El regalo maravilloso: ser madres

El cuerpo hace todo lo necesario para que se garantice el amor entre el bebé y su mamá.
domingo, 22 de mayo de 2016 · 00:00
Bitia Vargas 
La Paz
 
Aunque lo hemos escuchado ciento de veces, no por ello deja de ser verdad: uno de los momentos más importantes y más hermosos en la vida de una mujer es cuando se convierte en mamá. No sólo porque es en ese preciso momento en que el cerebro de las mujeres segrega una cantidad sorprendente de oxitocina, la hormona del amor, que por supuesto ayuda a que de manera natural se desarrolle el apego entre madre e hijo, sino también porque es el momento exacto en que comienza el milagro de la vida y todas las cosas parecen posibles e infinitas.
 
En todos nuestros planos las mujeres estamos diseñadas para ese papel tan importante: ser madres. 
Fisiológicamente hablando, las mujeres hemos desarrollado, entre otras cosas, los brazos y los hombros para contener y proteger a nuestros hijos. 
 
Psicológicamente, vamos generando, desde el primer día en que nos sabemos madres, sentimientos de protección, de amparo, de amor, que conjuntamente con nuestra parte biológica hace que seamos las perfectas cuidadoras de esos seres maravillosos cuyo destino está en nuestras manos. Por tal razón, no es extraño que uno de los momentos de mayor felicidad de las mujeres se dé inmediatamente después del parto, porque, químicamente, el cuerpo hace todo lo necesario para que de forma natural se garantice el amor entre el bebé y su progenitora.  
 
Es de este apego que se genera entre madres e hijos, del que habla la Organización Mundial de la Salud (OMS), que se enfatiza drásticamente la importancia de los primeros años de vida de las personas, como una determinante de la salud física y mental.
 
Las evidencias científicas ya han demostrado la importancia del apego, de un apego saludable que brinde herramientas y habilidades a los hijos que le permitan desarrollarse adecuadamente. 
 
Existen indicios de que los retrasos en el desarrollo corresponden también a apegos inadecuados (excesivos o ausentes) y esta es la razón por la que el apego y el amor de una madre son cruciales. 
 
La mayoría de las personas conocen, saben o están conscientes de que los bebés necesitan alimentarse y abrigarse. Pero también necesitan ser escuchados, ser atendidos, ser abrazados, ser hablados constantemente, es decir, necesitan saberse amados. 
 
A medida que van creciendo precisan ir ganando independencia, investigar, descubrir su entorno, pero para hacerlo  necesitan "confiar” (una palabra aparentemente simple pero que engloba tantas cosas) en esa persona que sabe no lo va a abandonar. 
 
Esta persona es idealmente la madre, cuya presencia es relevante en la vida de un niño para que él gane la autonomía necesaria acorde a su edad.  
 
Cuando los bebés, las niñas y los niños confían plenamente en la madre, están listos para aprender a confiar en los demás, y esto les ayuda a poder relacionarse con las personas, a desarrolla vínculos afectivos con su entorno, a sentirse validados y amados.
 
Por lo tanto, las madres no sólo están educando y protegiendo a sus hijos, están protegiendo y educando a la humanidad, porque es la humanidad la que está conformada por seres humanos que han sido criados por madres o personas que han desempeñado ese rol: cuidadores y educadores, por mencionar sólo algunas de las muchas tareas que resuelve cada madre. 
 
Ciertamente, la responsabilidad es grande, pero los beneficios y las recompensas lo son aún más. Después de todo, cuán  invaluable es esa primera sonrisa, esa primera caricia, ese primer beso, esa primera palabra, esa primera tarjeta con garabatos, esas primeras lágrimas, decepciones, confidencias. Cuán invaluables son todos los momentos junto a nuestros hijos que no se repiten nunca, estoy segura que cada madre responderá  lo mismo: esos momentos verdaderamente no tienen precio.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

60
1

Comentarios

Otras Noticias