Di lo que quieres

domingo, 15 de mayo de 2016 · 00:00

Michal Berg

 

¿Qué tan seguido te encuentras enfocándote y expresando todas las cosas que NO quieres –a  tus hijos, tu pareja o tus compañeros de trabajo? ¿Qué tan seguido expresas claramente lo que SÍ quieres? Parece mucho más fácil para todos decir lo que no queremos en vez de lo que sí queremos.

Lo mismo es cierto con nuestros hijos. Un ejemplo clásico es cuando  empezamos a dar ideas para la cena y ellos van a contestar "No, no quiero pollo”; "No, no quiero pasta”; "No, no quiero…”. Instantáneamente rechazarán todas nuestras ideas, pero no será tan fácil para ellos decirnos  qué es lo que sí  quieren comer.
 
Puedes pensar que esto es sólo un detalle  y no tiene importancia, pero puede hacer la diferencia entre vivir una vida llena de conciencia de víctima y resentimiento, o con  autonomía y alegría.
 
Mira el contraste: Puedo decirle a mi hijo, "No me gusta cómo me estás hablando, ¡no me hables así!” O puedo decir, "Quiero que me hables con respeto y amor, aún cuando no estemos de acuerdo”; "Me gusta cuando la gente me ve a los ojos al hablarme.” ¿Sientes la diferencia en el  tono y en la energía entre "No te preocupa lo que es importante para mí”, "Eres muy egoísta”, contra "Necesito este tiempo de descanso para poder recargar energía”, "Soy muy feliz cuando hacemos esto juntos”?
 
¿Te diste cuenta que sonaron menos negativas las segundas frases, cuando claramente dije cómo quiero que sean las cosas en mi relación? El tono es mucho más poderoso porque no estoy siendo crítico ni controlador.
 
Muchas veces esperamos que la gente haga las cosas de cierta manera que nunca hemos expresado claramente. Todos tenemos una imagen perfecta de cómo queremos que salgan las cosas, y frecuentemente nos frustramos cuando las personas a nuestro alrededor no completan esa imagen- pero recuerda, es difícil adivinar la imagen de alguien más si no la ha compartido.
 
Cuando les decimos a nuestros hijos lo que queremos y lo que nos hace felices, nosotros:
 
Creamos un ambiente más amoroso y más abierto;
 
Usamos el poder de la intención para atraer resultados positivos;
 
Enseñamos a nuestros hijos a tener claro quiénes son y qué quieren en sus vidas.
 
Espiritualidad para niños es una organización educativa  que desarrolla un programa gratuito en línea basado en principios espirituales universales impartido mediante cursos con  videos, animaciones, juegos, actividades artísticas, diarios y mucho más.
 
El programa en línea es utilizado en casa por niños y adultos, también es facilitado por voluntarios alrededor del mundo, quienes enseñan a grupos de niños en casas de crianza, prisiones, hospitales, en escuelas y como programas extracurriculares.
 
Creemos que todos los niños del mundo, independientemente de su origen o creencias, deben tener acceso a los conceptos espirituales universales a temprana edad, para que puedan tomar mejores decisiones de vida para sí mismos y el mundo que los rodea.
 

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos

149
94

Comentarios

Otras Noticias