al recibir palizas, golpes y latigazos, así como esclavizar o ser esclavizado y especialmente humillar (y vaya que hablamos de humillación cuando hablamos de sexo). Las prácticas masoquistas también incluyen la asfixia y la autoasfixia, lo cual se conoce como asfixiofilia y en muchas ocasiones implica un peligro mortal
 
6. Parcialismo. Es el interés sexual por una parte específica del cuerpo  que provoca incluso más atracción que los genitales. 
 
Los objetos de deseo más comunes son las orejas, los pies, las manos, las cabelleras largas (especialmente rojizas) pero también hay otros menos comprendidos socialmente (o desajustados de nuestros cánones de lo que es "excitante”) como la obesidad, la celulitis, las cicatrices, las alteraciones corporales patológicas, etcétera. 
 
No se debe confundir con aquella persona que se siente atraída en mayor medida por un rasgo o parte del cuerpo de alguien, o de un fetichista; el parcialismo implica que esta persona sólo se excita tocando o viendo esa parte del cuerpo y es incapaz de mantener relaciones sexuales sin apoyarse en ese estímulo.
 
7. Alorgasmia. Se presenta cuando la excitación proviene de fantasear durante el acto sexual con otra persona que no sea la pareja, lo que no implica  infidelidad, ya que   no es que desees tener una relación sexual con la persona que fantaseas, sino que su imagen en ese momento  te genera placer.
 
8. Narratofilia. Se trata de  excitar el cuerpo con palabras de una forma bella,   o cálidos susurros al oído, o bien frases expresadas bajo el formato de una carta confeccionada con arte, pasión y escrúpulo.
 
Sea cual sea el gusto, lo importante es que exista una total conciencia de lo que sucede y que se pueda decir "basta, ya no quiero”, o  bien continuar e incrementar la intensidad de la fantasía.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

61
1

Comentarios

Otras Noticias