Ellos y nosotras

El varón tiene relaciones sexuales y después se enamora. En la mujer es al revés.
domingo, 15 de mayo de 2016 · 00:00
Bitia Vargas 
La Paz
 
Entendernos entre hombres y mujeres es complicado.  No es culpa de los hombres ni de las mujeres, la respuesta es simple: aunque complementarios pensamos y actuamos diferente. 

Si ampliamos nuestra vista y desde la antropología cultural intentamos explicar este fenómeno, nos encontraremos con los roles que desempeñaban en la antigüedad ambos sexos. 
 
Siendo la mujer recolectora, desarrolló capacidades selectivas: necesitaban hallar calidad en aquello que recolectaban. Siendo el hombre cazador, se concentraba específicamente en una sola presa, inhibiendo la necesidad de ser selectivo y minucioso. Ello podría explicar, por ejemplo, por qué a la hora de escoger pareja la mujer siempre es más selectiva que el hombre. 
 
Los factores culturales y de crianza también pueden ampliar nuestras diferencias.
 
Erróneamente, a las mujeres nos han enseñado que necesitamos de un protector para ser felices y a los varones les han enseñado desde muy pequeños a no sentir "emociones”, ya que  éstas contradicen el paradigma de "fuertes y valientes”. Esto podría  aclararnos por qué ellos nos parecen tan fríos, tan calculadores, tan "básicos”, es porque en la mayoría de los casos no les han enseñado ni a ser amorosos ni a manejar sus emociones.  
 
La  química cerebral también plantea sus supuestos. Se ha demostrado que el varón genera oxitocina en diferentes actividades (la oxitocina es considerada la hormona sexual y la hormona del amor), pero en relación con su pareja la genera en el momento en que tiene relaciones sexuales con ella. Por eso se dice que el varón tiene relaciones sexuales y después se enamora. En el caso de la mujer es al revés, primero se enamora (genera oxitocina en el vínculo relacional) y después tiene relaciones sexuales.
 
Lo que hace el hombre  es vincularse sexualmente, el enamoramiento es una eventualidad, puede suceder o no, porque en ese momento su cuerpo está generando oxitocina. Por lo tanto, al ser el enamoramiento una eventualidad, él no confunde amor con sexo, como extrañamente la mujer suele hacerlo.  
 
Si la relación sexual   no le ha generado un vínculo mayor, es decir enamoramiento, entonces se va y continúa buscando. He ahí el gran detalle de por qué muchas mujeres piensan que el hombre solo ha buscado "eso” y luego se ha marchado. En realidad no ha encontrado algo más que le haga quedarse junto a ella.  
 
Por su parte, la mujer genera sexualidad a partir del vínculo relacional que tiene con un varón. Es decir el tiempo que pasa con la pareja, las conversaciones, los momentos que se forman, las palabras que intercambian, todo ello le genera a la mujer un estado de placer, las relaciones sexuales son consecuencia de este estado de placer.
 
Es posible por este motivo que ellas queden más enamoradas luego de que el hecho acontece.
 
También es importante señalar que los varones generan oxitocina en el ámbito competitivo, por eso gustan tanto de los deportes, esto les genera adrenalina acompañada de oxitocina y esto no sucede en la gran mayoría de las mujeres. 
 
En nosotras se genera oxitocina en actividades que impliquen un relacionamiento, por eso estamos felices si podemos compartir momentos agradables con nuestro compañero, porque al igual que para ellos es el fútbol, a nosotras todas estas actividades nos generan placer y queremos repetirlas.
 
Las evidencias lo demuestran: somos muy diferentes;  hasta parece que nuestra naturaleza complotara para que nos entendamos. Sin embargo, no olvidemos que la diversidad es la base fundamental de la supervivencia humana. Son las diferencias las que le ponen ese toque colorido a la vida. 
 
En un mundo donde todos fuéramos iguales, no solo nos aburriríamos por la monotonía, sino que la vida misma sería imposible. 
 
Tenemos la ventaja del lenguaje para comunicarnos y manifestar aquello que queremos, solo así nos podremos finalmente entender, a pesar de las diferencias.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

152
94

Comentarios

Otras Noticias