Ximena Miranda/ AlkaFer

“Siempre hice trabajos duros ”

Ximena Miranda renunció a su “sueño americano” para dedicarse a cuidar a sus hijos, Montó una empresa de instalación de gas natural domiciliario.
domingo, 22 de mayo de 2016 · 00:00
Ivone Juárez
La Paz
 
"Me veré pequeñita, pero puedo hacer cualquier trabajo duro. Trepo, cargo todo lo que sea necesario”, advierte Ximena Miranda. Tiene razón. Cuando se  la ve lo primero que se evidencia  es su aspecto físico frágil, que conjuga   con el tono dulce y suave  de su voz, pero no con todo lo que cuenta que fue su vida desde que tuvo a sus tres hijos. 
 
Por el momento está abocada  a la empresa que acaba de constituir: AlkaFer, donde,   al mando de un equipo de profesionales,   presta el servicio de instalación de gas natural domiciliario. 
 
"Es un servicio que lo prestan generalmente varones, pero también lo hago yo. Consigo los contratos, coordino las obras, las vigilo y si hay que trepar, cargar cañerías o hacer cualquier trabajo duro yo puedo hacerlo”, dice Ximena.
Puso en marcha la iniciativa con el apoyo de sus hijos. Tiene 50 años y dice que su edad ya es un límite para encontrar trabajo.
 
Regresó hace unos años a Bolivia. Migró a Estados Unidos e Inglaterra en busca de trabajo para contribuir a la mantención de sus hijos. La primera vez que salió del país fue en 2000. Pidió  vacaciones en su empleo   y partió.
 
"Me fue muy bien. Por ocho horas de trabajo al día llegaba a ganar hasta 1.500 dólares, pero tenía que regresar porque había obtenido permiso sólo para seis meses y uno de mis hijos terminaba el colegio”, cuenta.
 
Regresó a Bolivia con la idea de regresar a Estados Unidos, por eso tramitó nuevamente su ingreso a ese país y logró una visa para 10 años e inició nuevamente la incursión al país del norte.
 
"Estuve en Estados Unidos siete años y me fue muy bien.  Tuve muy lindos trabajos, que sí representaban mucho sacrificio, pero que pude lograrlos y que me fueron reconocidos con ascensos importantes. Llegué a ser manager (encargada) de una tienda, tenía a mi cargo personal, algo que pocos latinos pueden lograr”, cuenta.
 
"Una temporada llegué a trabajar hasta 36 horas corridas; en realidad, me sumergía en mis ocupaciones porque no podía dejar de pensar en mis hijos. Los extrañaba tanto y me preocupaba cómo estaban, pero tenía que trabajar ”, dice. 
 
Después de Estados Unidos partió a Inglaterra en busca de nuevas oportunidades, pero no pudo más con la separación de sus hijos y decidió regresar a Bolivia.  
 
"Mucha gente sufre mucho al migrar, pero yo tuve mucha suerte gracias a Dios, él nunca me abandonó y me bendijo siempre pero no estaba con mis hijos. Por eso regresé a Bolivia y decidí emprender mi propia empresa. No veo impedimentos para continuar con esta nueva etapa de mi vida”, añade Ximena Miranda.

AVISO IMPORTANTE: Cualquier comunicación que tenga Página Siete con sus lectores será iniciada de un correo oficial de @paginasiete.bo; otro tipo de mensajes con distintos correos pueden ser fraudulentos.
En caso de recibir estos mensajes dudosos, se sugiere no hacer click en ningún enlace sin verificar su origen. 
Para más información puede contactarnos https://www.paginasiete.bo/contacto/

62
1

Comentarios

Otras Noticias